PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mundo

EE.UU. y China buscan estabilizar sus lazos con cumbre Biden-Xi

Aunque las expectativas de un avance en los temas principales de contención son bajas, un reciente anuncio conjunto sobre el cambio climático demuestra que las dos partes pueden cooperar en algunas cuestiones.

Banderas de Estados Unidos y China.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el líder chino, Xi Jinping, tienen mucho que discutir durante su primera cumbre virtual, desde las sanciones hasta Taiwán, aunque las expectativas de un avance en los temas principales son bajas.

Un funcionario de la administración Biden dijo que Estados Unidos espera que la cumbre virtual, que se celebrará el lunes por la noche en Washington a las 7:45 p.m., dure varias horas, un tiempo que incluye la traducción de ambos líderes en su tercera conversación de este año. Se produce en un momento en el que las dos mayores economías del mundo discuten regularmente sobre el origen del Covid-19, los derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang, y el estatus de Taiwán.

PUBLICIDAD

Aunque estos temas no se van a resolver en la reunión, Estados Unidos dice que quiere poner “barandillas” a la relación para que no empeore. El funcionario estadounidense, que pidió no ser identificado, dijo a los periodistas que Biden presionará a Xi para que se atenga a las normas internacionales establecidas.

Un reciente anuncio conjunto sobre el cambio climático demuestra que las dos partes pueden cooperar en algunas cuestiones. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, dijo el lunes que las relaciones se encuentran en una “encrucijada crítica” y que Pekín espera que vuelvan “a la senda correcta de un desarrollo sano y constante”.

Ver más: Biden y Xi se reunirán lunes con objetivo de aliviar tensión entre EE.UU. y China

PUBLICIDAD

Xi llega a la cumbre en una posición fuerte, tras haber superado la semana pasada un importante obstáculo para asegurarse un tercer mandato como jefe del Partido Comunista el próximo año. Y aunque Biden consiguió la aprobación de un proyecto de ley de infraestructuras clave, las luchas internas de los demócratas y la aceleración de la inflación han mermado su apoyo público un año antes de las elecciones de mitad de mandato.

Para los mercados, cualquier signo de mejora de los lazos bilaterales puede favorecer el sentimiento de los inversores. Pero el efecto podría ser limitado, dada la mayor preocupación por el aumento de la inflación a nivel mundial y el impacto actual de la campaña de “prosperidad común” de Xi para hacer frente a la desigualdad.

Con este telón de fondo, estos son los temas en los que los dos líderes podrían centrarse:

PUBLICIDAD

Comercio

Estados Unidos y China siguen distanciados en cuestiones económicas y comerciales.

Aunque sigue en vigor un acuerdo comercial provisional firmado el año pasado, las dos partes discuten si China lo está cumpliendo. El acuerdo exigía a Pekín cambios en la normativa sobre propiedad intelectual y otras áreas, y tenía objetivos específicos para las compras chinas de productos estadounidenses.

Objetivo incumplido
Las importaciones de China desde Estados Unidos no se acercan al objetivo acordado
Naranja: compras acumuladas de productos manufacturados
Gris: Productos agrícolas
Azul: Productos energéticos

Cálculos de Bloomberg muestran que en los primeros 21 meses del acuerdo, de dos años de extensión, China sólo ha comprado la mitad de los bienes que prometió adquirir. Sin embargo, las exportaciones chinas siguen aumentando y alcanzaron un récord anual en los primeros 10 meses de este año.

PUBLICIDAD

Estados Unidos también ha señalado otras preocupaciones, como el impacto de las “políticas industriales extremadamente robustas y muy efectivas de China en nuestra capacidad de crecimiento, en nuestra capacidad de competir, en nuestra capacidad de prosperar”, dijo la semana pasada la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai. “Esa es una conversación más amplia que creemos firmemente que tenemos que tener”.

Tai está en Asia esta semana con la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, y se reunirá con funcionarios de India, Japón y Corea del Sur. Biden y Xi podrían dar el visto bueno para que se reúnan con sus homólogos chinos ahora o en un futuro próximo.

Transparencia financiera

China se niega desde hace tiempo a que los reguladores estadounidenses examinen las auditorías de las empresas cuyas acciones cotizan en las bolsas de Estados Unidos, alegando motivos de seguridad nacional. Los legisladores estadounidenses afirman que esta resistencia corre el riesgo de exponer a los inversores al fraude, y Estados Unidos ha dado los primeros pasos para una posible exclusión de la lista de algunas acciones chinas.

PUBLICIDAD

Pero Pekín ha señalado más recientemente que está dispuesto a impulsar la cooperación contable transfronteriza. El verano pasado, el regulador de valores chino presentó una propuesta a Estados Unidos para resolver el estancamiento de las auditorías. Y China ha empezado a abrir lentamente su industria financiera a los actores extranjeros.

En agosto, JPMorgan Chase & Co. se convirtió en la primera empresa de Wall Street en obtener aprobación para adquirir la plena propiedad de una empresa de valores en China, justo por delante de Goldman Sachs Group Inc. Sin embargo, muchas empresas estadounidenses, como Visa Inc. y Moody’s Corp., siguen esperando la aprobación. Un resultado positivo en la cumbre podría beneficiar a estas empresas.

PUBLICIDAD
Inundación extranjera
Los inversores extranjeros poseen más de 1 billón de dólares en acciones y bonos chinos
Gris: Acciones chinas nacionales en manos de inversores extranjeros 
Azul marino: Bonos chinos nacionales en manos de inversores extranjeros

Visas

Estudiantes, periodistas, funcionarios y miembros del Partido Comunista Chino han enfrentado restricciones de visado impuestas por ambos países.

A más de 1.000 estudiantes e investigadores chinos se les revocó el visado el año pasado por razones de seguridad nacional de Estados Unidos. La administración Trump también restringió los visados de viaje para los miembros del Partido Comunista chino y sus familiares directos.

China ha contraatacado, con periodistas expulsados del país u obligados a salir y regresar con visados de corta duración. Este es un ámbito en el que los dos líderes podrían decidir una tregua.

PUBLICIDAD

Sanciones y listas negras

Estados Unidos ha sancionado a funcionarios y productos chinos por el trato que Pekín da a los musulmanes uigures en Xinjiang y por la imposición de una ley de seguridad nacional en Hong Kong, lo que ha provocado represalias por parte de China. Pekín también sancionó a funcionarios estadounidenses que “actuaron de forma atroz” con respecto a Taiwán y a empresas estadounidenses por vender armas a la isla autogobernada.

Es poco probable que las partes den marcha atrás con las sanciones y listas negras ya impuestas. Pero Biden ha dicho que quiere que los derechos humanos estén en el centro de su política exterior, y es poco probable que deje pasar la oportunidad de plantear la cuestión a Xi.

Tecnología

Aunque algunas de las medidas más extremas adoptadas en la era Trump (incluyendo la posible prohibición de aplicaciones como TikTok, de ByteDance Ltd.) se han suavizado, Biden sigue teniendo a la tecnología china en el punto de mira. La escasez mundial de semiconductores ha agudizado las tensiones entre Estados Unidos y China en materia de tecnología.

Xi ha dejado claro que quiere que su país sea autosuficiente en tecnologías básicas que han sido dominadas por Estados Unidos. Washington quiere proteger la competitividad de sus propias empresas y está cada vez más atento a que sus conocimientos no lleguen a manos de los militares chinos a través de la transferencia forzada de tecnología o la piratería informática.

PUBLICIDAD

Taiwán

La isla autogobernada supone el mayor riesgo de enfrentamiento entre China y EE.UU. Reclamando a Taiwán como territorio chino, Pekín ha aumentado la presión militar, económica y diplomática, incluyendo el envío de más de 200 aviones a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán en octubre.

Mientras tanto, la política de “ambigüedad estratégica” de Estados Unidos respecto a la defensa de Taiwán ha estado bajo escrutinio después de que Biden dijera que Estados Unidos defendería la isla si China ataca. Funcionarios estadounidenses dijeron después que no ha habido ningún cambio de estrategia. Pero tanto si fue de un error verbal o si la declaración fue deliberada, los chinos prestaron atención, y se espera que Xi pida claridad a Biden.

Ver más: Blinken dice que aliados “actuarían” si China ataca a Taiwán

Juegos Olímpicos

Pekín está a pocas semanas de acoger los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022. Aunque algunos legisladores estadounidenses han pedido que se boicoteen los Juegos, Biden no ha aceptado ese argumento. Es muy poco probable que el presidente estadounidense se plantee asistir a cualquier parte de los Juegos Olímpicos, pero Xi podría tender una rama de olivo invitando al presidente estadounidense.

Con la asitencia de Dong Lyu.

Ver más: Cómo el acuerdo de China con EE. UU. ayudó a evitar el colapso de la COP26

PUBLICIDAD