Economía

EE.UU. iniciará revisión de los aranceles a US$300.000 millones de importaciones chinas

El gobierno de Biden no ha dado ninguna señal de planes para eliminar los aranceles, incluso con una inflación que supera el 7% y un aumento de los precios

Banderas de Estados Unidos y China.
Por Eric Martin
05 de marzo, 2022 | 04:00 PM

Bloomberg — La administración del presidente Joe Biden iniciará pronto una revisión del primer grupo de aranceles sobre más de US$300.000 millones en importaciones chinas, necesaria para evitar su caducidad, un proceso que probablemente traerá consigo un nuevo escrutinio de su eficacia, mientras la inflación alcanza su máximo de cuatro décadas.

La evaluación, conocida oficialmente como “revisión de la necesidad”, ha atraído hasta ahora poca atención. Se relaciona con la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974, la ley que el presidente Donald Trump utilizó para golpear a China con los aranceles a partir de julio de 2018.

La ley establece que los aranceles expiran cuatro años después de su imposición, a menos que la oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos analice su efectividad y consecuencias.

PUBLICIDAD

La revisión tiene que producirse en los 60 días siguientes a su posible finalización, que es el 6 de julio para el primer grupo de US$34.000 millones en bienes chinos, y la mayoría expirará en los meses siguientes.

Ver más: Biden dice que combatir inflación es su máxima prioridad; seguirá apoyo a Ucrania

dfd

“Esto no es algo que se pueda ignorar”, dijo Stephen Kho, socio de la oficina de Washington del bufete de abogados Akin Gump Strauss Hauer & Feld LLP, que representa a clientes que han demandado previamente para que se eliminen algunos de los derechos. “No se puede hacer este proceso a medias. La revisión traerá un renovado interés en tratar los aranceles de la Sección 301″.

PUBLICIDAD

La oficina de prensa del USTR confirmó la necesidad de la revisión.

El gobierno de Biden no ha dado ninguna señal de planes para eliminar los aranceles, incluso con una inflación que supera el 7% y un aumento de los precios, desde la energía hasta el trigo, tras la invasión rusa de Ucrania, que ha reducido el suministro de productos básicos.

Trump impuso los aranceles a China como parte de una guerra comercial en la que se impusieron derechos a casi US$500.000 millones en productos enviados entre ambas naciones. A principios de 2020, acordaron el llamado acuerdo de fase uno, en el que Estados Unidos redujo algunos aranceles a cambio de que Pekín se comprometiera a abordar el robo de propiedad intelectual y a comprar US$200.000 millones en bienes energéticos, agrícolas y manufactureros junto con servicios hasta el pasado diciembre.

Biden ha mantenido los aranceles un año después de su presidencia mientras los datos mostraban continuamente que China no cumplía con los compromisos de compra de Estados Unidos. Esto ha aumentado las posibilidades de que los gravámenes se conviertan en una parte más permanente del panorama comercial.

Ver más: EE.UU. y Japón llegan a acuerdo para eliminar aranceles al acero de la era Trump

La Representante Comercial de EE.UU., Katherine Tai, lleva meses dialogando con sus homólogos en Pekín para conseguir que el país cumpla más de sus promesas. Las negociaciones con China no han dado lugar a un gran avance, y el equipo de Biden ve limitada su capacidad para seguir presionando en esas conversaciones.

PUBLICIDAD

Sin una justificación sólida para suavizar los aranceles mientras las tensiones entre EE.UU. y China se agudizan, el equipo de Biden tiene poco espacio político para hacer tal movimiento, incluso mientras busca formas de enfriar la inflación antes de las elecciones de mitad de período en noviembre.

dfd

La dificultad de deshacer la protección

“Siempre es más difícil deshacer la protección comercial que ponerla en marcha”, dijo Wendy Cutler, una negociadora comercial estadounidense de larga data que ahora es vicepresidenta del Instituto de Políticas de la Sociedad de Asia en Washington. El acuerdo de fase uno de Trump no ofrecía “grandes opciones para tomar medidas para que China se adhiera”, dijo.

Las empresas y los legisladores estadounidenses están pidiendo un alivio arancelario. El mes pasado, un grupo bipartidista de 41 senadores instó a Tai a crear un proceso más amplio para excluir algunas importaciones chinas de los aranceles, que según ellos tienen un impacto negativo en las empresas estadounidenses.

PUBLICIDAD

La oficina de Tai buscó entre octubre y diciembre pasados comentarios públicos sobre la conveniencia de restablecer las exclusiones arancelarias de 549 productos procedentes de China.

Cinco meses después de abrir el periodo de comentarios, aún no ha tomado medidas públicas, y el informe anual de la USTR de este mes dice que sigue revisando las propuestas.

PUBLICIDAD

Ver más: Colombia quita arancel a 165 bienes para reducir la inflación: ¿a cuáles?

El año pasado, la administración Biden también estaba considerando una nueva investigación sobre las subvenciones industriales de China en virtud de la Sección 301. Ello podría llevar a recalibrar los aranceles, aumentándolos en los productos que se benefician de las prácticas chinas que Washington denuncia, y reduciéndolos en los insumos que utilizan las empresas estadounidenses.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, reconoció el año pasado que los aranceles los pagan los consumidores estadounidenses, algo de lo que se ha hecho eco más recientemente la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que ha pedido que se restablezcan las exclusiones arancelarias y se amplíe el alcance del proceso de exención.

PUBLICIDAD

Sin embargo, acabar con ellas sin obtener nada a cambio podría dejar a Biden expuesto a acusaciones de ser blando con China, una acusación que ya han hecho algunos republicanos en el Congreso, como el senador Marco Rubio. La AFL-CIO, la mayor federación laboral de Estados Unidos y un grupo de interés demócrata clave, también quiere que los aranceles se mantengan hasta que China cambie sus políticas.

Ver más: China planea alimentar a 80 millones de personas con “arroz de agua de mar”

Si los aranceles se eliminan ahora, “existe un riesgo real de que China perciba que obtiene un mejor trato porque no cumplió con el último acuerdo”, dijo Stephen Vaughn, que fue consejero general de la USTR durante la administración Trump y ahora es socio del bufete de abogados King & Spalding LLP.

PUBLICIDAD

El gobierno de Biden probablemente buscará mantenerlos en su lugar porque eliminarlos lo dejaría abierto a los ataques republicanos, dijo William Reinsch, quien se desempeñó como subsecretario de comercio para la administración de exportaciones en la administración de Clinton.

“No creo que estén enamorados de esta política, pero se han quedado con ella”, dijo Reinsch, ahora asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. “Yo no buscaría un cambio radical”.

Más sobre la guerra en Ucrania:

PUBLICIDAD