Elecciones 2023 y voto económico: consultora señala “peor escenario en historia de las PASO”

Un informe de la consultora Ecolatina analizó los principales indicadores económicos de cara a los comicios, y los comparó respecto de años electorales previos

Recta final hacia las PASO
24 de mayo, 2023 | 03:00 AM

Buenos Aires — La delicada situación económica que atraviesa la Argentina jugará un rol central en las elecciones 2023. En buena medida, la evolución de las principales variables económicas –la inflación, los salarios y las jubilacionesdeterminarán las posibilidades del oficialismo y de la oposición en las urnas, tanto en las PASO de agosto como en las generales en octubre. Y a juzgar por la situación actual, el “voto económico” pondría en serios aprietos a la coalición gobernante.

Un informe elaborado por la consultora Ecolatina analizó en qué estado están las principales variables económicas en relación a las elecciones anteriores. En el trabajo pueden verse importantes deterioros en cuestiones no menores, como el salario real privado, el nivel de pobreza o los índices de inflación. Todas ellas señalados históricamente como variables clave a la hora de decidir el voto.

Economía de bolsillo, la madre de todas las batallas

Los analistas de Ecolatina recordaron que, al momento de votar, el grueso de la población no lo hace mirando el nivel de las reservas netas, el déficit fiscal o la asistencia monetaria del Banco Central (BCRA) al Tesoro. En cambio, señalaron que cada votante se ve influido por “la economía de bolsillo”, o “lo que vive en carne propia en el presente”.

Esto implica que, más que la macro, las variables que terminan determinando el voto son la evolución del poder adquisitivo, el empleo, la capacidad de consumo y las condiciones de vida. Todos ellos, consideraron, “son factores mucho más relevantes al momento de castigar o recompensar la gestión de los gobiernos”.

Dólares financieros treparon con fuerza y el MEP superó por primera vez los $1.000
Milei planea una terapia fiscal de shock para 2024 en Argentina
Fuente: Ecolatinadfd

Esta realidad, describe el informe, hace que quienes gobiernan tengan incentivos de corto plazo a mejorar la posición económica de los hogares en los años electorales.

“Se suele apelar a la acumulación de ciertos desequilibrios en los meses previos a las elecciones, que tienden a ser parcialmente corregidos pasados los comicios, una vez que el costo político se reduce. Entre estas medidas se destacan el atraso cambiario y tarifario, buscando desacelerar la inflación; las tasas de interés reales negativas, promoviendo el crédito barato y/o desincentivando el ahorro; y el aumento del gasto público en términos reales”, recordaron al respecto.

Sin embargo, este año el oficialismo tendrá serias dificultades para mejorar la economía de bolsillo de cara a las elecciones. Es que el punto de partida, en este 2023, es de un marcado deterioro de las condiciones socioeconómicas.

PUBLICIDAD

Pobreza, inflación y salarios

La principal evidencia de este deterioro que atraviesa el país, señala Ecolatina, puede encontrarse en la tendencia creciente de la tasa de pobreza. “Estimamos que actualmente ya supera el 40%, registro que no sólo supone el nivel más elevado para un año electoral, sino que es el mayor desde 2005″, expresaron.

Este aumento de la pobreza se da en medio de un contexto de fuerte aceleración de la inflación. En Ecolatina esperan que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) supere el 115% interanual en mayo, por lo que la inflación se ubicaría en niveles “considerablemente superiores al resto de los años electorales”, dijeron.

“Para dar cuenta de la magnitud, la suba de precios se ubica 70 p.p. por encima del último año electoral (2021), 60 p.p. por encima de 2019 y 90 p.p. por encima del promedio de inflación anual del resto de los años electorales analizados (25%)”, subrayaron.

Esta dinámica, añadió el estudio, “ha dado lugar a un manifiesto debilitamiento del ingreso real de los hogares, tanto laborales como no laborales”.

PUBLICIDAD

De acuerdo a los datos de la consultora, el salario real -tanto el formal como el informal- se ubica en 2023 en el nivel más bajo en contraste a todos los años electorales, y prevén que este año será el sexto consecutivo de caída. “Luego del último pico alcanzado a mediados de 2017, el salario real formal se ubica actualmente en niveles 19% inferiores hasta marzo, mientras que el deterioro del salario real informal para el mismo periodo alcanza el 42%”, precisaron.

Jubilaciones, empleo, consumo y alquileres

Por otra parte, Ecolatina marca que tanto el valor del salario mínimo como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la jubilación mínima muestran “una notable merma en su poder adquisitivo”. El Salario Mínimo Vital y Móvil, por caso, perdió un 37% de poder de compra respecto a las elecciones de hace 10 años, la jubilación mínima un 24% (aun contemplando los bonos) y la Asignación Universal por Hijo (AUH) un 18%.

A este deterioro en el nivel de ingresos se le agrega, encima, un encarecimiento relativo de los alquileres, en un contexto en que crece la proporción de inquilinos. “A modo ilustrativo, actualmente un salario real del sector formal (RIPTE) -el mejor posicionado- representa cerca del 35% del costo de alquiler de un monoambiente -lo más económico- en CABA, el peor guarismo en comparación a otras previas electorales. Por caso, en 2015 el alquiler representaba el 25% del ingreso, bajo estos mismos parámetros”, señala Ecolatina.

A pesar de estos múltiples deterioros del tejido social, el mercado de trabajo exhibe una mejora. En el cuarto trimestre de 2022 (último dato disponible), la tasa de ocupación alcanzó niveles máximos para los años electorales analizados, mientras que la tasa de desempleo se encontró en niveles mínimos.

¿Cómo se explica esto?”, se pregunta el estudio. Y a continuación, los analistas de la firma explican: “Al realizar un análisis al interior de las modalidades de empleo se observa que la mayor cantidad de nuevos empleos de los últimos años correspondió a puestos informales y cuentapropistas: en números, entre 2019 y 2022 estas dos modalidades explicaron el 72% de la totalidad de empleo generado”.

Por último, en lo que respecta al consumo privado, el estudio de Ecolatina marca que en términos relativos se muestra en niveles similares al promedio del resto de los años electorales. Esto ocurre gracias a la robusta recuperación post-pandemia que se observó en este indicador, que acumuló nueve trimestres de mejoras consecutivas en términos desestacionalizados.

No obstante, advierten que se observó un retroceso en el último trimestre del año pasado, y estiman que esta caída se profundizó en el primer semestre de este año. “Detrás de esta mejor performance relativa del consumo privado, se encuentra una desaceleración e incluso caídas en los últimos trimestres”, alertaron.

Ingresá a la Calculadora de Inflación Acumulada en Argentina