El secreto de unas alitas magníficas es una salsa de mantequilla de maní y jalea

La salsa espesa, pegajosa y de color caoba es ridículamente sencilla y muy adecuada para las alitas

Es posible que quiera abusar de la salsa PB&J, como hizo el autor. Fotógrafo: Kate Krader/Bloomberg
Por Kate Krader
27 de marzo, 2022 | 08:07 PM

Bloomberg — Las alitas de pollo tienen una asociación indiscutible con el Super Bowl. Este año, los estadounidenses consumieron 1.420 millones de alitas para el gran partido, incluso cuando los precios subieron (el precio al por mayor era de US$2,61 por libra antes del gran partido, en comparación con el precio medio de cinco años antes de la pandemia, que era de US$1,76).

Pero para algunos dueños de restaurantes, el Super Bowl es sólo el comienzo de la temporada de alitas de pollo. Erin Smith, chef, propietaria y socia general de Feges BBQ, en Houston, se abstuvo de vender alitas a principios de 2022 porque el precio era muy alto.

Sin embargo, fueron tan populares como plato especial para ver el Super Bowl, que las puso en el menú en preparación para March Madness, el torneo de baloncesto de la NCAA. El partido del campeonato femenino es el 3 de abril; el masculino es el 4 de abril y, supuestamente, no quedan brackets perfectos.

VER +
Shaquille O’Neal ofrece su receta ganadora de hot dogs para el Super Bowl

Inmediatamente, Smith empezó a vender 45 kilos de alitas a la semana. La salsa más intrigante es un brebaje de alta intensidad que evoca el favorito de la infancia: mantequilla de maní y mermelada.

PUBLICIDAD

El historial de Smith no sugieren que se trate de alitas de pollo. La oriunda de Houston comenzó su carrera en lugares de alta cocina como Per Se y Babbo en Nueva York. No tenía ninguna experiencia verdadera en barbacoa (o alitas) antes de que ella y su esposo Patrick Feges abrieran Feges BBQ en 2018.

Tres años más tarde, Feges aterrizó en el Top 50 Texas BBQ Joints (mejores 50 lugares para comer al BBQ) de Texas con su segundo puesto. Su menú cuenta con cerdo entero cocinado sobre post-roble, así como platos no tan estándar como la ensalada de col carbonizada y una salsa de barbacoa que utiliza la pasta de chile coreano gochujang. “Incorporamos el humo a muchos de nuestros platos, pero no siempre es una barbacoa directa. Hacemos platos dirigidos por el chef que incorporan el uso de nuestros ahumadores”, dice Smith.

La idea de las alitas de mantequilla de maní y jalea (PB&J por sus iniciales en inglés) se le ocurrió en una fiesta de piscina con otros chefs hace una década, cuando necesitaban una salsa. “Volví corriendo a mi apartamento y regresé con mantequilla de maní y jalea de naranja, que también está bien con las alitas”, dice. “Pensamos que sería la cosa más estúpida que habíamos hecho. No podíamos creer que estuviera tan delicioso”. Desde entonces, Smith ha actualizado la receta con un acompañamiento de mantequilla de cacahuete más tradicional: jalea de uva.

PUBLICIDAD

Haga las alitas y verá. La salsa espesa, pegajosa y de color caoba es ridículamente sencilla y muy adecuada para las alitas, y plantea la pregunta: ¿Por qué no hay más gente que mezcle mantequilla de maní y jalea en una salsa? La clave del plato está en la proporción de los ingredientes. La mantequilla de maní es la fuerza motriz y sugiere la popular salsa tailandesa, mientras que la sriracha aporta calor. La jalea de uva lo endulza y añade una pegajosidad satisfactoria. Luego sólo hay que asar las alitas. Utilice una freidora de aire si tiene una, o incluso mejor, ahúme las alitas como hace Smith para añadir un acento tostado a la carne.

Aunque Smith insiste en que Feges no es un bar de deportes, “proyectamos películas del Lejano Oeste (Wild West) en blanco y negro”, los partidos de baloncesto de la NCAA se emitirán, y espera que las ventas de alitas sigan aumentando. También considera que el aperitivo PB&J es bueno para las fiestas de los Oscar; ella lo verá con un plato de alitas. “Cada vez que alguien dé las gracias a la Academia, me comeré una alita”.

Nota del probador: Smith dice que la salsa es mejor hacerla el día antes de un evento para permitir que los sabores se fundan. La salsa que sobre se puede refrigerar durante tres semanas.

VER +
Una receta de pastel de calabaza de Julia Child para deleitar al público de TikTok

También puede duplicar la cantidad de alitas de pollo si desea servir más.

Alitas PB&J

No hay nada más sencillo que esto. Fotógrafo: Kate Krader/Bloombergdfd

Para 6-8 personas, con la salsa que sobra

¾ de taza (7 oz) de mantequilla de maní cremosa

Jarra de jalea de uva de 17.5 oz

PUBLICIDAD

3 cucharadas de sriracha

2 docenas de alas de pollo y muslitos (aproximadamente 2 libras)

Sal y pimienta recién molida

Aceite vegetal, para cocinar

PUBLICIDAD

Maní tostados picados, para decorar

En un procesador de alimentos, combina la mantequilla de maní, la jalea y la sriracha y mézclalo todo hasta que quede suave (puede haber algunos grumos, dependiendo del tipo de jalea que uses).

PUBLICIDAD

Precaliente el horno a 350F (176C). Mezcle las alas de pollo con aceite vegetal y extiéndalas en una bandeja para hornear con borde. Sazone bien con sal y pimienta. Hornee durante 20-25 minutos, hasta que estén bien cocidas.

Otra opción es: Cocinar las alitas en una freidora de aire según las instrucciones del fabricante. O puede ahumar las alitas hasta que estén bien cocidas, aproximadamente 1 ½ horas, dependiendo del tamaño de las alas.

Deje que las alitas se enfríen ligeramente. En un recipiente poco profundo, mezcle las alitas con la mitad de la salsa y páselas a un plato. Le echas por encima los maníes picados y servir con un poco más de salsa.

VER +
Una galleta pretzel de chocolate gana puntos un día de partido o una noche de cita

Este artículo fue traducido por Andrea González