Cripto

Turquía pide miles de años de cárcel para CEO de plataforma cripto desaparecido

Faruk Fatih Ozer, de 28 años, desapareció desde hace un año, es buscado por Interpol

Una colección de tokens de bitcoin, litecoin y ethereum.
Por Taylan Bilgic
31 de marzo, 2022 | 06:21 PM
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Un fiscal turco está solicitando penas de cárcel de miles de años para los fundadores y ejecutivos de la plataforma de criptomonedas Thodex, un año después de que ésta dejara de operar y su CEO desapareciera.

La acusación contra Thodex, con sede en Estambul, pide penas de hasta 40.564 años para cada uno de los 21 acusados, informó el jueves la agencia de noticias Demiroren.

Entre ellos se encuentra el CEO, Faruk Fatih Ozer, de 28 años, desaparecido desde hace un año. Después de que salieran a la luz imágenes de Ozer en el aeropuerto de Estambul en abril de 2021, los equipos de la policía turca han volado a cuatro países, incluida Albania, en un intento fallido de localizarlo. Ozer sigue siendo buscado con una notificación roja, según el sitio web de Interpol.

PUBLICIDAD

Thodex formó parte del auge de las criptomonedas que atrajo a legiones de turcos que buscaban proteger sus ahorros de la inflación galopante y de una moneda inestable. En una declaración desde un lugar desconocido en abril de 2021, Ozer prometió reembolsar a los inversores y volver a Turquía para enfrentar a la justicia en una fecha posterior.

La acusación dice que las pérdidas totales debidas al colapso de la plataforma ascendieron a $356 millones de liras (US$24 millones), una cifra muy inferior a los US$2.600 millones estimados en un informe de febrero de Chainalysis. En él se afirmaba que Thodex era responsable de cerca del 90% del valor total perdido en todo el mundo por los llamados tirones de alfombra en 2021.

A los acusados se les responsabiliza de establecer una organización delictiva, de llevar a cabo fraude a través de sistemas informáticos y de blanqueo de productos de actividades delictivas, según el informe de Demiroren.

PUBLICIDAD