Prolongar esa presencia es una condición necesaria para una serie de objetivos estadounidenses interconectados.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la derecha, se reúne con Mustafa Al-Kadhimi, primer ministro de Irak, en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, D.C., Estados Unidos, el lunes 26 de julio de 2021. Biden y Al-Kadhimi tienen previsto anunciar que la misión de combate estadounidense en Irak terminará a finales de año, aunque se espera que Estados Unidos siga teniendo presencia militar sobre el terreno. Fotógrafo: Tom Brenner/The New York Times/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

(Bloomberg Opinión) — Mientras los afganos lidian con el miedo y la incertidumbre tras la retirada militar de Estados Unidos de su país, los iraquíes empiezan a preguntarse si será su turno.

La administración Biden, duplicando y triplicando su énfasis en la defensa de la retirada de Afganistán, ha estado desplegando el actual eslogan, “guerras eternas” en Washington, así como invocando el viejo “interés nacional”. Perseguir lo segundo, según la teoría, requiere terminar con lo primero.

PUBLICIDAD

Irak, donde Estados Unidos ya cumple 18 años de presencia militar, puede parecer otra “guerra eterna”, pero prolongar esa presencia es una condición necesaria para una serie de objetivos estadounidenses interconectados, como preservar la frágil paz del país, proteger a los aliados del Medio Oriente, impedir el resurgimiento del Estado Islámico y contrarrestar la influencia maligna de Irán.

Todo esto es claramente del interés nacional de EE.UU.

PUBLICIDAD

¿Biden verá esto? Esperemos que sí. El presidente tiene un historial de ideas insensatas e imprudentes sobre el Medio Oriente: como senador, apoyó una propuesta de “división suave” de Irak a lo largo de líneas étnicas y sectarias, sin pensar mucho en si los iraquíes querían ser subdivididos de esa manera. Afortunadamente, desde que llegó a la Casa Blanca se ha abstenido de expresar esas opiniones.

A diferencia del caso de Afganistán, en el que el presidente rechazó los argumentos del Pentágono para mantener la presencia militar, parece que se ha convencido de que Irak es un asunto diferente. En lugar de retirar todas las tropas estadounidenses, ha decidido que su misión se transformará y pasará de tener como objetivo combatir a los enemigos a ayudar a los iraquíes a hacer ese trabajo.

PUBLICIDAD

Se trata de una hábil maniobra que permite a Biden y al primer ministro iraquí, Mustafa al-Kadhimi, apaciguar a los respectivos grupos domésticos que claman por una salida total de EE.UU. El presidente estadounidense puede fingir que, aunque no haya devuelto las tropas “a casa”, las ha sacado de la primera línea; y Kadhimi, en vísperas de unas elecciones generales, puede aplacar a las milicias respaldadas por Irán y partidos políticos que quieren que los estadounidenses se vayan.

La continuidad de la presencia militar estadounidense no sólo mejorará las habilidades de los servicios de seguridad iraquíes, sino que también reforzará la moral de los soldados que, al igual que sus homólogos afganos, han llevado durante años gran parte de la carga (y pagado gran parte del costo humano) de la lucha contra los grupos terroristas en su país. Ni siquiera Biden podría acusar a los iraquíes, como hizo vergonzosamente con los afganos, de no estar dispuestos a “luchar por sí mismos”.

PUBLICIDAD

Tampoco podría argumentar que las fuerzas estadounidenses en Irak están en peligro inminente: No hay ninguna fuerza similar a la del Talibán a punto de tomar Bagdad. Eso, también, es en gran parte un testimonio a las cualidades de las fuerzas de combate iraquíes. Fueron ellas, con la ayuda de Estados Unidos, las que recuperaron el territorio perdido ante el estado Islámico, y son ellas las que impiden que los terroristas, aún en libertad, vuelvan a actuar.

Pero la participación estadounidense es crucial para defender al ejército iraquí de otras amenazas. Tener unidades estadounidenses integradas en las fuerzas nacionales iraquíes, especialmente en las de élite, impide que se infiltren y sean tomadas por las milicias respaldadas por Teherán. Los estadounidenses también evitan que las rivalidades sectarias y étnicas dentro de los servicios armados (entre kurdos y árabes, por ejemplo) se salgan de control.

PUBLICIDAD

La presencia militar de Estados Unidos en Irak es también crucial para la consecución de los intereses estadounidenses en un vecindario más amplio. Los kurdos sirios, que han sido aliados en la lucha contra el Estado Islámico, se abastecen a través del norte de Irak. Los kurdos de ambos lados de la frontera han apostado por Estados Unidos y se han visto sacudidos por la retirada de Afganistán.

Otros en el vecindario tienen motivos para celebrar los acontecimientos en Kabul, y esperan que pronto se repitan en Erbil y Sulaymaniyah, las principales ciudades iraquíes-kurdas, y en Bagdad. Hezbolá, por ejemplo, celebraría la retirada de las fuerzas estadounidenses. Sus suministros de armas procedentes de Irán (que permiten al grupo terrorista dominar el Líbano, luchar por el dictador sirio Bashar al-Assad y amenazar a Israel) podrían aumentar considerablemente.

PUBLICIDAD

Como ha señalado mi colega Zev Chafets, la retirada de Afganistán de Biden ya tiene a Israel mirando nerviosamente por encima del hombro. Una retirada de Irak dejaría al aliado más importante de Estados Unidos en el Medio Oriente expuesto a un peligro aún mayor ante el odio implacable de la República Islámica.

Otros aliados en la región, como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, han optado recientemente por cubrir sus apuestas dialogando con Irán, e Irak se ha convertido en su principal intermediario. Las cualidades de Kadhimi como intermediario honesto se basan en su equidistancia con Irán y los Estados árabes. Pero si se quita a EE.UU. de en medio, es muy probable que el primer ministro se convierta en una marioneta de Teherán. En lugar de ser un lugar donde los iraníes y los árabes del Golfo puedan conferir, Irak se convertiría rápidamente en una zona de disputa con efectos desestabilizadores en toda la región.

Incluso una Casa Blanca deseosa de “pivotar” fuera de Oriente Medio debe saber que esto iría directamente en contra del interés nacional estadounidense. Esperemos que Biden no sucumba a sus tendencias imprudentes y mantenga el rumbo en Irak.