PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Nueva reforma tributaria en Venezuela llega a la par de un crecimiento en el sector privado

El sector privado tuvo una leve mejora entre 3,5 y 4% en 2021, de acuerdo a Fedecámaras, que cuestiona la aplicación del IGTF sin la debida consulta

Compradores en un centro comercial en Caracas a propósito del Black Friday
09 de febrero, 2022 | 11:07 am
Tiempo de lectura: 2 minutos

Un nuevo impuesto para transacciones en dólares y criptoactivos se promulgará para ser aplicado en Venezuela a partir del próximo 1 de marzo. La reforma tributaria aprobada por la Asamblea Nacional de mayoría chavista busca, de acuerdo a su exposición de motivos, fortalecer el uso del bolívar y además incrementar la recaudación tributaria. Esto, precisamente, cuando en el país han aumentado los pagos en divisas.

Entre un 60% y 70% es el estimado que se maneja desde la principal institución empresarial del país, Fedecámaras, para las transacciones en dólares durante el último año en Venezuela. La hiperinflación en bolívares ha sido la causante de que el dólar, pese a que registró estabilidad desde mediados de 2021, se haya fijado casi como principal método de pago.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Claves sobre el IGTF en Venezuela tras su aprobación en segunda discusión

Esto bien lo sabe y reconoce la administración de Nicolás Maduro, que ahora pone en marcha este marco tributario, el que fue criticado por el presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández Gallardo, en una conferencia de prensa el pasado martes.

PUBLICIDAD

Fernández cuestionó que la consulta para la aprobación de esta reforma de la ley de Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) no tuviera lugar y que además genere solo incertidumbre en el ciudadano común, que a su juicio, verá incrementado el costo de sus transacciones, al hacerlas en moneda extranjera.

Para Fedecámaras, el instrumento legal va en contrasentido de un fructífero desarrollo económico, cuando se toman en cuenta los obstáculos que atravesaron las empresas durante la pandemia y de los que hoy apenas vienen recuperándose para restablecer sus patrimonios.

La organización que concentra y defiende los derechos de las principales empresas privadas en Venezuela, se refirió en ese sentido al crecimiento que tuvo el sector privado en 2021, entre el 3,5% y 4%, cifra que podría continuar subiendo este año, y se atribuye en gran medida a esa dolarización parcial de algunos sectores.

En diciembre, el presidente de Fedecámaras aseguraba que esta mejora se había dado en sectores como alimentos, medicinas y cuidado personal, precisamente por el esfuerzo de dar ingresos en dólares, permitiendo que los empleados obtuvieran mejores salarios y gastaran igualmente en divisas.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Más de 70% de salarios sector privado de Caracas se pagan en dólares

La Constructora Sambil, con más de 60 años en Venezuela, reveló a principios de este año, datos que confirmaban este leve crecimiento, al menos en su círculo. En el Centro Comercial Sambil de Caracas se generó una ocupación total de tiendas durante 2021, posicionando el rubro textil en el primer lugar con 20 nuevos locales, seguido por calzado, alimentos y bodegones.

PUBLICIDAD

Esta recuperación podría estar en juego con la aplicación de medidas como el IGTF, que aunque pareciera querer aprovechar esta leve alza, más bien podría afectar la estabilidad y el futuro de las empresas, con mayores restricciones en el flujo de caja, lo que desincentiva la inversión.

Todos sabemos que hay un gran porcentaje de la economía que hoy se mueve en divisas, eso es positivo, pero debería ser acompañado de otra cosa, ya que se va a tributar por los pagos en divisas, pues facilita un sistema de compensación interbancaria en divisas, facilita la posibilidad de hacer transferencias y estimula el uso del bolívar, se debe reducir la inflación como se viene haciendo, y que haya suficiente circulación de bolívares”, agregó Fernández para Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD