Misma cordillera, miles de millones de diferencia: por qué Chile exporta cobre y Argentina no

El metal rojo es un recurso clave en la economía mundial y lo será en el futuro con la transición energética y la electromovilidad. ¿Qué necesita Argentina para exportar US$10.000M?

Aspira a exportar US$10.000 millones en elmediano plazo
21 de marzo, 2023 | 04:00 AM

Buenos Aires — La región más grande del continente americano con depósitos minerales metálicos está ubicada en la Cordillera de los Andes: Abarca el sur de Perú, el norte y centro de Chile y el centro oeste de Argentina. Chile y Perú bien lo saben: en 2022 exportaron en cobre más US$50.000 millones y US$19.500 millones respectivamente. En Argentina, en cambio, es una realidad opuesta: No produce cobre, pese a formar parte de esta región rica en un mineral clave en la economía global y que lo seguirá siendo con el auge de la transición energética.

Desde la Secretaría de Minería de Argentina reconocen el protagonismo que hoy tiene el litio y su desarrollo en las provincias del norte del país y la oportunidad del oro blanco de ingresar divisas por miles de millones de dólares en los próximos años, Aún así, las proyecciones de esta oficina marcan que el cobre no estará muy detrás del litio dentro de las exportaciones mineras de acá a ocho años. ¿Qué se necesita para que el potencial se convierta en realidad?

El litio y el cobre, protagonistas del futurodfd
            • Exportaciones mineras en Argentina: Durante el 2022 la industria minera argentina exportó por un total de US$3.857 millones. El 56% corresponde al oro, con US$2.159 millones.
            • El uso del cobre: El metal rojo es clave en la aplicación en las tecnologías relacionadas con las energías renovables y la electromovilidad, construcción, industria eléctrica y telecomunicaciones, entre otros.

Proyectos de cobre en Argentina

El cierre en 2018 del proyecto Bajo La Alumbrera en la provincia de San Juan dejó a la Argentina sin producción de cobre. Cinco años después, el país sigue sin producir este mineral clave en la cadena de suministro global, pero en el Gobierno hay expectativa de que este escenario pueda revertirse en el corto plazo.

Según un informe oficial, son veinte los proyectos de cobre en el país, de los cuales sólo uno está en la fase más próxima a la producción ─la construcción─ y es el de Josemaría en la provincia de San Juan, operado por Lundin Mining. En la misma provincia está el proyecto El Pachón, de la minera Glencore, en una etapa previa a la construcción, la factibilidad.

Aumento de naftas no fue suficiente para alcanzar el precio de paridad y caen las ventas
Salarios de un médico, ingeniero, abogado y otras profesiones comunes en España

En prefactibilidad hay otros tres proyectos, dos en la fase preliminar de evaluación económica y trece en exploración avanzada.

Entre los proyectos más avanzados, cuatro están ubicados en San Juan (Josemaría, Pachón, Los Azules y Filo del Sol), uno en Catamarca (Mara), uno en Mendoza (San Jorge) y uno en Salta (Taca Taca).

El más avanzado es Josemaría, en construccióndfd

Tres miradas sobre qué necesita Argentina para producir y exportar cobre

#1 Jurídica

Nicanor Berola, abogado asociado del área de fusiones y adquisiciones estudio jurídico PAGBAM, señala el boom de anuncios de inversión en minería durante el 2021 y 2022, que “puso a Argentina nuevamente en el mapa para inversiones en esta industria”.

PUBLICIDAD

Berola es optimista respecto a la continuidad de este clima durante el 2023, pero percibe una “marcada desaceleración de nuevos anuncios como consecuencia de las elecciones presidenciales de octubre próximo” y también por distintas medidas tomadas a en la provincia de La Rioja pero también a nivel nacional y sumado a “ideas de nacionalizaciones o cuotas de producción para mercado interno y el contexto macroeconómico que no acompaña en ese sentido”.

Según Berola, para que avancen los proyectos de cobre en el país “se necesita estabilidad macroeconómica”, y destaca la predisposición por parte de las provincias para alentar las inversiones. Sugiere a su vez la posibilidad de “blindar” los proyectos de cobre con medidas como un tipo de cambio diferencial para las exportaciones de este mineral, acceso fluido al mercado de cambio para acceder a divisas necesarias para importaciones y un esquema diferencial para agilizar la autorización de los regímenes SIRA y SIRASE.

Operado por la minera Lundin, producirá cobredfd

#2 Empresarial

Franco Mignacco, presidente de Cámara Argentina de Empresarios Mineros, dijo que si Argentina “lograse que se pongan en marcha los proyectos de cobre más avanzados, esto equivaldría a un agregado de US$10.000 millones en exportaciones anuales”.

“Para poner esto en marcha, se requieren de grandes volúmenes de inversión y por eso es fundamental que el país demuestre que puede sostener un contexto de reglas claras y que se respetarán los términos de la Ley de Inversiones Mineras”, dijo Mignacco, al advertir sobre situaciones “que vive el sector minero en su conjunto que generan señales de alarma”, y apuntó contra las dificultades para importar y el acceso al mercado cambiario.

PUBLICIDAD

Según el empresario, que es a su vez el presidente de la minera Exar, que opera el proyecto de litio en Jujuy Cauchari Olaroz ─que este año entraría en fase de producción─, los grandes proyectos de cobre “requieren inversiones que rondan los US$4.000 millones, que serán recuperados en el largo plazo”, pero para que estas inversiones se ejecuten “es fundamental que el país logre generar certidumbre a quienes aportan inversiones productivas”.

Para lograr cerrar la década con varios yacimientos cupríferos produciendo es necesario trabajar hoy en brindar el contexto necesario de competitividad”, dijo.

#3 Económica

Nadav Rajzman, economista y exdirector nacional de Promoción y Economía Minera del Ministerio de Desarrollo Productivo, afirmó sobre el potencial de Argentina: “únicamente el CAPEX de los principales siete proyectos (más avanzados) se ubica arriba de los US$20.000 millones en inversiones y podrían incrementar las exportaciones en al menos US$10.000 millones. Consideremos que Chile exportó US$55.000 millones en 2022 y Perú US$38,5 millones”.

Rajzman aclara que “nuestro país no constituye una reserva mineral de relevancia a nivel mundial, claro que este es un concepto dinámico, que puede cambiar con mayores niveles de exploración”, pero destaca que hay un “marco regulatorio y de promoción de la actividad competitivo, que se encuentra en línea con lo que hacen otros países similares al nuestro”.

Aún así, el economista apunta a las dificultades macro que han generado “numerosas turbulencias” y que se han reflejado por ejemplo en “los continuos cambios sobre los derechos de exportación que inciden sobre la minería, afectaron la estabilidad fiscal promovida en la ley de inversiones”.

Menciona también que “en un sector de capital intensivo, donde los volúmenes de inversión son extremadamente grandes, las dificultades para girar divisas al exterior -para el repago de inversiones y préstamos-, pone en riesgo cualquier lógica inversora en el país”.

“Para que el cobre se convierta en una realidad en nuestro país, debemos ubicarlo en una posición estratégica entre nuestras prioridades”, afirmó Rajzman y destacó el caso de Vaca Muerta y la producción no convencional de hidrocarburos. “El cobre tiene el potencial de constituirse en un polo exportador dinámico, que complemente a lo generado por el sector agrícola y diversificar los riesgos de nuestro sector externo”, concluyó.

PUBLICIDAD

Los números de Chile y Perú

Con más recorrido minero, tanto Chile como Perú han sabido explotar mejor los recursos de sus montañas. Chile lidera a nivel global el ranking de reservas, con 740 millones de toneladas de cobre en 2020, el 30% de los recursos globales, seguido por Estados Unidos y Perú con el 9% y 8% respectivamente.

Chile y Perú lideran en el mundodfd

Según un informe de la secretaría de Minería de Argentina con datos del 2020, Chile es el principal productor de cobre a nivel global seguido por Perú. En 2022 el país trasandino exportó -entre y cobre y derivados- cerca de US$55,000 millones y Perú US$19.598 millones, según información de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE).