Alza general de precios significa estanflación y riesgo de recesión: economistas

Barclays y JPMorgan recortan sus perspectivas de crecimiento y elevan su visión de la inflación

Carne a la venta en la tienda de comestibles Zona Sul en Río de Janeiro, el 17 de diciembre de 2021.
Por Philip Aldrick, Jana Randow, Carolynn Look y Enda Curran
07 de marzo, 2022 | 01:47 PM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — La economía mundial corre un riesgo cada vez mayor de estanflación y, potencialmente, de más recesiones, ya que los precios de los combustibles, los alimentos y los metales se disparan tras la invasión rusa de Ucrania.

Nuevas especulaciones sobre la posibilidad de que los gobiernos impongan sanciones a los suministros energéticos de Moscú catapultaron el petróleo por encima de los US$130 por barril el lunes. Los precios del gas en Europa siguieron incrementándose tras duplicarse la semana pasada, y el trigo se acerca a un récord tras la salida de Ucrania como uno de los principales proveedores mundiales de cultivos. El cobre, el paladio y otros metales también siguen subiendo.

En un momento en que el mundo aún no se ha librado por completo del Covid-19 y las cadenas de suministro se están deshilachando de nuevo, la escalada del costo de las materias primas amenaza cada vez más con un doble golpe al estilo de los años 70 para las empresas y los consumidores, a través de una inflación aún más rápida y una demanda más débil.

Proporción de las importaciones de gas natural procedentes de Rusia, 2020dfd

Lo que está en cuestión es si las economías sufrirán una estanflación (estancamiento económico con aumento de la inflación) o una nueva recesión apenas dos años después de que la pandemia forzara la caída más profunda en décadas. Europa, que utiliza a Rusia para cerca del 40% de sus necesidades de gas, corre un riesgo especial, aunque Estados Unidos y Asia tampoco son inmunes.

PUBLICIDAD

Los economistas de Barclays Plc (BCS) y JPMorgan Chase & Co (JPM) se encuentran entre los que han rebajado las previsiones de crecimiento mundial y las han elevado para los precios al consumo. Ambos esperan que la expansión sea de un punto porcentual menos y la inflación de un punto porcentual más, que antes.

“El aumento de los precios de las materias primas y la mayor aversión al riesgo causada por la invasión de Rusia a Ucrania implican un choque de estanflación”, escribieron en un informe los economistas de Barclays dirigidos por Christian Keller. “Mientras que Europa parece más vulnerable que EE.UU., y el Reino Unido se encuentra en un punto intermedio, China parece la menos expuesta”.

La estanflación agudizaría las compensaciones entre la expansión y la inflación. Los gobiernos están presionados para compensar el dolor mediante un mayor gasto, por ejemplo con subsidios para proteger a los pobres de los altos costos de la energía. Mientras tanto, los bancos centrales tendrán que actuar con cautela, incluso cuando la Reserva Federal de EE.UU. parece estar dispuesta a subir las tasas de interés.

PUBLICIDAD

“La Reserva Federal no tiene más remedio que subir los tasas en marzo, y creemos que seguirá subiendo más allá de eso, a pesar de los riesgos geopolíticos”, dijeron los economistas de Jefferies Aneta Markowska y Thomas Simons en un informe. “Un escenario de 7 subidas sigue pareciendo un caso base razonable”.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte de las “gravísimas” consecuencias económicas de la guerra. Los analistas de Goldman Sachs Group Inc. (GS) estiman que un choque sostenido de US$20 en el precio del petróleo reducirá el Producto Interno Bruto (PIB) en un 0,6% en la zona del euro y en un 0,3% tanto en EE.UU. como en China.

La interrupción de los envíos de gas a través de Ucrania podría reducir el PIB de la zona del euro en un 1%, mientras que la pérdida total de gas ruso supondría un golpe del 2,2%, añaden los economistas. Los economistas consideran que el cierre total de las exportaciones de petróleo ruso a EE.UU. y Europa, que ascienden a 4,3 millones de barriles diarios, reduciría el PIB mundial en 3 puntos porcentuales.

Aparte de Rusia, Ucrania y las economías vecinas del este de Europa, los países de la zona euro son los que parecen estar más amenazados. Basándose en la hipótesis de que los precios de la energía se mantengan en sus nuevos máximos alcanzados el lunes, el modelo interno SHOK de Bloomberg Economics sobre la economía de la zona euro muestra una contracción en el tercer trimestre y una inflación del 6% este año.

Los precios de la energía podrían elevar la inflación por encima del 6%

Aunque la inflación ya está en casi el 6%, el triple del objetivo oficial del Banco Central Europeo (BCE), los funcionarios pueden optar por centrarse en apoyar el crecimiento por ahora. Paolo Gentiloni, Comisario de Economía de la Unión Europea, advirtió la semana pasada que los elevados precios de la energía “probablemente pesarán significativamente” sobre el crecimiento.

“En este momento, nadie sabe exactamente hasta qué punto se verá afectada la economía europea, pero la recuperación posterior a la crisis seguramente se retrasará de forma significativa”, afirmó Erik Nielsen, asesor económico jefe del Grupo UniCredit, en un informe. Ve un riesgo “de estanflación, si no incluso de recesión con inflación”.

Más pesimista aún fue Gilles Moec, economista jefe de AXA Investment Managers, quien dijo que perder un punto porcentual del crecimiento del PIB este año “ahora parece optimista”.

PUBLICIDAD

Aunque Asia se ha desviado en general de la inflación observada en otros lugares, el repentino aumento de los precios de la energía repercutirá en los consumidores de una región que es importadora neta de petróleo, lo que podría afectar a los fabricantes y exportadores.

Los precios al consumo y los costos de producción en Asia se habían acelerado antes de la invasión rusa, y la región es vulnerable al aumento del costo de los alimentos.

“Durante gran parte del año pasado, las presiones sobre los precios se mantuvieron relativamente apagadas”, dijo Frederic Neumann, codirector de investigación económica de Asia en HSBC Holdings Plc. (HSBC) “Las perspectivas cíclicas para 2022, en las que se espera que el crecimiento siga siendo suave, tampoco apuntaban a ninguna prisa por subir las tasas. Pues bien, eso está empezando a cambiar”.

Hay amortiguadores. La variante ómicron del Covid-19 está en retirada, los hogares y las empresas acumularon ahorros durante la pandemia y la mayoría de los mercados laborales se han endurecido. Además, China apunta ahora a un crecimiento de alrededor del 5,5% en 2022, el extremo superior de las estimaciones de muchos economistas.

PUBLICIDAD

Sin embargo, no sería la primera vez que la escalada de los precios del petróleo perjudica el crecimiento mundial. La duplicación del precio del crudo en 1973-74, 1978 y 2007-2008 presagiaron recesiones. Pero, ajustado por la inflación, tendría que superar los US$170 dólares por barril para superar su récord de 2008, según el Banco Nacional de Canadá.

Paul Donovan, economista jefe mundial de UBS Wealth Management, dijo que el resultado global podría parecerse sólo parcialmente a la estanflación de los años 70.

PUBLICIDAD

Aunque los exportadores de petróleo se beneficiarán, hoy en día gastan mucho más que en la década de 1970, lo que apoyará la demanda mundial, dijo. Mientras tanto, los hogares podrían responder bajando la calefacción y el aire acondicionado, y comiendo en casa en lugar de salir a cenar. El descenso de la demanda de los consumidores podría repercutir en los precios, según Donovan.

Las empresas también pueden buscar la eficiencia: Las fábricas de Reino Unido ya están deteniendo temporalmente la producción durante los picos diarios de demanda de energía, y reiniciándola cuando los precios de la electricidad bajan. Además, el mundo depende menos del crudo que antes.

Con el comercio mundial de bienes en niveles récord, el golpe a la demanda de los consumidores podría llevar a un exceso de producción que también repercutiría en los precios, dijo Donovan.

PUBLICIDAD

“No vamos a ver nada tan grave como en los años 70″, añadió.

Con la asistencia de Zoe Schneeweiss.

Le puede interesar:

La estanflación es de lo único que los mercados quieren hablar ahora

PUBLICIDAD

Inflación zona euro alcanza récord y guerra amenaza con subir más los precios

Esfuerzo de evacuación de Ucrania fracasa de nuevo mientras Rusia presiona demandas

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.