ESG

EE.UU. racionará el agua del río Colorado por primera vez en medio de la sequía

Los derechos para usar el agua del Colorado se rigen por casi un siglo de acuerdos entre los estados, el gobierno de EE.UU. y México.

El Colorado, que corre 2.330 kilómetros desde las Montañas Rocosas hasta el Golfo de California, es una fuente primaria de agua desde Denver hasta Los Ángeles.
Por Tripp Baltz y David R. Baker
16 de agosto, 2021 | 07:37 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Funcionarios federales ordenaron los primeros cortes de agua en el sistema del río Colorado que sostiene a 40 millones de personas, el último golpe de una sequía de décadas en todo el oeste de Estados Unidos que ha reducido los embalses a mínimos históricos, devastado granjas y que preparó el escenario para incendios forestales mortales.

Ver más: Conflicto de México con empresas energéticas continúa mientras el atractivo de inversión se debilita

PUBLICIDAD

La medida dará un duro revés a los agricultores de Arizona que sufrirán los mayores recortes. Las entregas de agua a Nevada y México también caerán bajo un sistema forjado en 2019 por las comunidades que dependen del río. Y con la posibilidad de que se avecine otro invierno seco del fenómeno La Niña, podrían seguir más reducciones.

“Al igual que gran parte del oeste, y en todas nuestras cuencas conectadas, el río Colorado se enfrenta a desafíos sin precedentes y acelerados”, dijo en un comunicado de prensa Tanya Trujillo, subsecretaria de Agua y Ciencia del Departamento del Interior de EE.UU. “La única manera de abordar estos desafíos y el cambio climático es utilizar la mejor ciencia disponible y trabajar cooperativamente en los paisajes y las comunidades que dependen del río Colorado”.

PUBLICIDAD

Ver más: Ya hay suficiente gas de efecto invernadero para calentar el planeta a 1,5°C

El Colorado, que corre 2.330 kilómetros desde las Montañas Rocosas hasta el Golfo de California, es una fuente primaria de agua desde Denver hasta Los Ángeles, mientras que también irriga los cultivos y suministra plantas hidroeléctricas. De hecho, se saca tanta agua del Colorado, que rara vez llega a su delta histórico en el Golfo de California, incluso en años relativamente húmedos.

Y esos años han escaseado a medida que una “megasequía”, un período seco de longitud y severidad inusuales, se apodera de Occidente. Según la Oficina de Recuperación de Estados Unidos, la cantidad de agua que fluye sin regulación en el lago Powell del río de 2000 a 2020 fue menor que en cualquier otro período de 21 años desde el inicio del embalse.

El nivel del agua en el lago Powell ahora se encuentra a 3.551 pies sobre el nivel del mar, o solo el 32% de su capacidad. En el lago Mead, está a 1.068 pies sobre el nivel del mar, o el 35% de su capacidad.

PUBLICIDAD

Ver más: México se juega su primera sanción comercial bajo el T-MEC si falla la consulta en General Motors

Reducción de las reservas

Ambos embalses están cerca de un punto que alguna vez se consideró impensable, donde el flujo es tan pequeño que las represas hidroeléctricas se ven obligadas a cerrarse. La presa Glen Canyon del lago Powell, por ejemplo, no puede generar electricidad si el nivel del agua cae por debajo de los 3.491 pies.

PUBLICIDAD

Los derechos para usar el agua del Colorado se rigen por casi un siglo de acuerdos entre los estados, el gobierno de EE.UU. y México, conocido colectivamente como la Ley del Río. La Oficina de Recuperación declaró el lunes una escasez de Nivel 1.

La asignación anual de Arizona se reducirá en un 18% a partir del próximo año. Nevada y la nación de México incurrirán en reducciones de 7% y 5%, respectivamente. (Los otros estados que extraen agua del río son California, Colorado, Nuevo México, Utah y Wyoming).

PUBLICIDAD

La reducción de Arizona será equivalente a la cantidad utilizada por aproximadamente 1 millón de hogares promedio en un año. Los recortes no afectarán a ningún usuario municipal, industrial, comercial o tribal. En cambio, casi todos los recortes caerán en las granjas que reciben su agua del Proyecto Arizona Central.

Ver más: Con nueva urgencia, los científicos del clima recomiendan la eliminación del carbono

PUBLICIDAD

El racionamiento probablemente será el más afectado en el condado de Pinal, donde los agricultores tienden a tener los derechos de agua más recientes. Las granjas allí tendrán que dejar que las tierras se vayan en barbecho o depender de las aguas subterráneas que ya están sobre extraída. Si bien Arizona está tratando de amortiguar el golpe mediante la construcción de infraestructura de aguas subterráneas, algunos observadores dicen que los recortes provocarán litigios.

La sequía en el suroeste ha agobiado a los agricultores que necesitan desesperadamente agua para cultivar algodón, maíz, cebada y alfalfa en el desierto. Los agricultores del condado de Pinal han dicho anteriormente que esperaban que las entregas del río Colorado se reducirán a la mitad el próximo año y desaparecieran por completo en 2023.

PUBLICIDAD

Ver más: Tiendanube se convierte en el nuevo unicornio argentino

Si la sequía continúa el próximo año, California podría enfrentar reducciones de suministro: el Estado Dorado debe renunciar al agua cuando el lago Mead cae por debajo de los 1.045 pies.

Esa es una posibilidad fuerte. El Centro de Predicción climática de EE.UU. pronosticó la semana pasada un 62% de probabilidades de que el fenómeno de La Niña en el Océano Pacífico regrese este otoño, su segunda aparición en dos años. La Niña típicamente trae inviernos secos al suroeste. Y si bien la temporada de monzones de verano de este año ha traído tormentas eléctricas frecuentes, no han hecho mella en la sequía.

“La posibilidad de años consecutivos de La Niña siempre está ahí, y los hemos tenido antes”, dijo Park Williams, científico del clima de la Universidad de California en Los Ángeles. “Tener eso después de un período de 21 años donde ha sido mayormente seco está empezando a ponernos contra las cuerdas”.

--Con la asistencia de Brian K. Sullivan y Elizabeth Elkin.

Le puede interesar:



PUBLICIDAD