Green

Biden se arriesga a socavar el objetivo climático con un giro hacia el gas

El impulso de más GNL suscita el desprecio de ecologistas. Biden ha pedido que se abandonen los combustibles fósiles y se elimine el uso de gas natural para 2035

El presidente Joe Biden se dirige a los representantes de los medios de comunicación a su llegada a una cumbre de la Unión Europea (UE) en la sede de la UE en Bruselas el 24 de marzo de 2022.
Por Ari Natter y Jennifer A. Dlouhy
26 de marzo, 2022 | 07:28 PM

Bloomberg — El plan del presidente Joe Biden de sustituir el gas natural ruso que ahora se destina a Europa por suministros procedentes de Estados Unidos y otros lugares está recibiendo el aplauso de la industria de los combustibles fósiles, pero corre el riesgo de socavar su campaña para combatir el cambio climático.

Los funcionarios de la Administración insisten en que las medidas de emergencia anunciadas el viernes no desbaratarán los objetivos climáticos a largo plazo. Sin embargo, está causando roces con los ecologistas, que lo ven como una traición.

“El presidente Biden hizo campaña con objetivos audaces y ambiciosos para hacer frente a la crisis climática y a la injusticia medioambiental”, dijo Kelly Sheehan, directora de campañas de energía del Sierra Club. “Apoyar la presión para ampliar las exportaciones de gas y bloquear décadas de producción de combustibles fósiles está directamente en conflicto con estos objetivos”.

PUBLICIDAD

Biden ha pedido que se abandonen los combustibles fósiles y que se elimine el uso del gas natural en las centrales eléctricas para 2035. Pero ahora la administración está abrazando el combustible en su intento de ayudar a suministrar energía a sus aliados europeos en medio de la invasión rusa de Ucrania.

La asesora nacional sobre el clima de la Casa Blanca, Gina McCarthy, reconoció el jueves que las necesidades energéticas actuales de Europa han tenido prioridad sobre los objetivos climáticos a corto plazo. Preguntada por la forma en que la administración estaba equilibrando ambas cosas, dijo: “En realidad no estamos equilibrando ahora mismo”.

“Ahora mismo, estamos trabajando en un problema de emergencia que la UE y nosotros tenemos sobre los precios de la energía y la seguridad”, dijo McCarthy al margen de una cumbre sobre energías renovables en Washington. “Pero nuestros objetivos siguen siendo los mismos, y eso es la energía limpia”.

PUBLICIDAD

Según el acuerdo anunciado el viernes, Europa obtendrá al menos 15.000 millones de metros cúbicos de suministros adicionales de GNL para finales de año, aunque no está claro de dónde procederá. Los Estados miembros también trabajarán para garantizar la demanda de 50.000 millones de metros cúbicos del combustible estadounidense hasta al menos 2030. El objetivo es trabajar con socios internacionales para ayudar al continente a desprenderse del gas ruso, que representa alrededor del 40% de las necesidades de Europa.

“Nos estamos uniendo para reducir la dependencia de Europa de la energía rusa”, dijo Biden en una conferencia de prensa conjunta con la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien añadió que 15.000 millones de metros cúbicos este año “es un gran paso en esa dirección”.

El acuerdo se basa en las medidas que el gobierno de Biden ya ha tomado para hacer llegar más GNL estadounidense a los aliados de ultramar.

El jueves, la Comisión Federal de Regulación de la Energía dio marcha atrás en un plan para examinar de forma más estricta las emisiones de gases de efecto invernadero incluso de las propuestas de proyectos de exportación de GNL actualmente pendientes. El análisis adicional amenazaba con hacer descarrilar algunos de esos proyectos.

El Departamento de Energía autorizó la semana pasada a Cheniere Energy Inc. a aumentar sus exportaciones a Europa. Y los funcionarios de la administración han trabajado para animar a los compradores de GNL estadounidense a renunciar a algunos cargamentos contratados para que puedan ser desviados a Europa

El gas natural ha presentado opciones difíciles para Biden. Emite aproximadamente la mitad de gases que calientan el planeta que el carbón, una fuente de combustible a la que está desplazando rápidamente. El gas natural es ahora responsable de generar más de un tercio de la electricidad del país, y es abundante en estados políticamente importantes como Pensilvania y Virginia Occidental.

PUBLICIDAD

Pero los ecologistas y los progresistas han presionado para que se prohíba su exportación, argumentando, en parte, que la extracción y el transporte del gas natural crean sus propios problemas medioambientales, como las fugas de metano, un potente gas que calienta el planeta.

Los defensores de la industria argumentan que los suministros estadounidenses se extraen y transportan de forma más sostenible (con menos emisiones de gases de efecto invernadero en general) que los envíos desde Rusia y otros países. Y afirman que el gas natural estadounidense seguirá ayudando a los países en desarrollo a abandonar la energía de carbón incluso después de la transición de la UE.

“A medida que continuamos en nuestro camino hacia un futuro con menos emisiones y apuntamos a las emisiones netas cero para 2050, el gas natural jugará un papel crítico en el cumplimiento de esos objetivos”, dijo la Asociación Americana del Gas y otros grupos en una carta del miércoles a Biden. “Trabajando juntos, creemos que la industria del gas natural será clave para ayudar a esta nación y a nuestros aliados”.

PUBLICIDAD

Los ecologistas imploran a Biden que no sacrifique ahora sus objetivos climáticos agilizando los permisos para las perforaciones, los gasoductos y las instalaciones de exportación de GNL.

“La emergencia climática no va a desaparecer”, dijo Kate DeAngelis, directora del programa de finanzas internacionales de Amigos de la Tierra. “Que un país invada a otro no cambia el hecho de que estos impactos del cambio climático van a seguir ocurriendo”.

PUBLICIDAD

“El presidente Biden se va a arrepentir de haberse puesto del lado de las grandes petroleras y de Wall Street por encima de las comunidades y del clima”, dijo. “Apostar por el gas metano licuado es como conducir por un puente a ninguna parte”.

Los activistas advierten que no hay forma de hacer compatibles los objetivos climáticos de Biden con una infusión a corto plazo de suministro e infraestructura de gas natural. Las inversiones multimillonarias en nuevas instalaciones para convertir el gas en líquido y poder enviarlo a todo el mundo tardan años en amortizarse, y los exportadores de GNL querrán seguir utilizándolas mucho después de que la crisis actual haya remitido.

“La ampliación de las infraestructuras de gas natural es un golpe mortal para el clima”, y el gobierno de Biden “debe rechazar la cínica estratagema de la industria del petróleo y el gas para fijar décadas de dependencia de los combustibles fósiles”, dijo Collin Rees, director del programa estadounidense de Oil Change International. “Construir nuevas infraestructuras de GNL destruiría cualquier esperanza de alcanzar los objetivos climáticos globales y mantener un futuro seguro”.

PUBLICIDAD

Pero Fred Hutchison, presidente del grupo de defensa LNG Allies, dijo que la transición de Europa para dejar de usar todos los combustibles fósiles durará hasta bien entrada la década de 2030, e incluso después, el mundo en desarrollo seguirá usando gas natural.

Las inversiones actuales en exportaciones de GNL “demostrarán ser, en mi opinión, activos muy valiosos que ayudarán al mundo a seguir abandonando el carbón y avanzar hacia un futuro sin emisiones de carbono”, dijo Hutchison.

Con la asistencia de Daniel Moore.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD