Actualidad

Próximo hogar de Maxwell será una prisión y no es ningún hotel de lujo

Si a Maxwell le dan una pena más alta de lo que le corresponde, es probable que acabe en una prisión de mediana seguridad, dijo una experta.

Maxwell
Por Bob Van Voris y Chris Dolmetsch
30 de diciembre, 2021 | 03:08 PM

Bloomberg — Los días de la alta sociedad de Ghislaine Maxwell han terminado, ya que se enfrenta a años en una prisión que probablemente será más dura que la llamada “Camp Cupcake”, donde cumplió sentencia Martha Stewart.

Maxwell, la exnovia de la alta sociedad del desprestigiado financiero Jeffrey Epstein, fue condenada el miércoles por cinco cargos relacionados con abusos sexuales, incluido el cargo más grave de tráfico sexual de menores, que conlleva una pena máxima de 40 años.

Debido a que fue condenada por delitos sexuales, Maxwell no será asignada a un campo penitenciario de mínima seguridad como el de Alderson, Virginia Occidental, que albergó a Stewart, con sus viviendas tipo dormitorio y su limitado cercado, según el consultor de prisiones Justin Paperny. Alderson ha sido llamado “Camp Cupcake” por los críticos que lo señalan por sus condiciones cómodas y actividades que incluyen “relajación progresiva”.

PUBLICIDAD

Si a Maxwell le dan una pena más alta de lo que le corresponde, es probable que acabe en una prisión de mediana seguridad, según Paperny, que dirige White Collar Advice, que asesora a clientes que se enfrentan a la cárcel.

“Probablemente esté en estado de shock ahora y lo estará durante algún tiempo”, dijo Ingrid Lederhaas-Okun, una exejecutiva de Tiffany & Co. que pasó 10 meses en Alderson después de admitir que había robado en la empresa. “Con un asesoramiento adecuado puede hacer que su condena sea productiva si se centra en devolver, es decir, en ayudar a los demás y en asumir toda la responsabilidad de sus actos”.

El abogado de Maxwell dijo a última hora del miércoles que apelará el veredicto. El juez del juicio de Maxwell no fijó una fecha de sentencia para la acusada, que todavía se enfrenta a un juicio por dos cargos de perjurio. Ese juicio aún no tiene fecha.

PUBLICIDAD

La decisión de dónde alojar a Maxwell corresponderá a la Oficina Federal de Prisiones. La Oficina no hace comentarios sobre casos individuales, pero los factores que se tienen en cuenta a la hora de asignar a los reclusos son “la seguridad y la supervisión que requiere el recluso, las necesidades médicas o de programación, las medidas de separación y seguridad para garantizar la protección de los reclusos y otras consideraciones, como la proximidad a la residencia de liberación del individuo”, según el portavoz Donald Murphy.

Los reclusos de los centros de mayor seguridad suelen estar confinados en celdas en lugar de en habitaciones y soportan procedimientos de seguridad más intensos. Estas prisiones suelen albergar a personas condenadas por delitos más graves, con penas de prisión más largas y más propensas a la violencia.

Aun así, cualquier lugar al que vaya será probablemente una mejora respecto a la cárcel federal de Brooklyn en la que ha estado recluida desde que fue acusada, en julio de 2020, de ayudar a Epstein a abusar sexualmente de niñas menores de edad. Antes de su condena, Maxwell, hija del magnate británico de los medios de comunicación Robert Maxwell, presentó numerosas quejas sobre sus condiciones en el Centro de Detención Metropolitano, una cárcel que los investigadores federales han considerado entre las peores del Sistema Penitenciario de Estados Unidos.

“Está soportando posiblemente la peor y más sucia prisión del país”, dijo Paperny. “Dondequiera que cumpla su condena le parecerá Disneylandia comparado con donde está ahora”.

Todo ha sido un giro sorprendente para Maxwell, que fue detenida en una millonaria finca de 156 acres en New Hampshire, y poseía una casa adosada en Nueva York que se vendió en 2016 por unos US$15 millones, así como una casa en Londres en Belgravia.

Los investigadores federales descubrieron que los prisioneros del MDC han sido golpeados, violados y mantenidos en condiciones inhumanas. Maxwell se ha quejado de estar recluida en régimen de aislamiento, bajo vigilancia las 24 horas del día, y de ser despertada cada pocas horas cada noche. Dijo que las condiciones la dejaban exhausta e incapaz de ayudar adecuadamente a preparar su defensa.

PUBLICIDAD

De los 157.500 reclusos que hay actualmente en el sistema penitenciario federal, menos de 11.000 (alrededor del 7%) son mujeres, según la Oficina de Prisiones. De sus 122 centros penitenciarios en EE.UU., sólo 29 albergan mujeres, y 11 de ellos son centros de reclusión de corta duración como el MDC, donde Maxwell estaba recluida para el juicio.

Su futuro hogar se basará en la clasificación que reciba de los funcionarios federales de prisiones, dijo Jack Donson, un consultor de prisiones que trabajó para la Oficina de Prisiones durante más de 23 años. Eso dependerá, en parte, de la duración de su condena y de la determinación por parte de las autoridades penitenciarias de si Maxwell, que tiene la nacionalidad estadounidense, británica y francesa, presenta un riesgo de fuga.

Si Maxwell recibe una sentencia más permisiva, podría dirigirse a la prisión federal de baja seguridad de Danbury, Connecticut, conocida por albergar a la autora de “Orange is the New Black”, Piper Kerman, y a la estrella de la telerrealidad Teresa Giudice, dijo Paperny.

PUBLICIDAD

Pero Donson dijo que la Oficina probablemente asignará a un convicto famoso como Maxwell a una instalación de seguridad alejada de una ciudad importante, lo que hace que la prisión de Danbury, no muy lejos de Nueva York, sea menos probable.

“Nunca la van a poner cerca de Nueva York o en cualquier lugar donde haya periodistas acampando en la carretera”, dijo.

PUBLICIDAD

Las diferencias entre un campamento de mínima seguridad y una institución correccional federal de baja seguridad, o FCI por sus siglas en inglés, pueden ser dramáticas, dijo Larry Levine, fundador de Wall Street Prison Consultants, que sirvió más de 10 años en una prisión federal y ahora asesora a los delincuentes convictos sobre cómo sobrevivir al encarcelamiento.

Los campos suelen tener una proporción relativamente alta de delincuentes no violentos de cuello blanco y la violencia es poco frecuente. La violencia es más probable en los FCI, que pueden albergar a ladrones de bancos, traficantes de drogas y personas condenadas por delitos sexuales. Así, mientras que los campamentos no tienen vallas perimetrales ni seguridad armada, los FCI tienen dos vallas de alambre de púas seguras con seguridad armada itinerante, dijo. Las puertas de las unidades de alojamiento de los campamentos nunca se cierran con llave, lo que contrasta con los FCI, donde los reclusos están encerrados por la noche.

Varios asesores dijeron que la notoriedad de Maxwell y la naturaleza de su delito (ayudar a Epstein a victimizar a chicas adolescentes) pueden convertirla en un objetivo.

PUBLICIDAD

“Si sigue negando que no contribuyó a las acciones emprendidas por ella misma y el señor Epstein, será una paria tanto dentro como fuera de la cárcel”, dijo Lederhaas-Okun, que es consultora de White Collar Advice.

La educación, la riqueza y el antiguo estilo de vida de la jet-set de Maxwell la diferenciarán de la mayoría de los reclusos, dijo.

Aunque Maxwell tendrá una ventaja por su acceso a dinero en efectivo para comida, ropa, maquillaje y zapatillas de deporte que otras reclusas no pueden permitirse, esto “puede provocar celos en los demás”, dijo Lederhaas-Okun.

PUBLICIDAD

Es probable que a Maxwell se le asigne un trabajo, en el que ganará unos míseros 12 ó 14 centavos estadounidenses por hora. “Hágalo y no se queje”, aconsejó Lederhaas-Okun. “Lo peor que podría hacer es quejarse de su situación”.

Con la asistencia de Patricia Hurtado.

Le puede interesar:

Ghislaine Maxwell es declarada culpable en caso de tráfico sexual

Ghislaine Maxwell no es Jeffrey Epstein, dice defensa al jurado

Las reglas en la mansión de Epstein: “No ver ni decir nada”

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD