Actualidad

Inflación zona euro alcanza récord y guerra amenaza con subir más los precios

Las nuevas proyecciones económicas del bloque se publicarán la semana próxima

Una vendedora ordena los productos en un puesto de verduras en el mercado de Lehel en Budapest, Hungría Fotógrafo: Akos Stiller/Bloomberg
Por Jana Randow
02 de marzo, 2022 | 01:17 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La inflación de la zona euro se aceleró hasta alcanzar un máximo histórico, superando las expectativas, mientras la invasión de Rusia en Ucrania amenaza con hacer que los costos de la energía se disparen a un ritmo aún mayor.

En febrero, los precios al consumidor aumentaron un 5,8% con respecto al año anterior, frente al 5,1% de enero y por encima de la estimación media de los economistas del 5,6% en una encuesta de Bloomberg. Una medida básica que excluye los componentes volátiles también se aceleró, alcanzando el 2,7%.

Las cifras se han dado justo cuando el Bundesbank ha advertido que la inflación alemana podría alcanzar una media del 5% este año. Sin embargo, dijo que todavía no hay señales de que las expectativas a largo plazo se estén desanclando.

PUBLICIDAD

Los mercados no están convencidos. El tipo de la deuda alemana a 10 años protegida contra la inflación cayó hasta nueve puntos básicos al -2,51%, lo que supone un mínimo histórico al cierre. Mientras tanto, la rentabilidad de la deuda alemana a 10 años mantuvo las ganancias, subiendo cuatro puntos básicos al -0,040%, y el euro siguió cotizando cerca de los mínimos desde mayo de 2020.

Nuevo récord
La inflación de la zona euro se aceleró inesperadamente hasta el 5,8% en febrero 
Blanco: Tasa de inflación
 Azul: Inflación subyacentedfd

La energía siguió siendo el principal motor de la inflación, con un análisis de Deutsche Bank (DB) que advierte que el aumento de los precios del petróleo y del gas natural está empujando el euro a la baja y provocando “una espiral inflacionaria viciosa.” El crudo cotizado en la moneda común alcanzó un máximo histórico el martes.

Los datos llegan una semana antes de que los funcionarios del Banco Central Europeo (BCE) se reúnan para fijar la política monetaria, una tarea que se está complicando por el estallido de la guerra al otro lado de la frontera de la región del euro.

PUBLICIDAD

“Todavía hay una presión inflacionista considerable”, dijo el economista principal de Commerzbank AG (CBK), Christoph Weil, que espera que los precios de la energía sigan subiendo en los próximos meses. “Esto significa que el próximo golpe de inflación se avecina ya en marzo. Suponemos que la tasa de inflación superará entonces el umbral del 6%”.

Con Europa en modo de recuperación a medida que la pandemia se desvanece, los responsables de formular políticas mantienen que la reducción de las compras de activos sigue siendo su objetivo. Pero señalan que la decisión de reducir la compra de bonos probablemente se posponga, ya que el objetivo es contener las repercusiones de los combates.

Mucho dependerá de cómo afecte la invasión rusa a la economía de la zona euro, que sigue asolada por la escasez de suministros, las persistentes restricciones por el Covid-19 y la subida de la energía.

Desglose de febrero
La inflación de la zona euro se aceleró más de lo previsto el mes pasado
IPCA de todas las partidas
Alimentos, alcohol y tabaco
Energía
Bienes industriales no energéticos
Serviciosdfd

Las nuevas estimaciones que se publicarán la semana que viene ofrecerán una idea de hacia dónde se dirigen el crecimiento y la inflación. La crisis reducirá la producción entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales este año, según las proyecciones presentadas por el economista jefe del BCE, Philip Lane, la semana pasada.

La colega de Lane en el Comité Ejecutivo, Isabel Schnabel, ha afirmado que la inflación podría acelerarse aún más a corto plazo y que no se ralentizará “tan rápido como habíamos previsto”. También sugirió que el crecimiento de los precios no se ralentizará por debajo del objetivo del BCE del 2% a mediano plazo, una de las condiciones necesarias para que los responsables de formular políticas se planteen subir las tasas de interés.

A menos que Ucrania y Rusia lleguen a un acuerdo de paz en los próximos días, los economistas no esperan una subida este año. Esta semana, los mercados monetarios han retrasado las apuestas sobre la subida de los costes de financiación del BCE hasta 2023.

PUBLICIDAD

Los funcionarios deberían tomarse un tiempo para evaluar a fondo las implicaciones de la guerra antes de continuar con su salida del estímulo, según el miembro del Consejo de Gobierno Olli Rehn, quien dijo a Bloomberg el martes que “la dirección de la normalización sigue siendo, en mi opinión, apropiada”.

-Con la asistencia de Zoe Schneeweiss, Harumi Ichikura, Kristian Siedenburg y Kristine Aquino.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Materias primas alcanzan nuevos máximos mientras operadores evitan compras rusas

Biden dice que combatir inflación es su máxima prioridad; seguirá apoyo a Ucrania

PUBLICIDAD

Invasión rusa empuja a Europa a una nueva era de grandes gastos

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD