Actualidad

Apuesta de Xi por Putin para enfrentar riesgos de EE.UU. podría aislar a China

La renuencia del Partido Comunista a abandonar a Rusia contiene varios riesgos clave tanto para China como para Xi personalmente

EE.UU. continuó amenazando con consecuencias no especificadas si China brinda apoyo a Rusia, y Pekín insistió en que estaba apoyando las conversaciones de paz mientras culpaba a EE.UU. por desencadenar el conflicto. Foto: Mandel Ngan/AFP/Getty Images
Por Bloomberg News
22 de marzo, 2022 | 07:08 AM

Bloomberg — Xi Jinping apostó a que establecer una amistad “sin límites” con Vladimir Putin podría evitar que Estados Unidos contenga a China. Ahora ese acuerdo amenaza con dejar a Pekín más aislada y sola.

Una llamada telefónica entre Xi y el presidente de los EE.UU., Joe Biden, el viernes pareció no lograr grandes avances. EE.UU. continuó amenazando con consecuencias no específicas si China brinda apoyo a Rusia, y Pekín insistió en que estaba apoyando las conversaciones de paz mientras culpaba a EE.UU. por desencadenar el conflicto.

Hasta ahora, esa dinámica parece estar empujando a más países al campo de los EE.UU.: la Unión Europea s mostró dispuesta a reforzar la advertencia estadounidense a Pekín en una cumbre virtual planificada para el 1 de abril. Mientras tanto, China está luchando para convencer al mundo de que es un jugador neutral, ya que las garantías a las audiencias internacionales se ven socavadas por los mensajes en el país que afirman la asociación entre China y Rusia.

PUBLICIDAD

La renuencia del Partido Comunista a abandonar Rusia contiene varios riesgos clave tanto para China como para Xi personalmente. A corto plazo, podría dañar las relaciones de Pekín con socios comerciales clave cuando aún necesita inversiones y tecnologías clave para alcanzar sus objetivos de desarrollo. Quizás lo más significativo es que podría aumentar la presión sobre Xi y el Partido Comunista si la guerra termina siendo contraproducente para Putin.

“Xi parece sentir que es muy importante tener a Rusia como contrapeso estratégico de EE.UU., tanto diplomática como militarmente”, dijo Julian G. Ku, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Hofstra, que estudia China y el derecho internacional. “Pero si Putin es derrocado, o si Rusia se debilita dramáticamente, esto socava la estrategia básica de política exterior de Xi de afirmar agresivamente los intereses de China contra EE.UU. y otros países”.

Por ahora, Pekín está apoyando la justificación de Rusia para la guerra mientras se distancia de los combates, una posición diseñada para apoyar a Rusia y evitar cualquier sanción estadounidense que pueda dañar la economía china. El enviado de China a EE.UU., Qin Gang, dijo el domingo que China “hará todo lo posible” para reducir la escalada de la guerra y dijo que Pekín no había enviado “armas ni municiones” a ningún bando.

PUBLICIDAD

Pero apenas un día antes, el viceministro de Relaciones Exteriores, Le Yucheng, reiteró la postura de China de que la expansión de la OTAN hacia el este sirvió como catalizador para la guerra de Rusia, una visión articulada durante la cumbre Xi-Putin en Pekín el mes pasado antes de los Juegos Olímpicos. Además, Le equiparó esa política con la estrategia del Indo-Pacífico de EE.UU..

“La estrategia del Indo-Pacífico es tan peligrosa como la estrategia de la OTAN de expansión hacia el este en Europa”, dijo Le al Cuarto Foro Internacional sobre Seguridad y Estrategia a través de un enlace de video. “Si se permite que continúe sin control, traería consecuencias inimaginables y, en última instancia, empujaría la Asia-Pacífico a un pozo de fuego”.

‘Jaque mate estratégico’

Hu Xijin, exjefe de redacción del periódico Global Times, respaldado por el Partido Comunista, explicó por qué China debería quedarse con Rusia en una publicación en Weibo (9898), red social china similar a Twitter (TWTR), donde tiene unos 24 millones de seguidores. Hu no publicó los comentarios en su cuenta de Twitter, donde a menudo defiende las políticas de China ante una audiencia internacional, sugiriendo que estaban destinadas al consumo interno.

Hu Xijin llamó a Rusia el “socio más importante” para que China use su fuerza para obligar a EE.UU. a aceptar la “coexistencia pacífica” con la segunda economía más grande del mundo. Llamó a quienes buscan la reconciliación con EE.UU. “ingenuos”, argumentando que el objetivo final de Washington es que China se polarice y sea “controlada por EE.UU.”, de manera similar a Japón, Corea del Sur y las naciones del sudeste asiático.

Si EE.UU. logra abrir una brecha entre China y Rusia, Rusia se enfrentará de inmediato a un jaque mate estratégico”, escribió Hu Xijin. “En un futuro conflicto entre China y EE.UU., China también enfrentará un juego perdido”.

Puntos de vista censurados

China censuró las opiniones opuestas del destacado investigador respaldado por el estado Hu Wei, vicepresidente del Centro de Investigación de Políticas Públicas afiliado al Consejo de Estado, lo que demuestra el consenso que se está formando en torno a la noción de que Rusia sigue siendo un socio indispensable. Hu Wei había abogado por una clara ruptura con Rusia “lo antes posible”.

PUBLICIDAD

“La principal prioridad de China es hacer los ajustes estratégicos apropiados en consecuencia, cambiar las actitudes estadounidenses hostiles hacia China y salvarse del aislamiento”, escribió en el artículo, que ya no es accesible en China.

El poco frecuente debate sobre cómo debería interactuar China con Rusia se sumó a las señales de que Pekíe se vio tomado por sorpresa por la invasión de Putin, que se produjo poco después de su interacción oficial número 38 con Xi durante una cumbre en persona antes de los Juegos Olímpicos. Si bien ha habido “una narrativa de que Xi fue manipulado por Putin”, es probable que los líderes del Partido Comunista tengan “una fuerte simpatía” por las acciones de Rusia, dijo Joseph Torigian, profesor asistente en American University.

Riesgo para Xi

“Pekín es demasiado escéptico con respecto a las intenciones estadounidenses, y Moscú y Pekín comparten demasiados intereses comunes”, dijo Torigian, quien publicará en el futuro cercano un libro sobre las luchas por el poder en la Unión Soviética y China después de Josef Stalin y Mao Zedong. “Sin embargo, es probable que Washington intente hacer que esa asociación sea lo más costosa posible para Pekín y convencer a la República Popular China de que apoye a Rusia lo menos posible”.

PUBLICIDAD

Xi personalmente tiene mucho en juego en el resultado. Se espera que prolongue su mandato en un congreso del partido que se celebra dos veces por década a finales de este año y ha trazado planes para convertir a China en una potencia mundial líder para mediados de siglo.

Es poco probable que su apoyo a Putin descarrile la apuesta de Xi por un tercer mandato sin precedentes, sobre todo porque ha consolidado el control del partido y solo generaría dudas sobre la propia estabilidad política de China. Pero podría dañar la capacidad de China para remodelar las instituciones globales y provocar que más países desafíen la propia asertividad militar de Pekín.

PUBLICIDAD

“Estar asociado con la invasión fallida de Putin socavará la reputación de China en el extranjero, especialmente en Europa, pero también con sus vecinos inmediatos en Asia”, dijo Ku de la Universidad de Hofstra. “Será más difícil para los chinos generar confianza y buena voluntad, que ya estaban perdiendo”.

Con la asistencia de Colum Murphy.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

Avión caído en China es la primera catástrofe aérea comercial del país en una década

China trabajará para desescalar la guerra en Ucrania, dice embajador

La guerra complica el papel de Rusia en el suministro de productos básicos a China

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD