Tecnología

Trabajo a distancia, cripto... Las reglas de las firmas TI para contratar talento latino

A medida que el talento se convierte en un factor de competitividad, los latinoamericanos aparecen como una alternativa de bajo costo debido a las divisas de LatAm. Parte 3 de 3

América Latina lidera el ranking de profesionales que solicitan parte de su salario en criptomonedas (52%), dice Deel
07 de marzo, 2022 | 10:03 AM
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg Línea — ¿Cómo pagar a los trabajadores en el extranjero y cómo recibir la paga? Cuando las grandes empresas contratan en el extranjero, suelen tener filiales locales en el país y contratan a las personas como empleados. Pero la mayoría de las empresas contratan a personas en otros países como contratistas o trabajadores freelance.

(Bloomberg Línea explora las nuevas vías para que los latinos consigan nuevos puestos de trabajo en el sector de las TI, en su mayoría trabajando desde su ciudad natal. Por lo tanto, probablemente no haya traslado y quizá no haya muchas ventajas, pero con el valor añadido de salarios competitivos para gastar localmente).

Lea la primera parte aquí: Las empresas extranjeras quieren a los latinos en la tecnología. Estes es el panorama

PUBLICIDAD

Lea la primera parte aquí: Firmas internacionales a la caza de latinos en tecnología. Así es como se acercan a ellos

“Son parte del equipo a tiempo completo, tienen vacaciones, a veces incluso reciben dinero extra para el seguro médico, pero legalmente hablando están contratados como contratistas”, explica Alexander Torrenegra, un emprendedor e inversor colombiano-estadounidense que escribió “Remoter: the why-and-how guide to building successful remote teams”. (Remoter, así es como se arman equipos remotos de éxito.)

La empresa de servicios de nómina Deel afirma que el avance de las criptodivisas es una realidad, y el principal beneficio a la hora de realizar pagos de este tipo es tener esta contrapartida con los empleados.

PUBLICIDAD

A través de una alianza con Coinbase, Deel ofrece esta posibilidad a los proveedores de servicios que reciben pagos a través de la fintech y les da la libertad de elección para que escojan lo que más les convenga.

“Nuestro objetivo es ofrecer múltiples opciones para nuestra base. No pudimos entrar en los méritos de las desventajas o los riesgos, ya que esta responsabilidad se concentra en nuestro socio.”

De acuerdo con un informe de Deel, América Latina lidera el ranking de profesionales que solicitan parte de su salario en criptomonedas (52%), siendo Argentina, Nigeria y Brasil los países que más impulsan las cifras.

Deel lanzó recientemente la opción de nómina global en criptomonedas para las empresas. Anteriormente, en la plataforma, los contratistas podían retirar un porcentaje de sus salarios en criptodivisas, pero a partir de ahora las empresas también pueden añadir esta opción de nómina en USDC (USD Coin, uno de los stable coins más estables) para pagar a los empleados.

“Elegimos USDC porque es menos volátil y es una moneda vinculada al dólar. Creemos que es un paso más para que la criptodivisa sea más popular y una gran forma de atraer talento para los empleadores”, afirma el unicornio de los pagos.

Deel ya ha superado los mil millones de dólares en pagos. Entre julio y diciembre de 2021, el volumen de contratistas activos en Brasil creció un 241%.

PUBLICIDAD

“Los países latinoamericanos tienen mano de obra cualificada y más barata, por lo que los directivos de las empresas europeas y norteamericanas están dirigiendo muchas oportunidades a esta región, sobre todo cuando se trata de tecnología”, afirma Deel. Según el estudio de datos realizado por Deel, la contratación de profesionales de América Latina por parte de otros países aumentó casi un 300% en el último semestre de 2021.

Según Deel, existe una complejidad fiscal y legal en los contratos y pagos internacionales. Deel dice que cuenta con más de 200 abogados en todo el mundo para garantizar que no haya problemas legales en los pagos de nóminas.

“Automatizamos todo el proceso de pago, eliminando gran parte de la burocracia que conlleva el proceso. Hay varios impuestos para que se realicen los pagos entre países, como el SWIFT y el IOF (impuesto de operaciones financieras de Brasil), pero las empresas que contratan internacionalmente no ven este punto como un problema, ya que ven este movimiento como una inversión.”

PUBLICIDAD

Especialmente para Brasil, Deel tiene un mecanismo de facturación local que permite a los brasileños pagar las facturas en moneda local, lo que, según la firma, genera un ahorro de hasta el 50% en los gastos de las empresas nacionales.

La historia de Estonia en la región

Dependiendo del país, los empleados sacan el dinero del sueldo en las cuentas bancarias localmente o sólo una parte y guardan el resto del dinero en la nube, como en criptodivisas, para no tener que sacar el dinero localmente y pagar impuestos.

PUBLICIDAD

Otros están abriendo empresas en lugares como Estonia que permiten la residencia electrónica. Eso significa que cobran en Estonia y luego se pagan a sí mismos en el país donde viven. “Esto se acaba de inventar”, dice Torrenegra.

Estonia era un país independiente y luego llegó la Segunda Guerra Mundial entre Rusia y Alemania. Estonia fue ocupada por la Unión Soviética. Estonia, por aquel entonces, en los años 60, tenía una posición especial en cibernética. Manejaba toda la unidad de cibernética de la Unión Soviética.

La historia de la investigación en informática antes de Internet empezó en la cibernética, y empezó en Estonia ya a principios de los años 60, según la responsable del programa de e-residencia en Estonia, Katrin Vaga, en una entrevista con Bloomberg Línea. “Se puede decir que tenemos algo de historia en este tipo de educación tecnológica antes de que naciera la World Wide Web, antes de Google, antes de que todo estuviera en auge”.

PUBLICIDAD

Cuando Estonia se independizó en 1991, lo hizo de forma pacífica, ya que la Unión Soviética se derrumbó. “Pero en Europa, somos realmente un micropaís, tenemos una historia muy larga, tenemos nuestra propia lengua única, nuestra propia cultura única, así que tenemos una identidad muy fuerte, pero son 1,3 millones de personas”, dice Vaga. Por eso, el país está haciendo esfuerzos para el programa de e-residencia, especialmente en América Latina. El año pasado, en mayo, Brasil ocupó el puesto 30 entre los más de 170 países que más solicitudes presentaron para el programa estonio y, en poco más de 6 meses, ya ha subido dos posiciones en el ranking. Actualmente, hay 900 brasileños y más de 200 empresas creadas por brasileños en el ecosistema de startups de Estonia.

El año pasado se abrió en São Paulo un nuevo punto de entrega de la tarjeta de residencia electrónica. Es el único punto disponible en América Latina hasta ahora, pero Estonia quiere ampliarlo a la región.

El programa de residencia electrónica nació en 2014. “Todo el mundo en Estonia estaba usando los móviles para hacer todo, con el DNI digital. Pero somos un país pequeño y necesitamos inversores extranjeros y necesitamos bancos, empresas de telecomunicaciones. No teníamos el DNI digital para los extranjeros que vivían en Estonia, e inicialmente, la residencia electrónica ponía la infraestructura del DNI digital a disposición de la gente de fuera”, explicó Vaga.

PUBLICIDAD

Pero, orgánicamente, los brasileños empezaron a solicitar la e-residencia en línea, como un efecto de bola de nieve, el programa empezó a llegar no sólo a los empresarios que ya vivían en Estonia. “La gente decía: ‘Soy ciudadano estonio y nunca he visitado el país. Me gustaría venir y tal vez establecer una empresa en Estonia porque Estonia está en la Unión Europea’”, dice.

Según ella, la visión actual de la e-residencia es hacer que el espíritu empresarial sea accesible, fácil y sin burocracia. “Proporcionamos esta puerta de entrada al mercado de la Unión Europea. Nuestras identificaciones digitales tienen unos estándares de seguridad muy altos en la UE, y son muy seguras.”

La e-residencia es una prestación del gobierno de Estonia en la que los extranjeros pueden crear una empresa, y no hay obligaciones. “Es más bien la posibilidad de que empresarios de todo el mundo puedan crear y dirigir su negocio sin necesidad de ubicación. No importa dónde estén físicamente. Los servicios empresariales de Estonia les permiten hacerlo desde Australia, Brasil. No tienen que venir a Estonia”.

Para Estonia, se trata mucho de poder blando. “Si eres un país muy pequeño con una voz pequeña, esto nos ayuda a importar más en el mundo. Nos ayuda a ser más grandes. Porque la e-residencia es, en cierto modo, una diáspora de gente que es fan de Estonia. Para un país que tiene una tasa de natalidad baja, una población muy pequeña, es un gran valor”.

El país dice que con ello está haciendo crecer su ecosistema de startups y tecnología, y que necesita personas con talento tecnológico y nuevas ideas. “La e-residencia, el visado para startups, todos estos son programas que están atrayendo talento extranjero. No estamos atrayendo a gente para limpiar las casas, estamos atrayendo a los cerebros para la innovación, la tecnología, para hacer nuestra economía más grande y más fuerte.”

El 30% de las startups de Estonia son creadas por e-residentes, y el 20% de todas las nuevas empresas de Estonia al año son creadas por e-residentes. “No es que los impuestos sean más bajos, también depende del perfil de tu empresa. Si tu empresa está en Estonia pero tus clientes están en Brasil, tienes que pagar impuestos en Brasil. Hay reglas internacionales para eso, la residencia electrónica no significa residencia fiscal”, explica.

Construir un país propio con parlamentarios y oficinas públicas es una gran tarea para un país cuya población es menor que la de la ciudad brasileña de Guarulhos. Una de las razones por las que Estonia optó por la vía digital fue que no tenía petróleo, gas ni materias primas. Los jóvenes líderes, al mismo tiempo, buscamos una forma sostenible e inteligente de construir el país.

Estonia pasó a ser un país moderno. “En la banca de Estonia nunca hubo talonario de cheques”, dice Vaga. “Saltamos por encima de ciertos servicios manuales, los establecimos inmediatamente digitales. Tomamos esta decisión muy pronto, que Internet es algo que debe estar disponible para todo el mundo de forma gratuita. Las posibilidades digitales deben estar al alcance de los estudiantes”.

Estonia hizo esfuerzos educativos para lanzar los ordenadores al público. Primero llegaron los bancos a Estonia y empezaron a establecer servicios privados en línea. Estonia tenía fintechs antes de que las fintechs fueran siquiera una jerga. “Era fácil hacer pagos internacionales”.

La infraestructura de seguridad del país está basada en Blockchain. Estonia construyó servicios públicos sobre eso, documentos de identidad, un impuesto electrónico, y la gente podía hacer los impuestos completamente en línea. Todos los servicios estatales son actualmente digitales, excepto el matrimonio y el divorcio.

Los sectores público y privado colaboran para crear un ecosistema que acoja el talento extranjero. Fomentando la innovación, según Vaga. Desarrolladores de Estonia construyeron Skype, y el país también hizo Wise, el unicornio de las remesas. “Wise nació porque el fundador de Wise fue el primer empleado de Skype, es un ecosistema de startups”.

Mientras que países como Estonia creen que este tipo de enfoque también puede traer dinero al país mientras se trabaja a distancia, otros dicen que las empresas y los empleados tienen que pagar impuestos por sus ingresos globales.

“Va a ser casi imposible bloquear la contratación en el extranjero. Siempre se puede crear una filial y esa filial puede contratar gente a distancia. Es una legislación sin sentido en algunos lugares para tratar de proteger a los trabajadores locales remotos que no están visualizando las consecuencias de permitir que las empresas sean competitivas al poder contratar globalmente”, dice Torrenegra.

“La mayoría de la gente abre una empresa en cualquier lugar. El hecho de que yo viva en Estados Unidos no significa que tenga que abrir una empresa en Estados Unidos, puedo abrir una en Estonia. Si vives en Brasil, a veces es más fácil abrir una empresa en las Islas Caimán que abrirla en el país, que tiene regulaciones sobre la contratación de talento remoto. Todo es muy nuevo y los políticos están muy atrasados para ponerse al día con las tendencias”.

También lea:

PUBLICIDAD