Cripto

Duerme en un saco de alubias, conduce un Corolla y tiene muchos millones para regalar

Sam Bankman-Fried es el fundador de la bolsa de criptodivisas FTX, y es un multimillonario con una filosofía similar a la de Robin Hood

Bankman-Fried
Por Zeke Faux
03 de abril, 2022 | 07:26 PM

Bloomberg Markets — El Economic Club of New York ha acogido a reyes, primeros ministros y presidentes, así como a Jeff Bezos de Amazon.com Inc. y Jamie Dimon de JPMorgan Chase & Co. Los comentarios de los responsables de bancos centrales ante esta institución de 115 años de antigüedad han movido los mercados. Sam Bankman-Fried, multimillonario de las criptomonedas de 30 años, es probablemente la primera persona que juega a un juego de computadora mientras da una charla.

Como invitado principal una mañana de febrero, Bankman-Fried parecía tan desaliñado como de costumbre, recostado en una silla de gamer con pantalones cortos azules y una camiseta gris que anunciaba su bolsa de criptodivisas, FTX, con su melena rizada aplastada por los auriculares. Está conversando por Zoom desde su oficina en las Bahamas.

Fuera de la cámara, el estropicio de alguien que más o menos vive en el trabajo ensucia su escritorio: billetes arrugados de EE.UU. y Hong Kong, nueve tubos de bálsamo labial, una barra de desodorante, un bote de medio kilo de sal marina con la etiqueta “salero de SBF” y un paquete abierto de garbanzos al estilo korma que almorzó el día anterior. La bolsa de alubias en la que, según su asistente, duerme la mayoría de los días de la semana está tan cerca que prácticamente podría rodar sobre ella.

PUBLICIDAD

Mientras responde a las preguntas sobre cómo EE.UU. debería regular su industria, saca un juego de fantasía llamado Storybook Brawl, elige jugar como “Peter Pants” y se prepara para la batalla con alguien que se hace llamar “Funky Kangaroo”.

“Prevemos un gran crecimiento en Estados Unidos”, dice Bankman-Fried mientras hechiza a uno de los caballeros de su ejército de fantasía.

Negocio en pleno boom | Volumen de intercambio cripto
dfd

La novedad de este tipo de apariciones hace tiempo que ha desaparecido para Bankman-Fried, quien ha declarado ante el Congreso en dos ocasiones desde diciembre. El fin de semana anterior, vio el Super Bowl desde un palco justo delante de la estrella de la NBA Steph Curry, un patrocinador de FTX. También almorzó con la leyenda del baloncesto Shaquille O’Neal y asistió a una fiesta organizada por el director de Goldman Sachs Group Inc. La cantante Sia le invitó a una cena en una mansión de Beverly Hills con Jeff Bezos y Leonardo DiCaprio, donde Kate Hudson cantó el himno nacional y él charló sobre criptografía con la estrella del pop Katy Perry. Al día siguiente dijo a sus 154 millones de seguidores en Instagram, en un aval no solicitado, “im leaving music and becoming an intern for @ftx_official ok” (“renuncio a la música para convertirme en becario de @ftx_oficial, vale?”).

PUBLICIDAD

Bankman-Fried es tan campechano que me deja observar sus seis pantallas por encima de su hombro mientras recibe el tipo de mensajes que la mayoría de los ejecutivos protegen como si fueran secretos de Estado. Esa misma mañana apareció en NPR y se comunicó por email con periodistas de Puck y el New York Times. Su principal estratega en Washington escribió en un momento dado para decir que el senador Cory Booker, demócrata de Nueva Jersey, firmaría su planteamiento preferido sobre la regulación. Bankman-Fried recibió un mensaje diciendo que MoneyGram International Inc. estaba en venta y dedicó unos segundos a considerar si la empresa podía ser una buena apuesta. Un asistente le informó que el director de un banco de inversión estaba en las Bahamas y quería visitarle durante cinco minutos. “Meh”, respondió Bankman-Fried. Esa tarde tenía previsto volar a la Munich Security Conference para reunirse con el primer ministro de Georgia.

Dada la loca velocidad y el riesgo de su ascenso a la cima del mundo financiero, casi todo lo demás debe parecer poco arriesgado en comparación. Hace cinco años, Bankman-Fried trabajaba para una organización benéfica que promovía la idea entonces marginal del “altruismo eficaz”: utilizar el razonamiento científico para averiguar cómo hacer el mayor bien posible a la mayor cantidad de gente. Entonces vio una anomalía en los precios de bitcoin (XBN) que parecía demasiado buena para ser cierta y decidió que, para él, el camino correcto sería ganar toneladas de dinero para regalar. Ahora, Bankman-Fried es una de las personas más ricas del mundo, con una fortuna de más de US$20.000 millones, según el Bloomberg Billionaires Index, después de que los capitalistas de riesgo invirtieran recientemente en FTX y su rama estadounidense con una valoración combinada de US$40.000 millones.

A pesar de toda su riqueza, Bankman-Fried me dice que su filosofía central sigue siendo la misma. Mantendrá el dinero suficiente para llevar una vida cómoda: el 1% de sus ingresos o, como mínimo, 100.000 dólares al año. Aparte de eso, sigue pensando en regalarlo todo, cada dólar, o bitcoin, según el caso. Es una especie de Robin Hood criptológico, que vence a los ricos en su propio juego para ganar dinero para los perdedores del capitalismo. Sin embargo, ahora forma parte de la estructura de poder que causa los problemas que dice querer solucionar. Hace grandes contribuciones políticas e impulsa la agenda de su empresa en Washington. Y hasta ahora ha donado menos a la caridad que lo que ha gastado en los derechos de nombre del estadio de los Miami Heat (costo: US$135 millones en 19 años) y en la emisión de un anuncio en el Super Bowl con el comediante Larry David representando a un criptoescéptico cascarrabias (un aproximado de US$30 millones). No ve ninguna incongruencia; está invirtiendo para maximizar la cantidad de bien que hace, a la larga, incluso si arriesga lo que ya ha ganado en cripto.

Bankman-Fried es, de lejos, la persona más rica que ha surgido del movimiento del altruismo efectivo, y es un experimento mental de un seminario de filosofía universitario que ha cobrado vida. ¿Debe alguien que quiere salvar el mundo amasar primero todo el dinero y el poder posible, o la búsqueda lo corromperá por el camino?

Por la forma en que los compañeros de Bankman-Fried lo describen, parece una extraña especie de monje capitalista. Uno de ellos dice que trabajaba tanto en sus inicios que apenas se duchaba. Otro dice que renunció a las relaciones porque no tiene tiempo. Parece que ve incluso el sueño como un lujo innecesario. “Cada minuto que pasas durmiendo te cuesta X mil dólares, y eso significa directamente que puedes salvar tantas vidas menos”, dice Matt Nass, un colega y amigo de la infancia.

Actualmente, Bankman-Fried vive en Nassau, la capital de las Bahamas. FTX tiene previsto construir un campus para 1.000 empleados con vistas al océano. De momento, su sede está en un edificio de una sola planta con tejado rojo, cerca del aeropuerto. Los escritorios siguen etiquetados con nombres escritos en notas adhesivas, como si las aproximadamente 60 personas que trabajan allí no hubieran tenido tiempo de deshacer las maletas. El día antes de su prestigiosa charla/sesión de juego de Storybook Brawl, mientras yo estoy charlando con su asistente en la sala de descanso, Bankman-Fried llega sin zapatos, con calcetines blancos. " Ah, hola”, me dice. Nos sentamos más tarde en una sala de conferencias. Le pregunto por su viaje al Super Bowl. “No sé si ‘diversión’ es exactamente la palabra que usaría para describirlo”, dice Bankman-Fried, rascándose una mancha que le pica en el brazo. “Las fiestas no son lo mío”.

PUBLICIDAD

Bankman-Fried vive como un estudiante universitario que se prepara constantemente para los exámenes finales. Conduce un Toyota Corolla y, cuando no está en la oficina, se aloja en un apartamento con una decena de compañeros de piso, aunque se trata de un penthouse en el complejo turístico más bonito de la isla. Bankman-Fried calcula que hasta cinco de sus compañeros de trabajo son también multimillonarios. Todos rondan su edad. Sus amigos dicen que evalúa con calma las probabilidades en cualquier situación, ya sea en medio de un maratón de juegos de mesa o después de que le hayan despertado en su saco de alubias para que opine sobre una operación complicada. Me dice que, aunque no le gusta perder el tiempo economizando, no ve mucho valor en comprar cosas.

“Rápidamente se te acaban las formas realmente efectivas de hacerte más feliz gastando dinero”, dice Bankman-Fried. “No quiero un yate”.

La industria de las criptomonedas puede parecer una elección extraña para un benefactor: ha facilitado un sinfín de estafas, ha convertido el ransomware en una industria y consume toneladas de energía, tanto como el país de Malasia, según ciertos cálculos. Bankman-Fried no lo ve así. Dice que FTX dirige un mercado honesto, comprueba los antecedentes de los clientes, compra créditos de carbono para compensar sus emisiones y es más eficiente que el sistema financiero convencional. Pero está claro que el principal atractivo para él es hacerse rico rápidamente.

PUBLICIDAD

Sonríe mientras comparte un gráfico que muestra que FTX crece más rápido que sus mayores competidores, como Binance. El mercado es enorme. FTX es sólo la tercera bolsa de criptomonedas por volumen, pero maneja US$15.000 millones en operaciones en un buen día. En lugar de acciones de Microsoft Corp., los usuarios compran y venden bitcoin, ether (XET), dogecoin y cientos de otras criptodivisas extrañas.

Bankman-Fried ha puesto sus miras en el mercado estadounidense, dominado por Coinbase Global Inc. Quiere ofrecer futuros, swaps y opciones de criptodivisas, lo que considera un mercado potencial de US$25.000 millones al día. Si consigue hacerse con el control de las criptomonedas, el siguiente paso será el sector financiero convencional. " En cierto modo, estamos jugando en la piscina de los niños”, dice Bankman-Fried. “Lo ideal sería que FTX se convirtiera en la mayor fuente de transacciones financieras del mundo”.

PUBLICIDAD

La ética del “yo primero” de la novelista Ayn Rand ha sido la inspiración de empresarios despiadados, desde Travis Kalanick, de Uber Technologies Inc. hasta el magnate de la tecnología Peter Thiel. En el caso de Bankman-Fried, su inspiración capitalista es el filósofo utilitarista Peter Singer, profesor de Princeton y defensor de los derechos de los animales. Bankman-Fried conoció la obra de Singer cuando era un adolescente y vivía en Berkeley, California. Sus padres son profesores de derecho en Stanford. Su madre también dirige un influyente colectivo de donantes demócratas que utiliza datos, y su padre se formó como psicólogo clínico.

En sus escritos desde la década de 1970, Singer ha planteado una cuestión ética aparentemente sencilla: Si pasas por delante de una niña que se está ahogando en un estanque poco profundo, ¿te detendrías para sacarla, aunque eso te embarrara la ropa? A continuación, ha argumentado que si lo hicieras — quién no lo haría—, no tienes menos obligación de salvar a una persona lejana de la inanición donando a un grupo de ayuda internacional. No regalar grandes sumas de dinero es tan malo como dejar que la niña se ahogue.

Bankman-Fried está de acuerdo, aunque no siempre estuvo seguro de qué hacer al respecto. " Se trata de algo muy demandante, si te lo tomas en serio”, dice. “Pero creo que es básicamente lo correcto. Como, que si es lo correcto, entonces no quiero negarlo porque parezca difícil”. En 2012, cuando era un estudiante de tercer año de física en el MIT, se describía a sí mismo como un utilitarista como Singer y se había convertido en vegano. Se unió a una fraternidad mixta llamada Epsilon Theta, en la que, en lugar de hacer fiestas de barriles de cerveza, los miembros se quedaban despiertos toda la noche jugando a juegos de mesa y dormían en un ático lleno de literas. Bankman-Fried reclutó a otros “Thetans” para que repartieran panfletos de un grupo contra las granjas industriales.

PUBLICIDAD

Ese año, Bankman-Fried acudió a una charla de Will MacAskill, un estudiante de doctorado de 25 años en Oxford que intentaba convertir las ideas de Singer en un movimiento. Él y sus colaboradores pretendían utilizar cálculos matemáticos para averiguar cómo los individuos podían hacer el mayor bien con su dinero y su tiempo. Lo bautizaron como “altruismo efectivo”.

Durante el almuerzo, MacAskill le habló a Bankman-Fried de otra de sus ideas: “ganar para dar”. Dijo que para alguien con el talento matemático de Bankman-Fried, podría tener sentido buscar un trabajo bien remunerado en Wall Street y luego donar sus ganancias a la caridad. GiveWell, un grupo de altruismo eficaz con sede en Oakland (California), afirma que cada US$4.500 gastados en mosquiteros tratados con insecticida para luchar contra la malaria en África puede salvar una vida. MacAskill calculó en su momento que un banquero exitoso que donara la mitad de sus ingresos podría salvar 10.000 vidas a lo largo de su carrera.

Las ideas de MacAskill son controvertidas. Algunos dicen que el fin no justifica los medios: que Wall Street perpetúa la desigualdad y socava cualquier bien que puedan hacer las donaciones. (MacAskill argumenta que, aunque los altruistas no deberían aceptar trabajos que perjudiquen a la sociedad, gran parte de las finanzas son neutrales). Otros dicen que el movimiento halaga a los ricos pintándolos como héroes y no aborda las causas fundamentales de la pobreza. “El altruismo eficaz no trata de entender cómo funciona el poder, excepto para alinearse mejor con él”, escribió Amia Srinivasan, profesora de filosofía de Oxford, en una reseña de 2015 de un libro de MacAskill.

PUBLICIDAD

Pero el argumento de MacAskill atrajo al joven utilitarista. MacAskill, riendo, recuerda la respuesta de Bankman-Fried: “Básicamente dijo: ‘Sí, eso tiene sentido’.”

Otro aprendiz de MacAskill había entrado a trabajar en Jane Street Group, una empresa de trading de alta frecuencia de Nueva York. Bankman-Fried también consiguió un trabajo allí, y durante tres años después de su graduación, trabajó como operador y cada año donaba la mitad de su salario de seis cifras a grupos de bienestar animal y otras organizaciones benéficas aprobadas por el altruismo efectivo. Pero se volvió inquieto. Se marchó al Centro para el Altruismo Efectivo de MacAskill. Entonces se topó con un sitio web de criptomonedas y notó algo extraño.

Era 2017 y el cripto se encontraba en medio de su primer boom. El precio del bitcoin se multiplicó por 10 ese año, y los inversores hundieron casi US$5.000 millones en cientos de “ofertas iniciales de monedas”, o ICO, muchas de ellas estafas apenas disimuladas. Bankman-Fried, como muchos en Wall Street, no entendía las criptomonedas. Lo que le llamó la atención fue una página de CoinMarketCap.com que citaba los precios de las bolsas de todo el mundo.

A pesar de que los defensores de las criptomonedas hablan de una revolución financiera descentralizada, la mayor parte de la actividad depende de las bolsas privadas para poner en contacto a compradores y vendedores. Las personas que quieren comprar bitcoin, litecoin (XLC) o ether simplemente envían sus dólares, yenes o euros a una bolsa, intercambian durante un tiempo y luego retiran su dinero.

Bankman-Fried vio que ciertas monedas se vendían a un precio mucho mayor en algunas bolsas que en otras. Este era el tipo de oportunidad de arbitraje de compra-baja y venta-alta que había aprendido a explotar en Jane Street. Pero allí había construido complejos modelos matemáticos para las operaciones con el objetivo de ganar dinero a partir de pequeñas diferencias de precios. En las bolsas de criptomonedas, las discrepancias eran cientos de veces mayores. “Es demasiado fácil”, recuerda Bankman-Fried que pensó. “Algo está mal”.

Algunos de los datos eran falsos, y algunas de las operaciones eran imposibles de realizar. Los controles de capital impedían a los operadores enviar dinero a casa desde Corea del Sur, donde el bitcoin se vendía a un 30% más que en EE.UU. Pero en Japón, que no tenía esas normas, el bitcoin seguía cotizando con una prima del 10%. En teoría, alguien podría ganar un 10% cada día comprando bitcoin en una bolsa estadounidense y enviándolo a una japonesa para venderlo. A ese ritmo, en poco más de cuatro meses, US$10.000 se convertirían en US$1.000 millones.

Bankman-Fried reclutó a algunos amigos para que le ayudaran en el proyecto. Estaban Gary Wang, un antiguo compañero del MIT que entonces trabajaba en datos de vuelo para Google; Caroline Ellison, una trader de Jane Street; y Nishad Singh, un amigo de su hermano menor que entonces era ingeniero en Facebook. Todos eran altruistas eficaces que se tragaron el argumento de Bankman-Fried de que esta era su mejor oportunidad para ganar y regalar mucho dinero. Se mudaron a una casa de tres habitaciones en Berkeley y se dedicaron al arbitraje.

Era 2017 y el cripto se encontraba en medio de su primer boom. El precio del bitcoin se multiplicó por 10 ese año, y los inversores hundieron casi US$5.000 millones en cientos de “ofertas iniciales de monedas”, o ICO, muchas de ellas estafas apenas disimuladas. Bankman-Fried, como muchos en Wall Street, no entendía las criptomonedas. Lo que le llamó la atención fue una página de CoinMarketCap.com que citaba los precios de las bolsas de todo el mundo.

A pesar de que los defensores de las criptomonedas hablan de una revolución financiera descentralizada, la mayor parte de la actividad depende de las bolsas privadas para poner en contacto a compradores y vendedores. Las personas que quieren comprar bitcoin, litecoin o ether simplemente envían sus dólares, yenes o euros a una bolsa, intercambian durante un tiempo y luego retiran su dinero.

Bankman-Fried vio que ciertas monedas se vendían a un precio mucho mayor en algunas bolsas que en otras. Este era el tipo de oportunidad de arbitraje de compra-baja y venta-alta que había aprendido a explotar en Jane Street. Pero allí había construido complejos modelos matemáticos para las operaciones con el objetivo de ganar dinero a partir de pequeñas diferencias de precios. En las bolsas de criptomonedas, las discrepancias eran cientos de veces mayores. “Es demasiado fácil”, recuerda Bankman-Fried que pensó. “Algo está mal”.

Algunos de los datos eran falsos, y algunas de las operaciones eran imposibles de realizar. Los controles de capital impedían a los operadores enviar dinero a casa desde Corea del Sur, donde el bitcoin se vendía a un 30% más que en EE.UU. Pero en Japón, que no tenía esas normas, el bitcoin seguía cotizando con una prima del 10%. En teoría, alguien podría ganar un 10% cada día comprando bitcoin en una bolsa estadounidense y enviándolo a una japonesa para venderlo. A ese ritmo, en poco más de cuatro meses, US$10.000 se convertirían en US$1.000 millones.

Bankman-Fried reclutó a algunos amigos para que le ayudaran en el proyecto. Estaban Gary Wang, un antiguo compañero del MIT que entonces trabajaba en datos de vuelo para Google; Caroline Ellison, una trader de Jane Street; y Nishad Singh, un amigo de su hermano menor que entonces era ingeniero en Facebook. Todos eran altruistas eficaces que se tragaron el argumento de Bankman-Fried de que esta era su mejor oportunidad para ganar y regalar mucho dinero. Se mudaron a una casa de tres habitaciones en Berkeley y se dedicaron al arbitraje.

Los obstáculos al intercambio eran principalmente prácticos. Bankman-Fried llamó a su empresa Alameda Research para que pareciera inofensiva. Pero los bancos estadounidenses consideraban que la criptomoneda era tan dudosa que algunos no le permitían abrir una cuenta. Las bolsas japonesas sólo permitían a los japoneses retirar dinero en yenes. Así que abrió una filial en Japón y contrató a un representante local. Sin embargo, el negocio parecía sospechoso y los cajeros del banco le hacían preguntas sobre sus transferencias al extranjero. Tuvo tantos problemas para enviar el dinero que empezó a calcular si tenía sentido fletar un avión, volar a Japón y hacer que un grupo de personas retirara dinero en efectivo y lo trajera a casa. (No lo tenía.)

Una vez que Bankman-Fried encontró bancos dispuestos, cada día se convirtió en una carrera. Si no sacaban el dinero de Japón antes de que la sucursal cerrara, perderían el 10% de rentabilidad de ese día. Completar el ciclo requería la logística de precisión de una película de robos bancarios. Un equipo de personas pasaba tres horas al día en un banco estadounidense para asegurarse de que las transferencias de dinero se realizaban, y otro equipo en Japón esperaba durante horas al frente de la fila de cajeros cuando llegaba el momento de transferir el dinero de vuelta. En su punto álgido, Alameda enviaba diariamente US$15 millones de ida y vuelta y generaba un beneficio de US$1,5 millones. En pocas semanas, antes de que desapareciera la diferencia de precios, la empresa había ganado unos US$20 millones.

Pocas apuestas dieron resultado tan fácilmente, pero hubo otras que se acercaron. En comparación con el mercado bursátil, las criptomonedas ofrecían objetivos gordos porque los inversores ordinarios se amontonaban, y solo un puñado de jugadores de dinero inteligente estaban a la caza de arbitrajes. En 2018, Bankman-Fried fue a una conferencia de bitcoin en Macao donde conoció a algunos de los otros grandes jugadores del mercado y decidió quedarse en el centro de la acción. Les dijo a sus colegas por Slack que no volvería a Berkeley. Finalmente, muchos de ellos se unieron a él en Hong Kong, que tiene una normativa más permisiva que la de EE UU.

En 2019, Alameda arrojaba cientos de miles de dólares de ganancias al día, lo suficiente, según la lógica de los altruistas eficaces, para salvar una vida cada hora si Bankman-Fried hubiera decidido dar el dinero a las organizaciones benéficas adecuadas. En cambio, él y sus colegas decidieron reinvertir sus ganancias, en parte, en la construcción de su propio mercado cripto.

Los mercados estaban en un estado lamentable. Estaban llenos de fallos y se caían con frecuencia cuando los precios se desplomaban o se disparaban. Algunos cobraban comisiones de Alameda para compensar sus propias pérdidas en los préstamos de margen a los clientes, una práctica inédita en la Bolsa de Nueva York. Una de las más grandes, BitMEX, estaba bajo investigación en EE UU. (Dos de sus fundadores se declararon culpables en febrero de violaciones de la Ley de Secreto Bancario y se enfrentan a penas de prisión potencialmente largas.)

El equipo de Bankman-Fried tardó cuatro meses en escribir el código subyacente a una nueva bolsa, que abrió sus puertas en mayo de 2019.

FTX atendía a los grandes operadores, ofreciendo docenas de monedas diferentes para apostar, complejos derivados como tokens con apalancamiento incorporado o futuros de índices, e incluso apuestas sobre elecciones y precios de acciones. Ofrecía préstamos con margen, para que los operadores pudieran aumentar sus beneficios y el riesgo. Los clientes podían pedir prestado hasta 101 veces su garantía, un apalancamiento ligeramente superior al ofrecido por la competencia. (FTX redujo el límite a 20 veces el año pasado tras las críticas recibidas.) Y, sobre todo, los operadores podían poner dinero en efectivo como garantía para pedir cualquier moneda que quisieran en préstamo, algo que algunos rivales no permitían.

Fue un éxito, en parte porque mucha gente quería utilizar la bolsa para comerciar con Alameda. El volumen diario de operaciones alcanzó los US$300 millones en julio de ese año y una media de US$1.000 millones en 2020. FTX se lleva un tajo de dos puntos básicos (un punto básico es una centésima parte del 1% en la jerga de Wall Street) en la mayoría de las órdenes, es decir, unos US$9 en comisiones para comprar un Bitcoin por US$45.000, el precio a finales de marzo. Esto supuso unos ingresos de US$1.100 millones para la bolsa el año pasado, y unos US$350 millones de ganancias, dice Bankman-Fried. (Alameda, que ya no dirige en el día a día, obtuvo otros US$1.000 millones de ganancias sólo en 2021). Dan Matuszewski, cofundador del fondo de inversión en criptomonedas CMS Holdings, dice que Bankman-Fried manejaba el servicio de atención al cliente en todo momento del día y solicitaba ideas para nuevas cosas para operar. “Tienen un apetito por el riesgo colosal”, dice Matuszewski, que opera en FTX y que también ha invertido en la bolsa. “Probarán cosas que fracasan constantemente. Es algo calculado, y es inteligente”.

Si Bankman-Fried se hubiera quedado en Berkeley, muchas de las apuestas que ofrecía FTX no habrían sido, precisamente, legales. Gary Gensler, presidente de la Comisión del Mercado de Valores de EE.UU., dice que la mayoría de las criptodivisas deberían estar reguladas como las acciones y las bolsas como FTX como los mercados tradicionales. Los que ignoran las normas no están cumpliendo la ley, dice. “Esta clase de activos está plagada de fraudes, estafas y abusos”, dijo Gensler en un discurso el año pasado. “En este momento, simplemente no tenemos suficiente protección para los inversores en cripto”.

FTX, constituida en el país caribeño de Antigua y Barbuda, prohibió inicialmente a los estadounidenses operar, aunque muchos profesionales como Matuszewski pudieron acceder a ella porque ya controlaban empresas offshore.

Pero el mercado estadounidense de criptomonedas es enorme. Su rival Coinbase genera más de US$600 millones al mes en ingresos, a pesar de que sólo ofrece monedas que, según argumenta, no caen bajo las reglas de la SEC. En 2020, Bankman-Fried abrió una bolsa estadounidense con un menú limitado de tokens para comerciar. Desde entonces, ha estado en un bombardeo de marketing para ello. Además del anuncio del Super Bowl y de ponerle su nombre al FTX Arena en Miami, ha gastado US$210 millones en auspiciar un equipo de videojuegos y ha contratado a patrocinadores como el mariscal de campo Tom Brady, el exbateador de los Red Sox David Ortiz y la estrella del tenis Naomi Osaka. (En marzo, FTX también adquirió la empresa que está detrás de Storybook Brawl.) Ahora está presionando al Congreso para obtener nuevas normas que le permitan ofrecer más monedas y criptoderivados.

Según él, la SEC debería compartir la supervisión de las criptomonedas con la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC), generalmente considerada más favorable al sector. Ha contratado a un expresidente de la CFTC como jefe de estrategia regulatoria, ha comprado una bolsa de derivados con licencia de la agencia y ha hecho la donación máxima de US$5.800 a una docena de miembros del Congreso de ambos partidos. (En 2020 donó US$5 millones a un comité de apoyo a Joe Biden, convirtiéndose en uno de los mayores donantes del presidente). Tal vez no sea sorprendente que haya obtenido una acogida amistosa cuando ha ido a Washington. “Me ofende que tengas un afro mucho más glorioso que el que yo tuve”, bromeó Booker, el senador de Nueva Jersey, en una audiencia en febrero. Bankman-Fried dice que intenta establecer un marco para la supervisión federal y alejar el debate de extremos como “prohibirlo o dejarlo en libertad”.

Rohan Grey, profesor de derecho de la Universidad de Willamette que ha trabajado con los demócratas para desarrollar regulaciones sobre las criptomonedas, dice que el mercado necesita reglas estrictas que protejan a los consumidores de los fraudes y eviten que sus oscilaciones desestabilicen el sistema financiero en general. En su opinión, los grupos de presión como los de Bankman-Fried obstaculizan esos esfuerzos. “Cada vez que se proponen normas más estrictas, gente como él sale a tratar de impedirlo”, dice Grey. “Y, por supuesto, el gran dinero habla.

Jóvenes emprendedores tecnológicos como Bankman-Fried han convertido el movimiento del altruismo efectivo en una fuerza filantrópica. Más de 7.000 personas se han comprometido a donar al menos el 10% de sus ingresos profesionales a través de un grupo dirigido por el Centro de Altruismo Efectivo. Dustin Moskovitz, fundador de Facebook, dona cientos de millones de dólares al año a organizaciones benéficas que el movimiento ha identificado como eficaces. Elon Musk, de Tesla Inc., contrató a un jugador de póquer reconvertido en altruista eficaz para que le asesorara sobre las donaciones.

Bankman-Fried me dice que el año pasado donó US$50 millones, entre otras cosas para la ayuda a la pandemia en la India y para iniciativas contra el calentamiento global. Este año dice que donará al menos unos cientos de millones y hasta US$1.000 millones, tanto como las mayores fundaciones. Al igual que otros altruistas eficaces, Bankman-Fried se ha sentido atraído por las amenazas que podrían llevar a la extinción de la humanidad. En su opinión, algo que tenga una mínima posibilidad de salvar la vida de miles de millones de personas que podrían vivir en generaciones futuras puede ser más valioso que aliviar el sufrimiento actual. Algunos peligros suenan a argumentos de ciencia-ficción: la inteligencia artificial maligna, las armas biológicas mortales y la guerra en el espacio. MacAskill, fundador del movimiento de altruismo efectivo, dice que Bankman-Fried se entusiasmó momentáneamente con la idea de comprar minas de carbón, tanto para evitar las emisiones como para tener combustible a mano en caso de que se necesitara en un escenario postapocalíptico. (Al final, decidió que no era rentable.)

Bankman-Fried dice ahora que su máxima prioridad es la preparación ante una pandemia. Un futuro brote de la enfermedad, dice, podría ser tan letal como el Ébola y tan contagioso como el Covid-19. Está financiando un grupo de defensa dirigido por su hermano menor que presiona a los gobiernos para que gasten más, y dio US$5 millones al grupo de periodismo de investigación sin fines de lucro ProPublica para cubrir el tema. " Deberíamos prever que las pandemias se agravarán con el tiempo y serán más frecuentes, sólo por la posibilidad de que se produzcan fugas en los laboratorios”, afirma. “Esto tiene una posibilidad no trivial de desestabilizar el mundo si no nos preparamos para ello”.

Le pregunto a Bankman-Fried si alguna vez ha dudado de dedicar su vida por completo a ganar dinero y regalarlo. Apoya su cara en las manos durante unos segundos antes de responder. “No es una decisión que reevalúe constantemente, porque creo que no me hace ningún bien reevaluar constantemente nada”, dice. “Ya no me parece, minuto a minuto, una decisión”.

Hacia las 5 de la tarde del día de la charla en el Club de Economía, Bankman-Fried se desploma, primero en su silla de juegos y luego se acuesta en la bolsa de alubias junto a su escritorio, con el codo acunando su pelo rizado. La oficina está en silencio, salvo por los chasquidos de los empleados que chatean en Slack. Detrás de Bankman-Fried, un programador examina un código, con los pies sobre el escritorio y los pantalones cortos manchados de salsa de soja. Al cabo de una hora, Bankman-Fried se remueve, se come un paquete de Nutter Butters y vuelve a cerrar los ojos. Durante su siesta, los operadores intercambiarán unos US$500 millones de bitcoin, éter y otras criptodivisas en su bolsa, y FTX se llevará unos US$100.000 adicionales en comisiones.

--Faux es un reportero senior del equipo de investigación en Nueva York.

-- Este artículo se publicó originalmente por Bloomberg Markets.

PUBLICIDAD