Salud

La era de las restricciones por la pandemia está llegando rápidamente a su fin

Quizá los gobiernos están flexibilizando las medidas sanitarias, pero eso no significa que el Covid-19 ya no pueda causar daños

El Reino Unido ya no solicita prueba de vacunación a los viajantes que lleguen al país.
Por Fergal O'Brien, Tim Loh y James Paton
12 de febrero, 2022 | 04:18 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — La era de las restricciones al coronavirus está desapareciendo, pero eso no significa que el Covid-19 haya desaparecido.

Por ahora, algunos gobiernos se apresuran a eliminar las últimas medidas contra la pandemia, deseosos de reajustar el mundo tras dos años de dramática agitación. Incluso Alemania, que ha sido un país que se ha movido con lentitud, está planeando eliminar las restricciones la semana que viene, a pesar de haber batido récords de contagios diarios.

Las autoridades afirman que los datos y la ciencia están detrás de las decisiones, pero la política, así como el cansancio y la frustración, también se mezclan.

PUBLICIDAD

Si bien el mundo ha cambiado desde principios de 2020 y los nuevos enfoques están justificados, funcionarios sanitarios advierten que el virus sigue formando parte de nuestra realidad. Sigue circulando, podrían surgir nuevas variantes graves o el próximo invierno podría desencadenar otra oleada estacional. Para ellos, los gobiernos parecen estar precipitándose hacia algo cuya meta no es precisamente clara.

Soumya Swaminathan, científica en jefe de la Organización Mundial de la Salud, dice que es “insensato” abandonar ahora todas las precauciones.

Adiós ómicron.dfd

Con la excepción de China, que se aferra a las políticas de Covid-cero, la precaución es difícil de vender después de dos años de restricciones que interrumpieron todo, desde el trabajo hasta las compras y los viajes. Las medidas más severas — cierres económicos — hundieron a las empresas, dejaron a los trabajadores sin trabajo y provocaron un enorme endeudamiento de los gobiernos para apuntalar las economías.

PUBLICIDAD

También es evidente que se trata de mucho más que de dinero. Casi 6 millones de personas han muerto, y el dolor de los deudos se hizo más difícil por las restricciones que separaron a los seres queridos y restringieron los funerales.

La batalla contra la pandemia también ha enfrentado a la política con la ciencia. Alimentó las protestas — como los bloqueos de los camioneros en Canadá por la obligación de vacunarse — y se enredó con las diferencias ideológicas que han profundizado las divisiones en la sociedad.

Jueces ordenan el desbloqueo del Ambassador Bridge en la frontera de Canadá con EE.UU.dfd

“Fue una gran decepción ver el ataque a los científicos y a la ciencia”, dijo Swaminathan en una entrevista para Bloomberg Quicktake. “Se hizo más fuerte en el transcurso de la pandemia, y tiene el potencial de hacer mucho daño”.

El Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, aceleró los planes de flexibilización esta semana, anunciando que las últimas restricciones de Inglaterra terminarían a finales de febrero. Noruega y Dinamarca ya han eliminado la mayoría de las restricciones. En Sudáfrica, donde se identificó por primera vez la variante ómicron antes de extenderse a la velocidad de la luz por todo el mundo, se han eliminado las normas de autoaislamiento.

El Reino Unido ofrece un ejemplo excelente de los múltiples factores que están en juego en este momento, y de por qué a algunos les preocupa que los gobiernos se estén moviendo demasiado rápido.

Es cierto que la tasa de vacunación del país supera el 80%, que más de la mitad de la población ha recibido un refuerzo y que las hospitalizaciones han disminuido considerablemente desde su pico de diciembre. Pero junto con la medida de dar por terminada la pandemia hay acusaciones de que Johnson está tratando de distraer la atención de un escándalo sobre las fiestas que rompieron las reglas del confinamiento y que amenazan su viabilidad como líder.

PUBLICIDAD

Mientras los gobiernos ofrecen a los votantes el atractivo de la normalidad — o de la “libertad”, como a algunos les gusta llamarla —, la ira persiste, y mucho de ella tiene que ver con la vacunación. Francia corre el riesgo de verse afectada por nuevas protestas este fin de semana, similares a las que han perturbado los negocios en Canadá.

Los expertos en salud pública temen que los políticos no hayan aprendido las lecciones de la crisis, en particular las restricciones a la vacunación, y que se vean sorprendidos cuando se produzca una recaída.

“Durante los dos últimos años, hemos desaprovechado la oportunidad de la primavera y el verano, en los que el comportamiento limita la transmisión, para no hacer valer el control que tanto nos ha costado conseguir con los duros cierres”, dijo Stephen Griffin, profesor de virología de la Universidad de Leeds. “Las promesas en torno a que no será necesario aplicar más restricciones en el futuro han resultado ser huecas”.

PUBLICIDAD

Dada la incertidumbre sobre las nuevas variantes del Covid, los posibles picos de infecciones y los riesgos de futuras pandemias, las autoridades deberán estar preparadas, dijo Richard Hatchett, que dirige la Coalición de Innovaciones para la Prevención de Epidemias, con sede en Oslo.

“Es probable que el público pueda disfrutar de una merecida relajación a medida que el ómicron disminuya, pero a los gobiernos les corresponde no olvidar que no sabemos lo que vendrá después”, dijo Hatchett, exasesor de la Casa Blanca, en una entrevista.

PUBLICIDAD

Ampliar las pruebas caseras, mejorar la ventilación de los edificios públicos, aumentar los esfuerzos para rastrear las mutaciones y desarrollar mejores vacunas y fármacos que puedan actuar contra una amplia gama de variantes y otras enfermedades forman parte del conjunto de herramientas.

“La conclusión es que, desde la perspectiva del gobierno, desde la perspectiva de la gestión de riesgos, tenemos que hacer inversiones con la suposición de que podríamos tener un escenario malo”, aunque sea menos probable, dijo Hatchett.

También lee:

PUBLICIDAD