Tras acusaciones de fraude, toda una industria financiera en Chile acapara indeseada atención

Los problemas de Primus salieron a la luz este año, luego de que una investigación interna revelara operaciones respaldadas por cheques falsos

Edificios en Santiago de Chile, el 27 de julio de 2023.
Por Eduardo Thomson
21 de agosto, 2023 | 08:53 AM

Bloomberg — Dos casos de presunto fraude y la menor actividad económica están generando preocupaciones sobre una industria financiera en Chile que funciona, en gran parte, en las sombras.

Primus Capital SA, una empresa de factoring, dijo la semana pasada que sus accionistas aprobaron un aumento de capital de CLP50.000 millones (US$58 millones) para pagar deudas después de que reveló fraudes por parte de dos altos ejecutivos. Su rival Factop suspendió algunas de sus operaciones recientemente después de que salieron a la luz pasivos ocultos.

Las acusaciones surgen en momentos en que las altas tasas de interés y el estancamiento económico afectan sus métricas. La cartera en mora de más de 60 días en algunas empresas ahora representa más del 10%. Todo eso se combina para debilitar la confianza en una industria de factoraje que incluye 159 empresas, lo que tiene a sus líderes a la defensiva.

VER +
Por qué el segundo semestre podría ser “más favorable” para la economía chilena

Primus y Factop son excepciones”, dijo Ricardo Schliebener, presidente de EFA, una de las dos asociaciones industriales. “Si miras de cerca, tenían los mismos problemas: en la toma de decisiones y en el gobierno corporativo”.

PUBLICIDAD

La mayoría de las firmas de factoring tienen una larga historia de buen comportamiento y la industria está en una posición saludable, dijo.

Métricas crediticias empeoran en la industria del factoring de Chile  | Aumenta la morosidad en las operaciones de factoringdfd

Sin embargo, es difícil obtener transparencia. EFA tiene solo 22 miembros que proporcionan alrededor de US$4.500 millones en financiamiento al año, según su sitio web. Achef, la otra asociación de factoraje, sólo cuenta con 12 socios. Además, estas empresas solo tienen que divulgar información financiera si emiten valores al público. Eso deja más de 100 empresas de las que hay muy poca información.

Nicho importante

Las firmas de factoring llenan un nicho importante para las pequeñas y medianas empresas en Chile. Proporcionan liquidez a aquellas vistas como demasiado riesgosas para obtener un crédito bancario tradicional. Compran las cuentas por cobrar de las empresas, en la mayoría de los casos con un gran descuento. Luego los retienen para el pago total o los venden a otros inversionistas de forma privada o pública en la Bolsa de Productos.

PUBLICIDAD

Esas carteras pueden perder valor si el emisor original de la cuenta por cobrar enfrenta problemas financieros. Y eso es un problema durante una contracción económica.

El porcentaje de créditos con más de 90 días de mora en Tanner Servicios Financieros, la firma de factoring más grande de Chile, subió a 3,4% al cierre del primer trimestre desde 0,4% a fines de 2021, según datos compilados por la calificadora de riesgo Feller Rate. Para su rival Incofin, esas cifras aumentaron de 6,9% a 10,8% en el mismo período.

No son los únicos que sienten los efectos del frenazo económico. Para Global Soluciones Financieras, una proveedora de créditos para automóviles, los préstamos en mora por más de 60 días subieron de 8,1% a fines de 2022 a 10,5% en el primer trimestre, según Feller Rate. La empresa está renegociando términos de sus bonos con sus acreedores.

Algunas empresas de factoring han emitido bonos, pero la falta de liquidez en el mercado oculta el impacto de los problemas, al menos por ahora. La tasa de los bonos en Unidades de Fomento de Primus al 2024 se negoció al 15% el 10 de agosto. No se registraron más operaciones en la Bolsa de Santiago antes de eso.

Sin regulación

Los problemas de Primus salieron a la luz este año, luego de que una investigación interna revelara operaciones respaldadas por cheques falsos.

En su rival Factop, fiscales han abierto una investigación y varias casas de bolsa y administradoras de activos han iniciado acciones legales exigiendo el pago de la deuda, según informes de la prensa local.

La falta de regulación no es característica de Chile. Desde la crisis financiera de 1982 que provocó la quiebra de decenas de bancos, Chile ha tenido controles bancarios estrictos, incluidos requisitos elevados de capital y provisiones. Sin embargo, ninguna de esas regulaciones se aplica a la industria no bancaria.

PUBLICIDAD

Para Clasificadora de Riesgo Humphreys, estos casos podrían impulsar a las empresas y al gobierno a comenzar a considerar controles.

“Sientan un precedente que fomenta el fortalecimiento de las instancias de control”, dijo Humphreys en una respuesta escrita a las preguntas. Pero “también se debe hacer una distinción entre la mala gestión y el eventual fraude”.

Lea más en Bloomberg.com.