¿Lo mejor que se puede hacer en los Hamptons este verano? Aquí, una sugerencia

La moda de la pesca con caña es el resultado de tendencias convergentes, la mayor de las cuales es que se ha convertido en una actividad que consume menos tiempo para la gente ocupada

Hamptons
Por Kate Krader
09 de junio, 2024 | 11:26 AM

Bloomberg — Desde hace dos años y medio, Will Cornacchia dirige el Montauk Anglers Club, situado frente al aeropuerto de Montauk, en la parte más oriental de los Hamptons neoyorquinos.

Durante este tiempo, Cornacchia, que se dedicó a las ventas de créditos con grado de inversión en Goldman Sachs Group Inc. (GS) antes de mudarse a Montauk, ha notado un considerable incremento de clientes en sus excursiones de pesca: sus antiguos compañeros.

Barcos para pesca recreativadfd

Por ejemplo, Daniel Regina, un corredor de bonos de alto rendimiento de BGC Partners, ha salido a pescar en cerca de una docena de excursiones de Montauk Angler en los últimos años.

Lea más: Estas seis tendencias cambiarán su manera de viajar durante este verano

PUBLICIDAD

En su último paseo, en el mes de septiembre, dice: “pescamos muchísimos peces: róbalos rayados, anjovas y lubinas. Después regresamos al puerto y nos prepararon el pescado, mientras veíamos el Monday Night Football (Fútbol Americano del lunes por la noche)”.

De repente, la pesca en barcos fletados está de moda entre la gente que veranea en Long Island.

Chris Squeri, copropietario del puerto deportivo Atlantic Yacht Haven de Freeport, Nueva York, dice que el perfil de la gente que se apunta al Montauk Canyon Challenge, una competición de pesca en la que él es director del torneo, está evolucionando. “Hemos crecido alrededor de un 50% en el número de embarcaciones para el torneo en los últimos cinco años; el año pasado fueron 60 embarcaciones, este año esperamos entre 75 y 80″. Cada vez se ven más tipos de Wall Street y de fondos de cobertura, junto con Joe Fisherman”.

PUBLICIDAD

Deane Lambros, socio de Canyon Runner en Jersey Shore, Nueva Jersey, que se especializa en viajes fletados en barco por el noreste, así como por el Atlántico medio, observa de forma similar un mayor interés por parte de los trabajadores de Wall Street.

“En la zona triestatal, hay un grupo demográfico de gente de negocios que busca experiencias”, afirma Lambros. Las afiliaciones a Canyon Runner incluyen tutorías y consultas sobre navegación y pesca, y han aumentado un 20% anual en los últimos años, superando ya los 400 miembros, afirma.

El fin de un viaje de pesca de 12 horas

La moda de la pesca con caña es el resultado de tendencias convergentes, la mayor de las cuales es que se ha convertido en una actividad que consume menos tiempo para la gente ocupada.

Los viajes que solían ser pruebas de resistencia de 12 horas de duración ahora duran más cerca de cinco o seis horas. Los barcos son más potentes y más cómodos. “Definitivamente se ha vuelto más accesible”, dice Regina, que vive en Montauk. “Los barcos tienen motores más rápidos; se llega a los peces mucho más rápido que antes”.

Lea más: El verano pasado fue el más caluroso en 2.000 años y 2024 podría superarlo

Y desde que Starlink está más disponible en torno a 2022, la gente puede atender llamadas de trabajo en lo que antes eran zonas muertas para las señales de móvil. “Con Blade u otro [operador] de helicópteros, puede salir rápidamente al este y salir a pescar durante el día”, dice Lambros. “Y con Starlink, también puede llevar a cabo sus negocios allí fuera”.

Los peces de caza mayor también nadan más cerca de la orilla. El atún, por ejemplo, ha cambiado sus pautas migratorias en los últimos años. Las restricciones en la captura de peces forrajeros que estos peces de pared se comen a bocados, conocidos como menhaden (lacha), son parte de la razón por la que el atún abunda.

PUBLICIDAD

“Históricamente, en el noreste, en Nueva York, Rhode Island y Nueva Jersey,había que recorrer 70, 80, 100 millas (112 a 160 km) para llegar a las aguas donde migra el atún”, dice Cornacchia. “Ahora son de 20 a 25 millas (32 a 40 km)”.

Squeri dice que esto es especialmente cierto en el extremo este de Long Island. "Ha ayudado a hacerlo más accesible para los pescadores ocasionales y la gente que está ocupada, que normalmente no se habría entretenido con la idea de pescar atún", dice.

Más gente está comprando barcos en general. En 2020, las “embarcaciones pandémicas” despegaron; en comparación con 2019, las ventas aumentaron un 12% hasta alcanzar el nivel más alto en 13 años.

La emoción de la captura

Cornacchia dice que la gente del mundo financiero también está reservando más amarres en el Montauk Angler’s Club, el negocio de su familia. El espacio de 157 amarres está disponible para embarcaciones de hasta 150 pies. Las tarifas de un chárter en el Anglers Club varían en función de la eslora y el número de pasajeros, pero un chárter medio de medio día ronda los US$3.400.

PUBLICIDAD

La rutina es más o menos así: los clientes llegan los viernes por la tarde, a menudo en helicóptero e hidroavión al aeropuerto vecino. Toman cervezas y calamares fritos y rollitos de langosta en el Gin Beach Cafe del club y se dirigen a un hotel cercano, como el Montauk Yacht Club.

Lea más: Destinos turísticos de Europa favoritos para el verano: no son los mismos de siempre

PUBLICIDAD

Hacia las 4 de la madrugada del día siguiente, aparecen en el muelle, listos para pescar en el barco de alquiler de 50 pies del club.

Cornacchia relata la conclusión de una experiencia reciente. “Un grupo de tres personas pescó siete atunes de aleta amarilla. Estábamos de vuelta en el muelle a las 11:30 a.m.. Uno de ellos llevó un lomo de atún a un chef de sushi local, que lo preparó de ocho maneras diferentes”.

La captura de otro grupo incluyó un atún rojo y un puñado de bacalao, platija, abadejo y lubina. “Volaron a casa hacia las 4 de la tarde con una gran variedad de pescado fresco”, dice Cornacchia.

PUBLICIDAD

Señala que el auge de la pesca no ha sustituido al golf. "Hemos tenido clientes que fletan barcos desde nuestro puerto deportivo para traerlos de Montauk a Fishers Island a jugar al golf allí".

El interés por la pesca va más allá de las excursiones matinales. Cornacchia dice que una de las razones por las que atrae a sus antiguos colegas es que se trata de una experiencia estimulante, social y al aire libre que contrasta fuertemente con las largas horas en una mesa de operaciones.

Lambros está de acuerdo. Más allá de la euforia de desembarcar un atún de 300 libras, encuentra que estar en el agua es notablemente estimulante. “Sales en un barco y ves ballenas y aves, fenómenos naturales interesantes que la gente no ve en una oficina. Es la experiencia de salir ahí fuera”.

Lea más en Bloomberg.com