Los criptomercados aún tienen muchos enigmas, pero están comenzando a revelar sus secretos

Cripto
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinion — Los criptomercados aún tienen muchos enigmas, pero están comenzando a revelar sus secretos. Los últimos meses de caos muestran para qué sirven bitcoin (XBT) y otros criptoactivos: son herramientas avanzadas de globalización, bienes de lujo para mercados complejos y que funcionan bien, no protecciones contra las depredaciones de gobiernos hostiles.

Una historia común, especialmente popular en los círculos libertarios, ha sido que cuando la inflación se dispara y los gobiernos confiscan la riqueza privada, las criptomonedas serán un refugio vital. Cada vez parece más que esta historia está equivocada.

PUBLICIDAD

En febrero, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, congeló las cuentas bancarias de muchos de los camioneros que llegaron a Ottawa. Esa acción pronto se revirtió, pero el mensaje fue claro: la riqueza de los opositores políticos es vulnerable. Además, los proveedores de pago detuvieron el flujo de fondos donados a los camioneros. Se podría suponer que cripto se utilizaría como alternativa, pero no sucedió.

Desde entonces, la tasa de inflación de precios en los EE.UU. subió al 7,9% , mucho más alta de lo que se esperaba en general hace un año. Dadas las turbulencias en los mercados del petróleo y los cereales, las tasas de inflación europeas también parecen estar a punto de aumentar. Sin embargo, los precios de bitcoin y ether (XET) han bajado radicalmente desde noviembre y más desde principios de marzo.

PUBLICIDAD

Es probable que el ataque de Rusia a Ucrania haya aumentado la posibilidad de una guerra más amplia, que quizás incluya armas nucleares. Sin embargo, esto tampoco ha funcionado en beneficio de las criptomonedas.

Se han aplicado confiscaciones de riqueza a varios oligarcas rusos, sobre todo en Europa y esas políticas parecen ser populares. Sin embargo, un aumento reciente en el precio de las criptomonedas parece ser el resultado de una orden ejecutiva relativamente tolerante del presidente Joe Biden sobre la regulación de las criptomonedas.

PUBLICIDAD

Entonces, en lugar de pensar en las criptomonedas como el último recurso para escenarios totalitarios, del fin del mundo o de “Mad Max” (película apocalíptica), sugiero una verdad más prosaica: el futuro de los activos cripto radica en unirse al establecimiento financiero y regulatorio, no en rebelarse contra él. Si la mayor parte del mundo se va al infierno, eso es bajista para las criptomonedas. Cripto funcionará mejor en conjunto con otras redes financieras, no como sustitutos de ellas.

Piense en algunos de los posibles casos de uso legítimos de las criptomonedas. Tal vez los empresarios construyan un metaverso en línea significativo, que abarque las fronteras nacionales y permita interacciones fructíferas, incluidas las comerciales. Para muchas transacciones, especialmente los micropagos, las transferencias cripto pueden tener más sentido que tratar de procesar todas las operaciones a través de las redes actuales en dólares. Existe al menos la promesa de que las criptomonedas serán más rápidas, más confiables y más seguras.

PUBLICIDAD

En este escenario, las criptomonedas valen más cuando las redes comerciales globales y las conexiones a Internet son estables. En este momento, se están moviendo en la dirección opuesta y, como resultado, el precio de las criptomonedas está cayendo. La realidad es que el mundo de las criptomonedas ha sido un producto globalizado desde el principio.

O considere DeFi, o finanzas descentralizadas . El verdadero potencial de DeFi es prestar a grandes distancias, por ejemplo, enviando fondos a los empresarios más talentosos de África o el sudeste asiático, o, en realidad, Rusia y Ucrania. Al igual que con el metaverso, eso también es un potencial no realizado, pero ha sido y sigue siendo una posibilidad. O imagine cualquiera de las docenas de otros usos productivos de las criptomonedas, tal vez actualmente poco publicitados o inimaginables, al igual que las NFT (por sus siglas en inglés, tokens no fungibles) no eran “una cosa” hasta hace muy poco. Al igual que los préstamos, estos usos sólo verán su mejor y máximo desarrollo en una economía mundial estable y globalizada.

PUBLICIDAD

Es alentador ver a muchas personas haciendo criptodonaciones benéficas a la resistencia en Ucrania. Pero el verdadero futuro de las criptomonedas está en el comercio sostenible, no en las transferencias únicas. Tampoco puedo dejar de notar que el innovador cripto Vitalik Buterin es oriundo de Ucrania. Una Ucrania estable, o Rusia, para el caso, es más probable que produzca empresarios que mejoren el valor.

Para ser claros, este no es un argumento escéptico contra las criptomonedas. Si las criptodivisas son buenas para muchos propósitos diferentes, y no solo para un escenario del fin del mundo, su valor debería expandirse con una economía global más sana y estable. Eso es exactamente lo que indica la caída actual de los precios del mercado de criptomonedas.

PUBLICIDAD

También es importante dejar de lado los escenarios apocalípticos para las criptomonedas. Probablemente nada funcionará bien o tendrá un gran valor en esos mundos.

Algún día, tal vez, aunque ese día parece lejano ahora, las criptomonedas pueden convertirse en otro instrumento financiero aburrido. Cuando llegue ese día, valdrá la pena recordar que, cuando se trata de asuntos económicos, el aburrimiento puede ser exactamente lo que estás buscando.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar