Dólar en Argentina: por qué el mercado mira a octubre y para cuándo prevén otra devaluación

Analistas advierten que la competitividad que dejó la última devaluación se erosiona. A su vez, anticipan por qué podría regresar la tensión sobre los dólares paralelos desde el mes que viene

Fotógrafo: Akos Stiller/Bloomberg
20 de septiembre, 2023 | 05:00 AM

Buenos Aires — Sergio Massa sigue en modo candidato, sumando anuncios para compensar la fuerte aceleración de la inflación. En las últimas tres semanas, el ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria fue anunciando un amplio paquete de medidas que, según cálculos privados, costarían entre 0,7 y 1,1 puntos del PBI.

Esta batería de medidas, indicaron en reiteradas oportunidades desde el propio oficialismo, busca compensar la aceleración de una inflación que se disparó en agosto a un máximo desde 1991 por la devaluación posterior a las PASO. Incluso, desde el equipo económico del Gobierno adelantaron que ese salto presionará también a la inflación de septiembre, algo que podría precipitar una nueva devaluación, acaso la última medida que Massa querrá tomar.

La novedad fue que el traspaso a precios de la devaluación no tuvo precedentes por su velocidad”, señaló Consultatio Investments en un reciente informe. “En consecuencia, la ganancia en términos de tipo de cambio real será licuada en tiempo récord”, agregó.

Es decir, por la fuerte aceleración de la inflación y la decisión del equipo económico de dejar el tipo de cambio oficial fijo en $350 hasta las elecciones de octubre, la competitividad que se ganó en términos de Tipo de Cambio Real Multilateral (TCRM) tras el salto cambiario se está erosionando.

PUBLICIDAD

Mismo diagnóstico ofrecieron los analistas de la consultora 1816. De acuerdo a sus estimaciones, vertidas en un informe a clientes, marcaron que con la inflación del 12,4% de agosto se perdió la mitad de la competitividad ganada con la devaluación post PASO, al tiempo que anticipan que si la inflación de septiembre vuelve a ser de dos dígitos, para el 22 de octubre el tipo de cambio en términos reales quedará 1% por debajo del nivel previo al salto devaluatorio.

Fuente: 1816dfd

Esa pérdida de competitividad puede alimentar la expectativa de que sea necesario un nuevo salto devaluatorio, pero no significa que el Gobierno vaya a convalidarlo. En especial si los resultados del 22 de octubre muestran a un Massa competitivo para un eventual ballotage.

Otro elemento que, a diferencia de agosto, no presionará a Massa es que ya no dependería de un nuevo desembolso del Fondo Monetario Internacional para llegar con aire al 10 de diciembre, con lo cual los incentivos a devaluar son menores. El propio Massa, cabe recordar, había dicho que el FMI le exigía una devaluación superior al Gobierno, del 60%, a modo de justificativo luego de devaluar 18% a cambio del último desembolso de US$7.500 millones.

PUBLICIDAD

En el equipo económico, por lo pronto, piensan en volver a aplicar el esquema de crawling peg desde mediados de noviembre y que el tipo de cambio oficial cierre el año en $367. Dicha cifra, no obstante, está muy por debajo de las previsiones de los analistas privados, que según reflejó el último Relevamiento de Expectativas del Mercado publicado el miércoles pasado por el Banco Central (BCRA), proyectan un dólar oficial mayorista cerrando el año en $510.

Aun así, las expectativas de devaluación persisten. Prueba de ello puede encontrarse en la curva de dólar futuro, donde se observa un salto a partir de noviembre. “Si bien tanto la semana pasada como en esta no se están operando grandes volúmenes de futuros en Matba-Rofex, sino más bien de moderado para abajo, lo que está marcando la curva de futuros es que hay altas chances de que haya saltos en noviembre, y sobre todo en diciembre”, indica Andrés Reschini, de F2 Soluciones Financieras.

Qué pasará con el dólar en octubre

En el mercado no solo se observa con atención lo que pueda pasar con el tipo de cambio oficial sino también la dinámica de los dólares paralelos. Es que a pesar de las reservas netas negativas y la incertidumbre política y económica que atraviesa el país, tanto el dólar blue como los financieros han operado con relativa calma en las últimas semanas, tras el cimbronazo post PASO.

Ante ese panorama, analistas advierten cuándo podría regresar la tensión sobre la brecha y ponen la lupa en octubre. Santiago Manoukian, economista jefe de Ecolatina, explica que una vez finalizada esta nueva edición del dólar soja “las presiones sobre los dólares paralelos podrían volver a acentuarse, en un marco en el cual coincidirán la menor oferta de divisas del agro en el contado con liquidación, con probablemente una mayor dolarización de las carteras ante la incertidumbre electoral”.

“Además hay que considerar que la mejora del tipo de cambio real que generó la devaluación abrupta del día posterior a las elecciones PASO ya se agotaría hacia finales de octubre y eso podría volver a regenerar las expectativas devaluatorias, lo cual podría a su vez ejercer presión sobre la oferta neta de divisas en el mercado cambiario”, añadió el economista.

Por todo ello, Manoukian advirtió que “esas dinámicas podrían generar combustible adicional para una nueva aceleración de los precios en las últimas semanas del año”.