Finanzas personales

¿Para qué le alcanza la pensión a un venezolano?

Un estudio extraoficial reciente reveló que la inmensa mayoría de personas de la tercera edad en Venezuela está en situación de pobreza. Le contamos.

¿Cómo vive una persona de la tercera edad en Venezuela?
24 de agosto, 2021 | 08:14 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Caracas — A sus 72 años, Luis Cano desempolvó sus equipos de refrigeración y sus herramientas, y ha vuelto a trabajar como técnico en electrónica.

Estoy trabajando dentro de esta pandemia, cuidándome, pero no me queda de otra”, dice a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Con una pensión de 7.000.000 de bolívares (el equivalente a 1,69 dólares, según la tasa oficial de este martes) y un bono “de guerra económica” de 4.000.000 de bolívares (0,9 centavos de dólar), asegura no poder comprar ni un kilo de queso, que ya está costando 12 millones de bolívares.

Ver más: Extraoficial: Venezuela vuelve a registrar inflación mensual de dos dígitos

PUBLICIDAD

Dice que muchos de sus coetáneos, sin embargo, por su avanzada edad o enfermedades crónicas no pueden trabajar.

La ONG venezolana Convite, en su evaluación anual sobre las condiciones de vida y salud de las personas mayores en Venezuela, cuyos resultados fueron presentados en mayo de este año y reimpulsados la semana pasada, lo contabilizó: 72% de las más de 1.200 personas mayores encuestadas en cinco regiones de Venezuela no está trabajando, mientras que el otro 28% lo hace de manera informal.

La situación para todos ellos, sin embargo y según Cano, quien es representante del denominado Frente Amplio de Pensionados y Jubilados, es “cada día más crítica”.

Ver más: Maduro promete Navidades “de crecimiento económico” para Venezuela desde octubre

PUBLICIDAD

El 80% de los encuestados por Convite, de hecho, aseguró recibir ingresos que van de menos de un dólar a diez, para todo un mes, mientras la canasta alimentaria, según cifras extraoficiales, pues las oficiales tienen años sin ser publicadas, cuesta 303,8 dólares.

De allí que 95% de los encuestados coincidiera en que es costoso mantenerse en Venezuela. Y, lo que es peor: según la organización, 86,9% de los adultos mayores de Venezuela viven en situación de pobreza.

PUBLICIDAD

Esto los ha llevado a tomar otras medidas, aparte de la del trabajo, como la de reducir las porciones de sus comidas y no consumir proteína animal regularmente (42% de los encuestados), no asistir a chequeos médicos (59%, en lo que iba de año hasta que se publicó el informe) o comprar sus medicinas con dificultad, recurrir a donaciones o adquirir solo algunas de las prescritas (76%).

Ver más: ¿Qué compra un venezolano con un dólar?

PUBLICIDAD

Según el estudio de Convite, la presentación más modesta de medicamentos antihipertensivos tiene un costo que equivale a más de 3 meses de pensión, mientras que la de algún tipo de hipoglucemiante equivale a más de 4 meses de pensión.

¿Pensiones en dólares?

El Frente Amplio de Pensionados y Jubilados que representa Cano ha tenido una solicitud recurrente: pensiones en dólares.

PUBLICIDAD

“Los precios están dolarizados y la economía se está moviendo en dólares (...) Las empresas privadas, lo que producen, sus artículos, toman como referencia el dólar. Tanto pensiones, como salarios, deberían ser también en dólares”, dijo

Ver más: El lujo de comerse una Big Mac en Venezuela

PUBLICIDAD

Cano cita el artículo 91 de la Constitución venezolana, que, entre otras cosas, establece que el Estado debe garantizar un salario mínimo “vital” que tome como referencia el costo de la canasta básica, esa cuyo valor oficial tiene más de 5 años sin ser revelado por el Instituto Nacional de Estadística, y que extraoficialmente se calcula en más de 300 dólares.

En su estudio, Convite estima que, en promedio, las personas mayores necesitan más de 50 dólares para poder cubrir sus gastos mensuales. “La única forma que encuentran para equiparar la brecha entre lo percibido y lo consumido es a través del apoyo de sus familiares. Hasta un 75% de las personas mayores recurren a esta opción”, reza el informe.

Muchos, sin embargo y según relata Cano, se han quedado solos y han caído en estado de depresión, sin poder costear una consulta con un psiquiatra -la más económica, según Cano, cuesta 50 dólares-, ni los antidepresivos que también cuyo valor equivale a unas 4 a 5 pensiones. “Hemos visto con gran rpeocupación cómo muchos hermanos nuestros, en su estado de angustia y desesperación, han acudido a quitarse la vida”, lamentó.

Le puede interesar:

Mercado en Venezuela enfrenta marcas con su versión importada

Venezuela elimina exención arancelaria a productos importados: ¿Qué esperar?

Reconversión en Venezuela: ¿Qué pasará con la hiperinflación?



PUBLICIDAD