La caída del uso del dinero en efecto y la aparición de alternativas digitales obliga a las reservas federales a modificar su estrategia. ¿Cuál es la mejor alternativa?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Como cualquier otro gran banco central, la Reserva Federal está preocupada por las consecuencias económicas de la pandemia. Por ahora, su primer orden del día es el manejo de los impactos sin precedentes del suministro. Pero otro tema también llama la atención, aunque de manera más silenciosa. A su debido tiempo, saldrá a la luz, cobrará gran importancia e implicará todos los aspectos de la política de la banca central: ¿Cuál es, exactamente, el futuro del dinero?

Al reflexionar sobre esto, la Fed y sus contrapartes no están liderando una revolución sino tratando de ponerse al día con una. La tecnología ha transformado el sistema monetario en los últimos años y a un ritmo acelerado. El papel moneda está cayendo en desuso a medida que los consumidores se inclinan hacia pagos electrónicos más convenientes, utilizando cuentas bancarias, tarjetas de crédito y otros sistemas en línea.

PUBLICIDAD

Como resultado, independientemente del bitcóin y otras criptomonedas, las economías avanzadas se están quedando sin efectivo. El papel moneda se utilizó en aproximadamente el 40% de las transacciones de los consumidores estadounidenses en 2012. Para 2019, la proporción había caído a aproximadamente una cuarta parte. En 2020, cuando la pandemia impulsó el comercio electrónico y llevó a algunos minoristas tradicionales a rechazar el efectivo, la proporción cayó al 19%.

Esta transición seguramente tendrá muchas ventajas, pero existe un riesgo innegable: incluso si el efectivo ya no es el medio principal para transacciones, proporciona un respaldo valioso. Los reguladores pueden hacer todo lo posible para garantizar que los sistemas de pago privados sean sólidos, pero las cosas aún pueden salir mal y, si esto sucede, la opción de pagar en efectivo proporciona una resistencia adicional crucial.

ADEMÁS: La Reserva Federal se enfrenta a un inquietante paralelismo con 1965

PUBLICIDAD

Una posible respuesta a este dilema son las llamadas monedas digitales de bancos centrales (conocidas como CBDC, por su sigla en inglés). Las CBDC minoristas son efectivo electrónico, mantenido por empresas e individuos en cuentas en el banco central, en una red sólida e independiente y están respaldadas, como el papel moneda, por la plena fe y el crédito del gobierno. Todavía serían vulnerables a (digamos) un cierre de los sistemas de energía y datos, pero a falta de eso, podrían llegar mucho más lejos para llenar el espacio que el efectivo físico liberó.

De hecho, podrían ser una mejora notable. En su función de respaldo monetario, las CBDC podrían utilizarse en una gama mucho más amplia de transacciones, incluido el comercio electrónico. Podrían impulsar nuevos sistemas de pago y aplicar presión competitiva a los operadores tradicionales, aumentando así la eficiencia y reduciendo los costos. También podrían satisfacer la demanda de innovaciones como criptomonedas estables, criptomonedas supuestamente respaldadas por otros activos, sin representar ninguna amenaza para la estabilidad financiera.

Finalmente, las CBDC podrían cumplir un propósito que el efectivo ordinario no puede, al crear un nuevo canal para la política monetaria. En lugar de influir indirectamente en las tasas de interés, al operar con las reservas de los bancos y otras instituciones financieras, los bancos centrales podrían ajustar los intereses que pagan sobre los saldos de CBDC minoristas.

PUBLICIDAD

Por supuesto, todas estas oportunidades conllevan posibles inconvenientes. Las ventajas de una CBDC como sistema de pagos podrían inicialmente ser tan grandes como para acabar con los sistemas existentes del negocio, por ejemplo, en cuyo caso habría menos competencia e innovación. Además, cuanto mayores sean los beneficios percibidos del nuevo efectivo electrónico, será menos probable que las empresas y las personas mantengan papel moneda y depósitos en bancos comerciales. Tal “desintermediación” tendría grandes implicaciones para la forma en que los bancos se financian y podría reducir potencialmente los préstamos de los bancos comerciales o encarecerlos.

Alternativamente, si los bancos centrales optaran por respaldar la oferta de crédito ampliando sus propios balances y canalizando el financiamiento de reemplazo a los bancos comerciales, se verían atraídos cada vez más profundamente hacia decisiones que preferirían no tomar, y sus reclamos de la independencia, ya bajo tensión, parecerían cada vez más dudosos.

Nada de esto será fácil. Una vez en pleno desarrollo, este debate probablemente hará que las cuestiones de política planteadas por la pandemia parezcan sencillas. Pero no habrá forma de evitar la discusión. De una forma u otra, se acerca la sociedad sin efectivo. Los bancos centrales tendrán que decidir si dejan simplemente que eso suceda o si aprovechan la oportunidad de moldear el futuro de las finanzas.

PUBLICIDAD

TE PUEDE INTERESAR

Una Fed más agresiva provoca otro desplome de las acciones de tecnología

Tras el impuesto cripto, el sector cree que el Gobierno evalúa una regulación

PUBLICIDAD

Nayib Bukele es amado por fieles de las cripto, pero no por tenedores de bonos

Editores: Clive Crook, Timothy Lavin.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.