Industria petrolera de Venezuela teme perder terreno si EE.UU. reanuda sanciones

La reimposición de sanciones haría que la producción de petróleo de Venezuela caiga un 30% a 600.000 barriles al día en cuestión de meses

Easing Sanctions Open Doors for Venezuelan Oil Deals
Por Fabiola Zerpa
06 de febrero, 2024 | 10:08 AM

Bloomberg — El presidente venezolano Nicolás Maduro está apostando a que Estados Unidos no revivirá todas sus sanciones mientras retrocede en su promesa de elecciones libres. En el interior de la industria petrolera del país, los operadores locales temen que esté equivocado.

Las empresas de petróleo y gas y los contratistas temen que sus acuerdos incipientes, que van desde las importaciones de equipos de construcción hasta sus conexiones con bancos estadounidenses, se rompan si la prohibición de Maduro de candidatos de oposición en las elecciones de este año provoca que Estados Unidos permita que una suspensión de seis meses en las sanciones expire en abril.

VER +
Es improbable que EE.UU. devuelva todas las sanciones a Venezuela: analistas

"Este es un gran revés para las pequeñas empresas, que viven día a día de su flujo de efectivo", dijo Rubén Pérez, director de Chemstrategy, una consultoría energética en Caracas. "Las compañías más grandes han previsto este escenario y pueden resistir mejor. El sentimiento oscila entre el optimismo cauteloso y los rostros sombríos".

La reimposición de sanciones haría que la producción de petróleo de Venezuela caiga un 30% a 600.000 barriles al día en cuestión de meses, según Fernando Ferreira, director de riesgo geopolítico en Rapidan Energy Group. Los datos compilados por Bloomberg muestran que la producción del país en enero aumentó un 22% respecto al año anterior después de que Estados Unidos suavizara las sanciones en octubre, permitiendo a las compañías estadounidenses relacionarse con Petróleos de Venezuela SA, una empresa estatal.

PUBLICIDAD
Francisco Gea, director gerente ejecutivo de Exploración y Producción (E&P) en Repsol SA, a la izquierda, y Pedro Rafael Tellechea, ministro de petróleo de Venezuela y presidente de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA). Fotógrafo: Carlos Becerra/Bloombergdfd

El tribunal superior de Venezuela dictaminó el mes pasado que la candidata presidencial de oposición María Corina Machado no era elegible para ocupar el cargo, desafiando la presión de Estados Unidos para permitirle competir contra Maduro. Estados Unidos respondió imponiendo nuevamente sanciones a las exportaciones de oro y diciendo que podría permitir que una suspensión de las sanciones petroleras caduque en abril si Venezuela no corrige su rumbo.

El ministro de petróleo de Venezuela y jefe de PDVSA, Pedro Tellechea, dijo la semana pasada que el país está “preparado” si las sanciones petroleras se renuevan y que están “abiertos a dialogar” sobre el tema.

VER +
EE.UU. anulará licencia de oro en Venezuela tras la exclusión de candidata opositora

Pero la administración del presidente estadounidense Joe Biden tiene sus propias razones para no poner fin a las sanciones. Un suministro más estable del crudo de la nación sudamericana podría ayudar a mantener los precios mundiales del petróleo y, lo que es más importante, los precios de la gasolina en Estados Unidos. Biden, que potencialmente se enfrenta a una dura campaña de reelección contra Donald Trump, también necesita encontrar formas de frenar el flujo migratorio hacia Estados Unidos, y una economía venezolana más saludable podría frenar las salidas.

PUBLICIDAD

Sin embargo, cuatro ejecutivos de la industria petrolera que hablaron con Bloomberg bajo condición de anonimato dijeron que las tensiones renovadas les hacen pensar si sus inversiones recientes se desperdiciarán. Solicitaron no ser identificados por temor a represalias del gobierno.

Algunas empresas locales habían enviado representantes a Estados Unidos para restablecer las relaciones financieras y comerciales con proveedores estadounidenses. Lentamente, las compañías de servicios petroleros de pequeña y mediana escala estaban avanzando, incluso en posibles importaciones de equipos de construcción.

PDVSA también había realizado compras para sus instalaciones a través de terceros, según una persona familiarizada con el asunto que solicitó no ser identificada al discutir deliberaciones privadas. PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

VER +
Venezuela dice que dejará de aceptar deportados de EE.UU. si le renuevan sanciones

La licencia 44, como se conoce al alivio de sanciones de Estados Unidos, fue visto por las empresas locales como un "impulso positivo para la demanda de trabajo a partir del primer trimestre de 2024, pero aún no se ha cumplido", dijo César Parra, director de la empresa de ingeniería y construcción DICCA. Se necesita trabajo de mantenimiento e inversión en el estado de Zulia, cuna del petróleo de Venezuela, donde opera su compañía.

Desde octubre, cuando se suavizaron las sanciones, National Gas Co., propiedad del estado de Trinidad, y Shell Plc obtuvieron licencias de exportación, mientras que Repsol SA y Maurel et Prom firmaron nuevos acuerdos para aumentar la producción. Delegaciones de Pemex de México, YPFB de Bolivia y Pertamina de Indonesia visitaron el país para revisar asociaciones en el sector de petróleo y gas, aunque no se firmaron acuerdos importantes.

No está claro si estos acuerdos sobrevivirían a la reimposición de sanciones. Trinidad recibió garantías del gobierno de Estados Unidos a fines de enero de que una licencia para un proyecto clave de importación de gas que involucra a Shell y Venezuela se mantendrá, según un informe.

"No nos vemos afectados directamente", dijo el primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, en un informe en el Trinidad Guardian.

Lea más en Bloomberg.com