Los próximos pasos de Boeing se centran en buscar su siguiente CEO

Impulsar las tasas de producción, reintegrar a Spirit y cumplir sus obligaciones con el Departamento de Justicia recaerán en el siguiente líder

En una semana, Boeing logró pactos para recomprar la mayor parte de Spirit AeroSystems Holdings Inc. y acordó declararse culpable de un único cargo de conspiración por parte de los fiscales estadounidenses.
Por Benedikt Kammel - Siddharth Philip - Allyson Versprille
08 de julio, 2024 | 03:06 PM

Bloomberg — La rápida cadencia de acuerdos de Boeing Co. (BA) con fiscales estadounidenses y con un proveedor clave agudiza la atención de su consejo y de los inversores en la próxima gran tarea que tiene por delante: encontrar un nuevo CEO que saque al fabricante de aviones de su estancamiento.

En el plazo de una semana, Boeing logró pactos de última hora para recomprar la mayor parte de Spirit AeroSystems Holdings Inc. (SPR) y acordó declararse culpable de un único cargo de conspiración por parte de los fiscales estadounidenses derivado de dos accidentes de 737 Max en 2018 y 2019. Aunque queda mucho por resolver en ambos frentes y aún se ciernen riesgos importantes, los movimientos proporcionan una claridad muy necesaria para quienquiera que sea elegido para tomar el relevo del actual CEO Dave Calhoun, que planea dimitir a finales de año.

Lea más: Boeing se declarará culpable de fraude por violar acuerdo sobre accidentes del 737 Max

La adquisición de Spirit y el acuerdo de principio con el Departamento de Justicia de EE.UU. son “hitos importantes para proporcionar una configuración limpia a un nuevo CEO”, afirmó Ken Herbert, analista de RBC Capital Markets, en una nota a clientes. El acuerdo de declaración de culpabilidad de la compañía era en gran medida esperado por los inversores y probablemente tendrá “un impacto financiero limitado”, dijo.

PUBLICIDAD

Declararse culpable permitirá a Boeing evitar una larga batalla legal, dijo George Ferguson, analista de Bloomberg Intelligence. Con el acuerdo, Boeing puede “despejar las cubiertas y centrarse en las otras cuestiones que necesita resolver para volver a generar efectivo y lograr una recuperación en la segunda mitad del año”, dijo.

Sin duda, la lista de retos que Calhoun y su sucesor aún deben afrontar es larga. Poner de nuevo en forma las operaciones de Spirit, con diferencia el proveedor más importante de Boeing, exigirá una ejecución diligente en un momento en que las propias fábricas de Boeing pasan apuros y sus finanzas están tensas. El acuerdo de culpabilidad, si es bendecido por el tribunal, pondrá a Boeing bajo libertad condicional y la estrecha supervisión de un monitor externo durante los próximos años.

Vea también: Boeing acuerda la compra de Spirit Aero por US$4.700 millones en una operación bursátil

PUBLICIDAD

Los familiares de las víctimas del accidente y sus abogados dicen que el acuerdo no va lo suficientemente lejos para responsabilizar a Boeing y planean oponerse. Uno de esos abogados, Erin Applebaum, dijo el lunes que incluso una disposición que estipula que el gobierno, y no Boeing, seleccionará al monitor es problemática porque la empresa aún podrá ofrecer su opinión sobre el proceso.

También podría arriesgarse a complicar el enorme negocio de defensa, espacio y seguridad de Boeing, que supuso alrededor del 32% de los ingresos totales del fabricante de aviones el año pasado. Boeing es un importante contratista de defensa y constructor de aviones presidenciales. La compañía está en conversaciones con el Departamento de Defensa de EE.UU. sobre un posible camino a seguir, dijo una persona familiarizada con el asunto.

Boeing ha dicho que probablemente gastará unos US$8.000 millones en efectivo en la primera mitad del año, debido en gran parte a la deprimida producción y a las tasas de entrega de nuevos aviones, incluido el importantísimo 737 Max.

Lea además: La SEC examina las alegaciones de seguridad de Boeing tras suceso con el panel de un avión en enero

Los inversores tendrán otra muestra de los retos de Boeing cuando la compañía desvele sus pedidos y entregas mensuales el martes. Los analistas de Jefferies esperan que Boeing diga que entregó 42 aviones en junio, incluidos 34 de su 737 Max. Aunque eso supone un aumento respecto a las 24 entregas de mayo, Jefferies estima que las entregas del segundo trimestre sumarán sólo 90 aviones, por debajo de los 136 del mismo periodo del año pasado.

Impulsar las tasas de producción, reintegrar a Spirit y cumplir sus obligaciones con el Departamento de Justicia recaerán en el próximo CEO de Boeing. Dirigido por el presidente Steve Mollenkopf, el consejo de Boeing está buscando al sucesor de Calhoun, aunque no ha surgido un claro favorito.

Un posible candidato, el CEO de General Electric Co. Larry Culp, prorrogó la semana pasada su contrato al frente del mayor fabricante de motores a reacción del mundo, con lo que quedó descartado. Otros posibles pretendientes incluyen al CEO de Spirit AeroSystems, Pat Shanahan, que está trabajando para cerrar el acuerdo con Boeing, incluyendo la finalización de complejos acuerdos para descargar las fábricas a Airbus SE.

Lea más en Bloomberg.com