Green

El caso contra las emisiones de metano es cada vez más sólido

La herramienta utilizada es una de las razones por las que subestimamos el impacto que tendrá la reducción de las emisiones de metano

Fosa de metano
Por Akshat Rathi
19 de febrero, 2022 | 06:04 PM

Bloomberg — Una herramienta científica de 30 años ha dado forma a cómo los gobiernos y las empresas miden su huella de carbono. Pero muchos expertos sostienen que el enfoque está causando que el mundo subestime el impacto del metano.

En 1989, en una de las primeras reuniones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), un grupo de destacados investigadores reunidos por las Naciones Unidas, el climatólogo John Houghton solicitó una métrica que estandarizara el impacto de todas las emisiones que calientan el planeta. Esto se debe a que cada gas de efecto invernadero (dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, etc.) permanece en la atmósfera durante diferentes períodos de tiempo, capturando diferentes cantidades de calor del sol.

“Cuando argumentaron que era demasiado difícil, Houghton insistió en que debían hacerlo, porque eran las mejores personas del mundo para hacer esto”, escribió la científica climática Katharine Hayhoe, quien luego se convirtió en autora del IPCC, en un obituario después de la muerte de Houghton en 2020. La herramienta resultante se llamó Potencial de calentamiento global (GWP, por sus siglas en inglés) y permitió una conversión práctica entre otros gases y CO₂.

PUBLICIDAD

En su primer informe que reunió el conocimiento científico sobre el calentamiento global, que editó Houghton, los autores del IPCC escribieron lo siguiente sobre el GWP: “Debe enfatizarse que no existe una metodología universalmente aceptada para combinar todos los factores relevantes en una sola [métrica]… aquí se ha adoptado un enfoque simple para ilustrar las dificultades inherentes al concepto.”

No obstante, ese enfoque simple se convirtió en una metodología universalmente aceptada: una abreviatura conveniente para cálculos complejos que venía con muchas advertencias. La métrica “ha tenido un profundo impacto en la acción climática”, dijo Glen Peters, director de investigación del Centro para la Investigación Climática Internacional.

En 1997, por ejemplo, muchos de los países más ricos del mundo firmaron el Protocolo de Kioto, un tratado destinado a reducir las emisiones de varios gases de efecto invernadero. El acuerdo se centró en créditos que podrían intercambiarse entre países para que las naciones ricas pudieran pagar esencialmente a los mercados emergentes para reducir las emisiones o evitar actividades contaminantes. Fue GWP lo que permitió que esas acciones se convirtieran en tokens comparables basados en CO₂. Una herramienta académica generó miles de millones de dólares de inversión en el mundo real y desde entonces se ha convertido en la base de las políticas climáticas gubernamentales y corporativas en todo el mundo.

PUBLICIDAD

Uno de los mayores usos de GWP es determinar el impacto de calentamiento del metano en la atmósfera. La medida dice que es aproximadamente lo mismo que 29,8 toneladas de CO₂, si se mide durante 100 años. O se trata del equivalente a 82,5 toneladas de CO₂, si se mide durante 20 años. Esas cifras de GWP provienen del informe IPCC más reciente y se han actualizado ligeramente cada vez que el organismo publica un nuevo informe cada siete años aproximadamente.

A pesar de que ha sido ampliamente adoptado, los científicos no han dejado de discutir sobre GWP. Muchos expertos sostienen que la herramienta es una de las razones por las que subestimamos el impacto que tendrá la reducción de las emisiones de metano en la desaceleración del calentamiento global. Esto se debe a que GWP permite diferentes valores de equivalente de CO₂ según el período de tiempo que elija. Si desea que sus emisiones de metano parezcan menos peligrosas, elija el multiplicador de 100 años. Eso es lo que hacen la mayoría de las empresas de petróleo y gas cuando publican estimaciones de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero un nuevo estudio publicado la semana pasada en Environmental Research Letters de investigadores de la Universidad de Stanford argumenta que usar un multiplicador de GWP de 100 años es incompatible con los objetivos establecidos en el Acuerdo de París. Concluyen que, si el mundo quiere mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados, entonces cada tonelada de metano debería representar 75 toneladas de CO₂, significativamente más alto que el GWP de 100 años que se usa a menudo.

Dos semanas antes de eso, un grupo de científicos del clima, incluidos Peters y Michelle Cain de la Universidad de Cranfield, publicaron un artículo de comentario en Climate and Atmospheric Science que fue aún más lejos. Argumentó que los países y las empresas deberían establecer objetivos específicos para los gases, o forzadores del clima, como los llaman los científicos, como el CO₂ y el óxido nitroso que permanecen en la atmósfera durante mucho tiempo, y objetivos separados para gases como el metano y los hidrofluorocarbonos que se degradan con más rapidez.

“Los forzadores climáticos a corto plazo y los forzadores climáticos a largo plazo tienen diferentes impactos”, dijo Cain, profesor de análisis ambiental en la Universidad de Cranfield. “Es bastante sensato tratarlos de manera diferente en la contabilidad de gases de efecto invernadero”.

Si estos objetivos deben agruparse en algún tipo de cifra equivalente de CO₂, deberían aplicar el multiplicador de GWP de 100 años para gases de efecto invernadero a largo plazo como el óxido nitroso y el GWP de 20 años para gases de efecto invernadero a corto plazo como el metano. Eso puede parecer un montón de matemáticas, pero no lo es. Las empresas hacen estos cálculos de todos modos, pero Peters, Cain y otros autores del estudio argumentan que al optar por usar solo el multiplicador de GWP de 100 años, subestiman el daño real causado por el metano.

PUBLICIDAD

El uso de los multiplicadores adecuados también ayudaría a tener el poder de poder reducir las emisiones de metano. La mayor parte del metano en la atmósfera actual se degradará dentro de 20 años y dejará de calentar la Tierra. Eso significa que reducir las emisiones tiene el mismo efecto que eliminar físicamente el CO₂ del aire: no solo retrasará el calentamiento, sino que hará que el planeta se enfríe durante nuestra vida.

Akshat Rathi escribe el boletín Net Zero, que examina la carrera mundial para reducir las emisiones a través de la lente de los negocios, la ciencia y la tecnología.

Con la ayuda de Aarón Clark y Eric Roston.

PUBLICIDAD

Le puede interesar:

Las grandes corporaciones están lejos de cumplir con las metas de cero emisiones

PUBLICIDAD

Estudio valida seguimiento satelital de fugas de metano

Niveles récord de metano empujan la temperatura global al alza

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD