Bancos de inversión empeoran sus perspectivas sobre la renta variable de EE.UU.

Morgan Stanley redujo las acciones estadounidenses a infraponderación y las acciones mundiales a ponderación equivalente, citando un “riesgo excesivo” para el crecimiento hasta octubre.

Monitores muestran la información del mercado del S&P 500, en la sede de Morgan Stanley, en Nueva York.
Por Anchalee Worrachate y Abhishek Vishnoi
08 de septiembre, 2021 | 11:45 AM

Bloomberg — Las advertencias de que el incesante aumento de los precios de las acciones estadounidenses va a flaquear son cada vez más fuertes.

Estrategas de Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley y Citigroup Inc. emitieron nuevas misivas sobre la posibilidad de que shocks negativos pongan fin a la racha de ganancias. La propagación de la cepa delta del Covid-19 del virus delta, una débil recuperación del crecimiento mundial o las medidas de los bancos centrales para abandonar los programas de estímulo de la era de la pandemia plantean riesgos.

“Las valoraciones altas han aumentado la fragilidad del mercado”, dijo Christian Mueller-Glissmann, director gerente de estrategia de cartera y asignación de activos de Goldman Sachs, en una entrevista. “Si se produce un nuevo acontecimiento negativo, podría generar shocks en el crecimiento que conduzcan a una reducción rápida de los riesgos”.

Ver más: Goldman baja previsión de crecimiento de EE.UU. a medida que el consumidor “ve un camino más difícil”

PUBLICIDAD

El posicionamiento se ha vuelto ultraalcista, con posiciones long en el S&P 500 que superan en número a las posiciones short por casi 10 a 1. Es probable que la mitad de esas apuestas enfrenten pérdidas con una caída en el índice de tan solo un 2,2%. E incluso una pequeña corrección podría verse amplificada por una liquidación forzada a posiciones long, advirtieron estrategas de Citigroup liderados por Chris Montagu.

Morgan Stanley redujo drásticamente el martes las acciones estadounidenses y pasó a infraponderación, y las acciones mundiales a ponderación neutra, citando un “riesgo excesivo” para el crecimiento a lo largo de las semanas y hasta octubre. Credit Suisse Group AG, mientras tanto, dijo que mantiene una leve infraponderación sobre la renta variable estadounidense debido a razones como valoraciones extremas y riesgo regulatorio.


PUBLICIDAD
Septiembre fue el peor mes del año para las acciones en las últimas dos décadas.

Aunque nadie predice una fuerte venta, una compra compulsiva de acciones durante el verano ha dejado a los inversionistas con demasiada exposición y vulnerables a cualquier indicio de malas noticias. Después de siete meses consecutivos de ganancias en el índice S&P 500, la racha más larga desde enero de 2018, muchos ven que las acciones están listas para un retroceso en septiembre.

“Vamos a tener un periodo en el que los datos van a ser débiles en septiembre, en un momento en el que hay un mayor riesgo por la variante delta y la reapertura de las escuelas”, dijo el estratega de activos cruzados de Morgan Stanley, Andrew Sheets, en una entrevista con Bloomberg TV el miércoles. “Si los datos siguen siendo débiles, las valoraciones del mercado simplemente no se han ajustado como lo han hecho otras partes del mercado”.

Los inversores minoristas se consideran la fuerza clave detrás de las ganancias recientes. Invirtieron casi US$30.000 millones en efectivo en acciones y ETFs de EE.UU. en julio y agosto, la mayor cantidad en un período de dos meses, según JPMorgan Chase & Co. También podrían ser la base que mantenga estable el mercado, siempre que se mantengan las políticas monetarias expansivas, según JPMorgan.

Los inversores minoristas compraron acciones a un ritmo récord durante el verano, impulsando los récords bursátiles

Los inversores minoristas han estado comprando acciones y fondos de acciones a un ritmo tan constante y fuerte que hace que una corrección de acciones parezca bastante improbable”, comentaron los estrategas globales de JPMorgan, incluido Nikolaos Panigirtzoglou, en una nota del 1 de septiembre. “Queda por ver si el próximo cambio de política de la Fed altera la actitud de los inversores minoristas hacia la renta variable”.

Esas actitudes eventualmente serán puestas a prueba por los responsables de las políticas monetarias de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, quienes están sentando las bases para reducir los programas de compra de activos. Aunque los operadores no esperan noticias sobre el inicio de la reducción gradual del estímulo de la Fed hasta noviembre al menos, y un aumento de tasas mucho más adelante, no fue hace tanto tiempo que aumentos de tasas obstaculizaron otro mercado alcista en 2018.

Las señales técnicas también apuntan a una caída, y el impulso y la volatilidad sugieren que la percepción institucional está sobrecalentada, según un análisis de Bloomberg Intelligence.

“El punto clave aquí es que queda muy poco colchón si se producen grandes sorpresas negativas”, dijo Mueller-Glissmann.

Con asistencia de Shoko Oda, Thyagaraju Adinarayan y Ksenia Galouchko.