Los plazos fijos UVA crecieron 150% desde el cambio de Gobierno

El apetito por las colocaciones a plazo que ajustan por inflación se disparó en el último mes y ni la extensión del plazo a 180 días detuvo su ascenso

Photographer: Luis Robayo/AFP/Getty Images
14 de enero, 2024 | 05:00 AM

Buenos Aires — Las colocaciones en plazos fijos UVA se dispararon desde el cambio de Gobierno. El stock de estos instrumentos que ofrecen cobertura frente a la inflación creció 148% en el último mes y ni la extensión del plazo mínimo de permanencia a 180 días ni las dificultades para constituirlos detuvieron su ascenso.

El 7 de diciembre pasado, último día hábil previo al cambio de Gobierno, había en Argentina poco más de $265.000 millones del sector privado colocados en plazos fijos UVA. Un mes después, el 8 de enero, ese stock había trepado hasta $658.000 millones. En el medio, el Gobierno de Javier Milei dispuso una serie de medidas tendientes a liberar y sincerar precios, lo que provocó un fuerte incremento de las expectativas de inflación.

En paralelo, el Banco Central argentino inició un proceso de baja de tasas apuntando a sanear su hoja de balance y reducir las necesidades de emisión. Primero, bajó a 100% la tasa nominal anual que le paga a los bancos por los pases pasivos (instrumentos de deuda que utiliza la autoridad monetaria para absorber el excedente de pesos de la economía), y luego bajó a 110% la tasa mínima que las entidades deben pagar por los plazos fijos tradicionales, a 30 días, que reciben de los ahorristas.

Así, la tasa mensual de los plazos fijos tradicionales (en torno al 9%) quedó muy negativa en términos reales, frente a una inflación que se descontaba que sería superior al 20% (finalmente fue de 25,5%) en diciembre.

Inversores en Argentina ahora le dan la espalda a la inversión que se triplicó con Milei
Bancos buscan desalentar la inversión que se triplicó bajo el gobierno de Milei

Ante ese panorama, los ahorristas no tardaron en buscar instrumentos que otorguen cobertura frente a la suba de precios. Así, durante los primeros días del Gobierno de Javier Milei empezó a crecer con fuerza la demanda de plazos fijos UVA.

Ese incremento se dio a pesar de que algunos usuarios expresaron haber experimentado dificultades para constituirlos, a pesar de que por disposición del Banco Central las entidades están obligados a ofrecerlos a todos sus clientes que sean personas físicas, sin límites de monto. Ocurre que para los bancos, otorgar plazos fijos que ajustan por inflación no es conveniente si se tiene en cuenta que la tasa que obtienen del BCRA es negativa en términos reales.

Así, el 28 de diciembre pasado, el BCRA emitió una comunicación mediante la cual dispuso duplicar el plazo mínimo para los depósitos que ajustan por UVA (Unidad de Valor Adquisitivo), que pasó de 90 a 180 días. Para entonces, las colocaciones en estos instrumentos ya habían trepado 116%, a más de $573.000 millones, respecto de los niveles que exhibían cuando asumió el nuevo Gobierno.

Aun con estos aumentos, los plazos fijos UVA representan apenas una fracción del total de colocaciones a plazo por parte del sector privado. Al 8 de enero, solo un 4,89% del total de plazos fijos correspondían a los que ajustan por UVA, por debajo del pico de 7,2% que llegaron a representar en julio de 2022.