El metaverso que imagina Zuckerberg será un lugar donde los consumidores puedan jugar, socializar e incluso administrar un negocio, todo dentro de un entorno virtual generado por computadora.

Un trabajador recoge la basura delante del logotipo de Meta, frente a la sede de Facebook el 28 de octubre de 2021 en Menlo Park, California. (Foto de Justin Sullivan/Getty Images)
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — Es “Meta”. Después de una semana de intensa especulación, Mark Zuckerberg reveló un nuevo nombre y logotipo para Facebook arraigado en la ambición del gigante de las redes sociales de desarrollar un mundo digital que reemplazaría la versión actual de Internet.

El metaverso que imagina Zuckerberg será un lugar donde los consumidores puedan jugar, socializar e incluso administrar un negocio, todo dentro de un entorno virtual generado por computadora.

PUBLICIDAD

Ver más: Los retos para consolidar una verdadera economía incluyente en Colombia

De alguna manera, el nombre es acertado. Al final de su discurso virtual, Zuckerberg señaló cómo se inspiró en el origen del término “meta”, que proviene de la palabra griega que significa “más allá”. Para él, sugiere que “siempre hay más para construir”. A juzgar por su presentación, esa sería una evaluación precisa del progreso de Facebook hasta el momento.

PUBLICIDAD
Mark Zuckerberg, director general de Facebook Inc., durante el evento virtual Facebook Connect, en el que la empresa anunció su cambio de marca a Meta.dfd

Zuckerberg no ofreció mucho en términos de desarrollos tangibles de software o hardware. Sí, hubo confirmación de que Facebook estaba trabajando en un nuevo casco de realidad virtual más avanzado y un dispositivo de realidad aumentada, pero eso ya lo sabíamos. En cambio, nos quedamos con la idea de imaginar un nuevo universo digital, en el que los avatares de nosotros mismos, amigos y compañeros de trabajo se mezclan a la perfección gracias a la tecnología aún por desarrollar.

El momento para el cambio de marca es, por supuesto, conveniente. Después del testimonio creíble de la denunciante Frances Haugen ante el Senado sobre los efectos dañinos de Facebook, hay más unidad e impulso en el Congreso para frenar al gigante tecnológico. El cambio de nombre ciertamente podría ayudar a sacar la cobertura negativa de los titulares durante unos días. Pero como táctica de distracción, es poco probable que funcione por mucho tiempo.

PUBLICIDAD

Ver más: Una guía para los líderes del G20 y por qué es tan difícil un acuerdo climático

Los partidarios de Facebook notarán que los miles de millones de dólares que la compañía planea invertir hacen que sea mucho más probable que tenga éxito. Pero incluso una enorme cantidad de dinero no es garantía en tecnología. Por ejemplo, Advanced Micro Devices Inc. ha gastado una fracción de lo que Intel Corp. ha dedicado a la investigación y el desarrollo en los últimos años y aun así ha sido capaz de desarrollar chips de mejor rendimiento.

PUBLICIDAD

Pero lo que podría ser el mayor desafío de la empresa es que no está claro si el público realmente quiere que Facebook gane el eventual metaverso.

Ver más: Día de Muertos 2021: Ciudad de México reanuda desfile y va por récord

PUBLICIDAD

En los últimos años, Facebook ha alienado a algunos usuarios en medio de una serie de escándalos relacionados con la privacidad de los datos y la creciente indignación por los algoritmos que amplifican el contenido perjudicial. Es difícil imaginar que los consumidores, especialmente los más jóvenes que Facebook/Meta espera captar, estén más persuadidos de comprometerse con la visión de la empresa ahora.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.