Doug Burgum seduce a Trump y a los donantes: se perfila como posible vicepresidente

Las raíces rurales de Burgum pueden convertirle en un poderoso embajador ante los votantes indecisos

Doug Burgum seduce a Trump y a los donantes: se perfila como posible vicepresidente
Por Jennifer A. Dlouhy - Stephanie Lai
08 de julio, 2024 | 05:16 PM

Bloomberg — El año pasado por estas fechas, los votantes no conocían el nombre de Doug Burgum. Solo para subir al escenario de un debate con otros aspirantes republicanos a las primarias presidenciales, tuvo que repartir tarjetas regalo de US$20 a cambio de donaciones de campaña de un dólar.

Ahora que está en la lista corta para ser el compañero de fórmula de Donald Trump, la historia es diferente: Solo escuchar a Burgum hablar en una recaudación de fondos cuesta US$10.000. ¿Quiere hacerle una pregunta? Son US$25.000-

Doug Burgum habla con los medios tras el primer debate presidencial. Fotógrafa: Eva Marie Uzcategui/Bloomberg

El gobernador de Dakota del Norte recorre el país haciendo campaña para el expresidente, que se ha dirigido a él durante los actos para que le dé detalles sobre la política energética. También ha encantado a los donantes, ya que su larga carrera como ejecutivo empresarial le ayuda a hablar su idioma. Entre sus partidarios: Kevin O’Leary, presidente de O’Leary Ventures y una de las estrellas inversoras del programa de televisión.

Lea más: El mal debate de Joe Biden con Donald Trump aviva las dudas sobre su candidatura: ¿qué sigue?

PUBLICIDAD

"Trump es un tipo de visión rimbombante, pero se necesita a alguien que ejecute", dijo O'Leary en una entrevista. "Burgum lo conseguirá".

¿Quién es Doug Burgum?

Natural de Arthur, Dakota del Norte -un pueblo de unos 300 habitantes-, Burgum, de 67 años, obtuvo un máster en Administración de Empresas por la Universidad de Stanford, trabajó como consultor en McKinsey & Co. y aprovechó su granja familiar para crear una empresa tecnológica llamada Great Plains Software. Vendió su firma en 2001 a Microsoft Corp. (MSFT) por US$1.100 millones y permaneció en ella como vicepresidente senior hasta 2007.

También fundó la empresa de desarrollo inmobiliario Kilbourne Group y la firma de capital riesgo Arthur Ventures antes de entrar en política y ganar su primer mandato como gobernador en 2016.

PUBLICIDAD

Burgum trató de aprovechar ese currículum para conseguir apoyo para una candidatura a la nominación presidencial republicana. Y aunque ese esfuerzo fracasó, le propulsó a la órbita de Trump. Ahora, una serie de ejecutivos empresariales y legisladores están lanzando al gobernador como el compañero de fórmula ideal.

Trump ha permanecido en gran medida callado en la escena nacional recientemente, dejando que la desastrosa actuación del presidente Joe Biden en el debate y las ansiedades sobre su candidatura dominaran el ciclo de noticias. Esta semana, el nominado del Partido Republicano tiene previsto volver a las andadas y ofrecer un mitin en su club de golf de Doral, en Florida, el martes. Con la Convención Nacional Republicana fijada para la próxima semana, el reloj corre para que nombre a un candidato a la vicepresidencia.

Lea más: Trump mantiene un perfil bajo mientras Biden afronta el furor por su candidatura

Brian Hughes, asesor principal de la campaña, dijo que el principal criterio de Trump para seleccionar a un vicepresidente es un líder fuerte. “Cualquiera que le diga que sabe quién o cuándo elegirá el presidente Trump a su vicepresidente está mintiendo, a menos que esa persona se llame Donald J. Trump”, dijo Hughes.

Burgum declinó hacer comentarios para este reportaje. Ha eludido responder a preguntas sobre sus ambiciones políticas, diciendo a los periodistas que no está audicionando para la candidatura de Trump. Ha dicho que no buscará un tercer mandato en Dakota del Norte, y dejó la puerta abierta a regresar al sector privado.

Contrapeso de Trump

Los aliados de Burgum lo pintan como un inteligente ejecutivo de negocios cuya atención al detalle y profundo conocimiento de la energía, la agricultura y la tecnología podrían ayudar a impulsar la ambiciosa agenda del ex presidente para su segundo mandato. Sus partidarios dicen que también ofrece la promesa de un segundo al mando pragmático y accesible que sería un contrapeso a las tendencias más incendiarias de Trump, cualidades que podrían ayudar a persuadir a los votantes independientes y a los donantes para que apoyen la candidatura republicana.

"No es un incendiario, pero es un conservador", dijo Bruce Rastetter, fundador y presidente ejecutivo de Summit Agricultural Group, que tiene una filial que está trabajando para construir un oleoducto de dióxido de carbono en el estado. "Para un amplio sector de republicanos que quizá no votaron a Trump, él se presentaría como un tipo con el que uno se sentiría bien" apoyando.

PUBLICIDAD

Lea más: Alerta en Wall Street: aumentan transacciones que apuestan a triunfo de Trump

En los últimos meses, Burgum ha participado junto al expresidente en varias recaudaciones de fondos de alto coste en la costa oeste y en Texas. Burgum se reunió con donantes que pagaron 25.000 dólares por hacerle una pregunta en una recaudación de fondos de Zoom para Trump. También ha defendido los argumentos de Trump ante los votantes, como el mes pasado, cuando hizo una visita a Michigan para hablar de los precios de los comestibles con los residentes.

Aunque Burgum, un vaquero de formación, es conocido por lucir vaqueros azules y botas, Rastetter señaló que recientemente ha cambiado su vestuario para incluir corbatas y pantalones de vestir a medida que su subrogación ha ido en aumento.

Doug Burgum. Fotógrafo: Eric Thayer/Bloomberg

Los partidarios de Burgum para un puesto en la candidatura de Trump destacan las bazas que creen que le distinguen de otros contendientes, centrándose en su formación empresarial y su experiencia al frente de un estado rico en petróleo y materias primas agrícolas. Las raíces rurales de Burgum pueden convertirle en un poderoso embajador ante los votantes indecisos de Michigan, Wisconsin y el oeste de Pensilvania.

PUBLICIDAD

Dan Eberhart, donante republicano y director ejecutivo de Canary Drilling Services, dijo que piensa en Burgum como "un arma secreta en el Medio Oeste".

“El gobernador Burgum no va a avergonzar a Donald Trump y, lo que es más importante, no va a hacerle sombra”, dijo Eberhart. “Pero al mismo tiempo, está preparado para ser presidente”.

PUBLICIDAD

El exgobernador de Iowa Terry Branstad, que conoce a Burgum desde hace años tanto por su cargo oficial como por su trabajo en el oleoducto Summit, dijo que estaba intentando programar una llamada con Trump para abogar por Burgum como vicepresidente.

Lea más: Ventaja de Trump sobre Biden crece en la encuesta del New York Times

Varios exfuncionarios y estrategas de la administración Trump también han nombrado a Burgum como posible secretario de Energía o jefe de gabinete de la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

Experiencia energética

Como gobernador, los ejecutivos dicen que Burgum ha dado un tono favorable a las empresas en las reuniones, preguntándole cómo podría acogerlas en el estado. Su mantra, "innovar, no regular", ha quedado patente en su enfoque de la política y la supervisión gubernamental, y encaja con las actitudes del propio Trump.

La profunda familiaridad de Burgum con la energía quedó patente durante un almuerzo y una mesa redonda en mayo con ejecutivos del petróleo y el gas en Houston. En un mitin de mayo en Nueva Jersey, Trump elogió la experiencia de Burgum: “Hizo su dinero en la tecnología, pero probablemente sabe más de energía que nadie que yo conozca”.

No empezó así. Dakota del Norte es el tercer mayor productor de crudo del país, con sus prolíficas formaciones Bakken y Three Forks atrayendo una oleada de empresas petroleras y trabajadores al estado hace más de una década. Cuando Burgum se convirtió en gobernador en diciembre de 2016, el sector era un terreno desconocido, y algunos en la industria se mostraron recelosos, dijo Kathleen Sgamma, presidenta de la Western Energy Alliance.

Pero Burgum aplacó esas preocupaciones reuniéndose con la industria y estudiando el tema. Fue “capaz de tomar esa perspicacia empresarial y aplicarla a las cuestiones del petróleo y el gas”, dijo Sgamma.

PUBLICIDAD

Burgum también se afanó hasta altas horas de la noche antes de pronunciar discursos ante grupos de la industria, alcanzando un nivel de pericia que suele encontrarse en el campo petrolífero -no en la mansión de un gobernador-, dijo Ron Ness, presidente del Consejo del Petróleo de Dakota del Norte.

El propio Burgum hizo campaña durante las primarias con la promesa de dar rienda suelta a la producción energética estadounidense, al tiempo que criticaba las políticas climáticas que, según él, amenazan con profundizar la dependencia estadounidense de la tecnología china. Pero como gobernador, Burgum ha tenido más matices. Abrazó una política que podría considerarse un golpe fatal para los combustibles fósiles -alcanzar la neutralidad del carbono en 2030- y dio a conocer su propuesta en una conferencia sobre el petróleo.

El senador por Dakota del Norte Kevin Cramer lo calificó de acto de valentía, al tomar una “gran plataforma para llevarla directamente a la boca del lobo”. Dijo que las habilidades políticas de Burgum y su experiencia como empresario y gobernador lo convierten en una opción atractiva para la candidatura del Partido Republicano, mientras que su personalidad ofrece un contraste con la ampulosidad de Trump.

“Él proporciona una calma, si se quiere, debido a su capacidad para profundizar en las políticas”, dijo Cramer. “Donald Trump no necesita ayuda para vender el mensaje al público, al votante, a los trabajadores. Pero lo que hace Doug Burgum es explicárselo a Wall Street”.

Lea más en Bloomberg.com