Dólares en bancos: incertidumbre por las reservas aceleró ritmo de retiros en Argentina

Pese a la liquidez récord del sistema financiero, las tensión cambiaria se trasladó a los bancos. Por qué se registró un pico de retiros desde la llegada de Massa a Economía

Billetes de cien dólares estadounidenses
31 de marzo, 2023 | 12:35 PM

Buenos Aires — La tensión cambiaria desatada la semana pasada se sintió en los bancos. Pese a la liquidez récord del sistema financiero y a que desde el sector le restan importancia al asunto, lo cierto es que dos de las últimas medidas del equipo económico del Gobierno, sumado al bajo nivel de reservas del Banco Central (BCRA), reavivaron la incertidumbre entre los ahorristas, provocando un aumento en los retiros de depósitos en dólares.

En las cinco ruedas posteriores al anuncio de que entes públicos deberán desprenderse de parte de sus tenencias de títulos en dólares, los ahorristas retiraron unos US$228 millones de los bancos. Si bien dicha cifra, que implica un promedio diario de US$46 millones, se ubica lejos de los picos de retiro que se registraron en los períodos más álgidos de turbulencia cambiaria de 2022, no dejan de representar el nivel más alto de salida de depósitos desde la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía, en agosto pasado.

En los cinco días posteriores a la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, por ejemplo, las salidas de depósitos promediaron los US$69 millones diarios y acumularon una baja total de US$346 millones. Más adelante en ese mismo mes, se registraron dos jornadas con retiros diarios superiores a los US$100 millones: solo entre el 21 y 22 de julio los depósitos en dólares de privados registraron caídas de casi US$250 millones.

Un hombre cuenta billetes de dólares estadounidenses en una oficina de cambio el miércoles 2 de marzo de 2022.dfd

Incertidumbre, salida de depósitos y merma

En diálogo con Bloomberg Línea, desde una entidad reconocieron que el incremento de la salida de depósitos se dio en los días posteriores al anuncio del lunes pasado del Ministerio de Economía. La otra medida apuntada es la que tomó el BCRA el jueves 23, que habilitaba que los entes públicos pasen sus dólares que reciben de financiamiento a pesos, para poner en cuentas especiales dólar linked.

OMC extenderá dos años moratoria a aranceles del comercio electrónico
Yellen elogia lazos con Chile, socio clave para las baterías de los vehículos eléctricos

Sin embargo, desde la mencionada entidad subrayaron que no se tratan de montos alarmantes ni que sugieran riesgo alguno. Otras dos fuentes del sector convalidaron esa misma versión ante la consulta de este medio.

Las estadísticas oficiales también reflejan que la salida de depósitos comenzó a acelerarse el martes pasado, 21 de marzo. Ese día, según reflejan las estadísticas oficiales, se retiraron del sistema US$47 millones. El miércoles y jueves, los ahorristas retiraron otros US$51 millones diarios. Tras el fin de semana largo, los caídas de los depósitos mermaron a niveles de US$41 millones el lunes y a US$38 millones el martes, último dato disponible en la web del BCRA.

Liquidez récord y leve caída de depósitos

Si bien se aceleró, la salida de depósitos lejos está de reflejar niveles de alarma. En primer lugar, porque la magnitud de la salida es de apenas un 1,4% respecto del nivel de depósitos privados que se registraban el lunes 20, previo a los anuncios. Aquel día, había en el sistema financiero unos US$14.435 millones. Tras los retiros, dicha cifra cayó a US$16.207 millones, apenas US$188 millones menos que los niveles de US$16.395 millones que se observaban cuando comenzó el año.

El otro motivo por el que estos retiros de depósitos no debieran encender alarmas es el nivel de liquides récord del sistema financiero argentino, que ronda el 90%. Es que tras la crisis de 2001 se implementó una regulación que le impide a los bancos prestar divisas a quienes no generen dólares, lo que evita la posibilidad de un descalce. Por otra parte, ante las fuertes expectativas de devaluación del peso argentino, la demanda de préstamos en dólares se mantiene en mínimos, por lo que los bancos apenas logran prestar US$2 de cada US$10 depositados.