Estilo de vida

Maldivas tiene más de 100 resorts: aquí es donde deberías hospedarte

Desde los nuevos protocolos hasta los complejos turísticos más novedosos, aquí una guía para ayudar con la planificación de unas vacaciones al idílico país.

Imagen de la isla Boduhithi.
Por John O'Ceallaigh
05 de diciembre, 2021 | 11:00 AM

Bloomberg — Todos los clichés que has escuchado sobre las Maldivas son ciertos. Sus aguas realmente brillan con un color cian, las playas parecen sacadas de una postal y su incomparable aislamiento ofrece escondites dignos de las estrellas que más atraen a los paparazzi. No es de extrañar que el turismo sea desde hace tiempo fundamental para la economía maldiva: A principios de 2020, representaba el 28% del producto interior bruto y el 60% de los ingresos en divisas del país. Cuando la pandemia hizo colapsar los viajes internacionales, las ramificaciones fueron sísmicas e insostenibles.

La reapertura anticipada de las fronteras -en julio de 2020- fue una medida arriesgada que, según la mayoría de los hoteleros, ha merecido la pena. Desde entonces, Maldivas ha inoculado a aproximadamente el 73% de su población (el personal de los hoteles tuvo prioridad al ser considerados trabajadores de primera línea), y el turismo ha recuperado hasta el 70% de sus niveles de 2019, superando con creces a las Seychelles (con una caída del 61% respecto a sus niveles de 2019) e Indonesia (con una caída del 90%).

El argumento de que el lugar puede lidiar con el Covid-19 ha sido fácil. Las Maldivas reciben viajeros ricos que buscan una experiencia de escape socialmente distanciada; cada resort suele tener su propia isla privada, lo que convierte a cada retiro en un (glamuroso) centro de aislamiento. Como resultado, el desarrollo ha continuado a un ritmo vertiginoso. Desde que comenzó la pandemia se han abierto casi una docena de nuevas propiedades, y son inminentes los debuts de proyectos de gran presupuesto de marcas como Alila y Six Senses. Pronto se abrirá una nueva terminal internacional en el aeropuerto internacional de Velana, en la capital, Malé, que aumentará su capacidad a 7,5 millones de pasajeros al año. (En 2019, un récord de 1,7 millones de turistas visitaron el país).

Todos estos cambios y actualizaciones hacen que planificar un viaje a las Maldivas pueda ser vertiginoso, incluso para los visitantes que ya han estado allí. Desde los nuevos protocolos hasta complejos turísticos aún más novedosos, aquí una guía para ayudar con la planificación.

PUBLICIDAD

Una actualización del escenario actual

Las normas de entrada por el Covid-19 son una de las partes más sencillas de la logística de viaje en las Maldivas. Todos los turistas que llegan deben llenar una Declaración de Salud del Viajero en las 24 horas siguientes a su llegada; en migraciones también deben mostrar una prueba de PCR de Covid-19 negativa realizada dentro de las 96 horas de su vuelo. No se necesitan aplicaciones especiales, pasaportes sanitarios ni confirmaciones impresas. Basta con una simple captura de pantalla.

Lo que plantea complicaciones es desplazarse por las Maldivas. Los vuelos de larga distancia a Malé son abundantes y a menudo asequibles, pero los saltos cortos en hidroaviones -que son difíciles de evitar- pueden complicar los días de viaje y provocar un shock de precios; pueden costar entre US$250 y 400 por trayecto, y a menudo tardan más de lo que sugiere el personal del alojamiento. Aunque el complejo esté a 40 minutos en hidroavión del aeropuerto, el vuelo puede tardar horas en salir y puede dejar huéspedes en varias islas a lo largo del camino. A las propiedades más cercanas al aeropuerto se puede llegar en lancha rápida, pero eso también puede costar cientos de dólares.

Incluso si se está acostumbrado a gastar en vacaciones, prepárese para pagar precios extravagantes, normalmente sin alternativa. En los lugares más lujosos, añadir un masaje, una excursión, un almuerzo y una cena con alcohol puede añadir US$1.000 por persona a los gastos. Prácticamente todo lo que hay en las Maldivas es importado, el alcohol está fuertemente gravado y los hoteles a menudo tienen que cubrir la comida y el alojamiento (junto con las dietas de los vuelos) de muchos miembros del personal.

PUBLICIDAD

Los mejores lugares para alojarse

Por muy idílicos que sean, los más de cien complejos turísticos de las Maldivas pueden parecer un poco... genéricos. Estos seis destacados -algunos completamente nuevos y otros más clásicos- merecen ser diferenciados.

El retiro de bienestar más acogedor: Joali Being

En este retiro llamado “de inmersión en la naturaleza”, que abrió sus puertas a mediados de noviembre, el interior del bosque de la isla se ha dejado intacto. Esto es una rareza entre los complejos turísticos, que suelen segar o al menos cuidar el bosque. Aquí el bosque forma parte de la experiencia tanto como el mar: Los huéspedes pueden seguir un “camino sonoro de descubrimiento” con instalaciones musicales interactivas, visitar el santuario de tortugas del complejo o alquilar un barco de pesca tradicional dhoni para salir al mar.

Todo ello contribuye a un concepto de bienestar holístico que rivaliza con los mejores spas médicos del mundo, aunque en un entorno mucho menos clínico. Los itinerarios se formulan tras una consulta en profundidad, y las actividades se prescriben para tratar cualquier cosa, desde la falta de claridad mental hasta un trastorno del sueño. Los herbolarios de la perfumada botica del hotel crean cosméticos y tés personalizados para tratar las dolencias hormonales; en Flow, el restaurante al aire libre, los comensales se sientan bajo techos de paja de la altura de una iglesia y comen platos adaptados a sus objetivos nutricionales. Sin embargo, éste sigue siendo un lugar en el que su definición de curación es la más importante, ya sea una clase de yoga al amanecer y una vigorosa fisioterapia o unos mimosos masajes y buceo. Habitaciones desde 2.142 $.

El disruptor: Patina Maldives, Islas Fari

En Patina Maldives, las gomitas de jengibre y ginseng con vitaminas se fabrican internamente con una impresora 3D. Las 90 villas tienen piscina privada y paredes de cristal que se retraen en tres lados para fusionar la vida interior y exterior. Los niños de 8 a 12 años disfrutan de clases de buceo gratuitas para aprender sobre el medio ambiente. Y la filantropía está presente en todas las estancias, ya que el 1% de los beneficios brutos de explotación se destina a organizaciones benéficas locales.

Patina, de seis meses de antigüedad, es más innovador por la forma en que actúa como conducto a un destino más amplio. Su ubicación en el complejo Fari Marina -un archipiélago artificial con tres complejos turísticos en islas privadas que flanquean un “núcleo social” central- permite a los viajeros mezclarse con los huéspedes del cercano Ritz-Carlton o del complejo Capella y disfrutar de cualquiera de los 17 restaurantes o de un gran número de tiendas de lujo en la isla principal. Para una dosis de cultura, los viajeros pueden visitar el Skyspace de James Turrell, un pabellón con claraboya que ocasionalmente acoge clases de yoga. De vuelta a su propio oasis, las actividades incluyen clases de tambores folclóricos Boduberu o la plantación de arrecifes de coral en la laguna del hotel. Habitaciones desde US$2.181.

PUBLICIDAD

La isla de la diversión: Finolhu Baa Atoll Maldivas

El estatus de las Maldivas como paraíso de los recién casados hace que los grupos gregarios puedan sentir que estropean la serenidad. Nada de lo que preocuparse en Finolhu Baa Atoll Maldives: desde que la modelo Cara Delevingne y algunos amigos fotogénicos disfrutaron de una estancia de uso exclusivo y mostraron sus travesuras por Instagram, este complejo recientemente renovado se ha hecho un hueco como destino para pasar un buen tiempo. El programa de eventos incluye sets regulares de DJ, actuaciones nocturnas de contorsionistas y fiestas mensuales “Full Moon” en el apartado banco de arena del complejo. Si se planifica en torno al evento lunar, se pueden esperar espectáculos de fuego, cócteles gratuitos y música que se prolonga hasta bien entrada la noche.

Sin embargo, le espera un respiro en las extensas villas del complejo. Con un alegre toque de verde y naranja, están decoradas con faroles en forma de lágrima y tejidos, y a menudo cuentan con piscinas privadas. Habitaciones desde US$520.

El Eco-Resort original: Soneva Fushi

PUBLICIDAD

“Sostenibilidad” no era una palabra que los hoteles utilizaran con frecuencia cuando Soneva Fushi abrió sus puertas en 1995. El respeto por el medio ambiente siempre ha sido parte integrante de este establecimiento pionero, cuyas 72 villas combinan la estética de Robinson Crusoe con la indulgencia sin límites: es posible encontrar un estanque ornamental alrededor de la bañera hundida en el baño exterior de su morada en la playa. El hotel se toma muy en serio las iniciativas ecológicas integradas en todas las facetas de las operaciones y tejidas en la experiencia de los huéspedes. Los visitantes pueden asistir a clases de soplado de vidrio para reciclar las botellas de los complejos turísticos locales, o pueden recorrer los importantes huertos orgánicos de la isla antes de recoger las verduras que se utilizarán para preparar su almuerzo. Otros superlativos de Soneva Fushi son sus recién estrenadas villas sobre el agua, con toboganes, que comienzan en 585 metros cuadrados, entre las más grandes del mundo. Habitaciones desde US$1.780.

El destino de diseño: Cheval Blanc Randheli

PUBLICIDAD

Parte de la colección de hoteles Cheval Blanc de LVMH -sólo hay cinco propiedades de este tipo en el mundo-, Randheli es conocido por el diseño ejemplar de sus 45 vastas villas, concebidas por el experto en hoteles de ultra lujo Jean-Michel Gathy. Cada una de ellas está dividida por altos paneles de roble giratorios y llena de muebles de ratán y nácar. Todo es de gran calidad; incluso el aroma de cardamomo y madera de árbol de leña característico del complejo fue creado por el zar de los aromas de Dior. Muchas cosas podrían confundirse con el telón de fondo de una sesión de fotos de moda: La piscina principal de forma cuadrada, con sus brillantes baldosas de color verde esmeralda, está flanqueada por una simetría de palmeras; el spa ocupa su propia isla privada, con pabellones de meditación frente a una laguna de cristal. Y bajo las brillantes lámparas de cristal de Le 1947, los comensales disfrutan de atún rojo local con milhojas de patata y creme brulée de vainilla con maracuyá y hierba de limón. Al tratarse de LVMH, también hay oportunidades de comprar productos exclusivos de boutiques de la talla de Orlebar Brown y Hublot. Habitaciones desde US$2.200.

El pináculo del all-inclusive: Kudadoo Maldives Private Island

El eslogan de Kudadoo, “Cualquier cosa, en cualquier momento, en cualquier lugar”, es una invitación literal a disfrutar de indulgencias en las 24 horas del día. Basta con decir una palabra para que los ilimitados cruceros de observación de delfines y los safaris en moto acuática se combinen con tratamientos de spa ininterrumpidos, mientras los mayordomos organizan cenas al atardecer con vino espumante y sashimi en un banco de arena aislado. Todo está incluido en la tarifa nocturna -las habitaciones cuestan a partir de US$3.800- y sí, hay masajistas de guardia en mitad de la noche.

PUBLICIDAD

Lo curioso, sin embargo, es que muchos huéspedes simplemente se lo toman con calma, sus caprichos tal vez amortiguados por el entorno intrínsecamente relajante. Las 15 enormes villas con piscina sobre el agua de Kudadoo ofrecen una clase magistral de minimalismo de inspiración japonesa, todas de cedro sin barnizar y con camas con dosel elevadas para tener una mejor vista del océano. Ningún otro complejo de todo incluido alcanza este nivel de excelencia y ambición, por lo que Kudadoo se ha consolidado rápidamente como un clásico, a pesar de haber abierto apenas un año antes de la llegada de Covid-19.

Sin embargo, si el lujo del todo incluido significa simplemente eliminar el impacto de la factura, existe otra opción: Las habitaciones del Constance Moofushi son sencillas, pero la extensa playa de arena suave y el colorido arrecife de la casa cuestan unos US$650 por noche. Es el tipo de secreto que hace posible volver a las Maldivas una y otra vez.

Le puede interesar: