Europa

La furia por crímenes de guerra en Ucrania llegó rápido; la justicia no lo hará

Las Naciones Unidas y los funcionarios occidentales reconocen que cualquier esfuerzo internacional para presentar cargos por crímenes de guerra puede llevar años

Un edificio de apartamentos destruido en Hostomel, Ucrania, el 6 de abril de 2022.
Por David Wainer
08 de abril, 2022 | 04:02 PM

Bloomberg — Las imágenes de civiles muertos en las calles, fosas comunes y edificios bombardeados que surgen tras la salida de las tropas rusas de las zonas cercanas a Kiev han hecho que los aliados occidentales envíen investigadores para recopilar y analizar pruebas para posibles juicios por crímenes de guerra.

Pero no esperen que la justicia llegue rápido.

Aunque el mundo exprese su indignación por las imágenes gráficas de la carnicería en ciudades como Bucha y el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy pida un juicio similar al de Nuremberg para los responsables, las Naciones Unidas y los funcionarios occidentales reconocen que cualquier esfuerzo internacional para presentar cargos por crímenes de guerra puede llevar años.

PUBLICIDAD

“Cuando hay una fosa común, cada cuerpo tiene su historia y hay que investigar todas y cada una de esas historias”, dijo Louis Charbonneau, director de Naciones Unidas en Human Rights Watch. “Así que se necesitan expertos forenses y todo tipo de personas con formación y conocimientos. Si empiezas a excavar sin los conocimientos adecuados, puedes destruir las pruebas”.

Los funcionarios rusos niegan que sus fuerzas hayan cometido atrocidades. Dicen que las escenas que salen de las zonas controladas por Rusia son invenciones ucranianas o fueron perpetradas por las fuerzas ucranianas, pero no han aportado ninguna prueba de esas afirmaciones.

Los países occidentales se están apresurando a garantizar la disponibilidad de los conocimientos adecuados para ayudar a los investigadores y fiscales ucranianos a documentar los crímenes y la responsabilidad de los mismos.

PUBLICIDAD

La policía londinense envió su “equipo de crímenes de guerra” para ayudar a una investigación de la Corte Penal Internacional, mientras que el Servicio de Inteligencia Exterior de Alemania, BND, ha presentado grabaciones de supervivientes ucranianos de supuestos crímenes de guerra a una comisión parlamentaria en Berlín.

Además, el Reino Unido nombró a un asesor independiente para ayudar a Iryna Venediktova, la fiscal general de Ucrania. Los fiscales estadounidenses se reunieron esta semana con sus homólogos europeos en París para elaborar un plan de recopilación de pruebas, dijo el miércoles el fiscal general Merrick Garland.

Los funcionarios de la ONU y personal de la CPI también están reuniendo pruebas que puedan utilizarse en un futuro caso. El ministro del Interior ucraniano, Denys Monastyrskiy, lo calificó de esfuerzo “a gran escala y sin precedentes” para registrar “crímenes de guerra masivos, crímenes contra la humanidad, que fueron cometidos por las tropas rusas que estaban en territorio ucraniano”.

Mientras los investigadores se apresuran a documentar la situación sobre el terreno a medida que las fuerzas rusas se retiran, su trabajo sigue siendo peligroso y a menudo se suspende con poco tiempo de antelación, según un diplomático de la ONU que pidió no ser identificado al hablar de temas delicados.

Los investigadores en Ucrania han tenido que trasladarse en repetidas ocasiones debido a los bombardeos rusos, dijo la persona. Los miembros del grupo de investigación, conocido como Misión de Observación de los Derechos Humanos en Ucrania, no han podido visitar los lugares de los incidentes, y dependen de contactos de confianza y de imágenes por satélite para documentar las víctimas civiles, dijo la persona.

Sin embargo, los mayores retrasos pueden ser, en última instancia, burocráticos.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, se tardó más de una década en juzgar al exlíder yugoslavo Slobodan Milosevic por su papel en la perpetración de atrocidades contra los musulmanes bosnios. Milosevic murió mientras estaba detenido, antes de que hubiera un veredicto. Las acusaciones de la CPI por crímenes contra la humanidad contra el difunto presidente sudanés Omar Al Bashir nunca consiguieron ni siquiera su detención.

Esta vez será diferente, insisten los funcionarios.

“Las ruedas de la rendición de cuentas pueden moverse lentamente, pero se mueven, y algún día, de alguna manera, en algún lugar, los que cometieron estos crímenes y los que ordenaron los crímenes tendrán que rendir cuentas”, dijo el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken en una entrevista con NBC News.

PUBLICIDAD

Hay pocas expectativas de que el presidente ruso Vladimir Putin corra la misma suerte que Milosevic, terminando sus días en una celda de prisión cerca de La Haya, donde tiene su sede la CPI.

Un reto más inmediato para los aliados occidentales es cómo coordinar los amplios recursos que se ofrecen a Ucrania. El ministro francés de Justicia, Eric Dupond-Moretti, declaró a Le Monde que Ucrania recurrió a Eurojust, la agencia de cooperación judicial en materia penal de la Unión Europea, para centralizar el trabajo de los investigadores y la recopilación de pruebas.

PUBLICIDAD

Eurojust dijo que respalda un equipo de investigación conjunto formado inicialmente por Lituania, Polonia y Ucrania para investigar los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y otros “crímenes fundamentales”, y añadió que es posible que otros países se unan al equipo. Los fiscales polacos afirman que han recogido unos 1.000 testimonios de testigos que describen casos de presuntos crímenes de guerra, así como otras pruebas.

Las pruebas recogidas por diversas entidades se cotejarán entre los aliados, dicen los expertos. Una de las cuestiones que se plantean por el momento es la de quién va a enjuiciar el caso. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha pedido una investigación independiente, y 41 países han solicitado a la CPI que investigue las acusaciones de atrocidades masivas.

Y aunque Estados Unidos coopera con la CPI, no es un Estado miembro y ha chocado con la organización por sus investigaciones sobre las acciones israelíes en los territorios palestinos, así como por sus esfuerzos por investigar las operaciones militares estadounidenses en Afganistán. Funcionarios estadounidenses han declinado hasta ahora decir si la CPI sería el tribunal adecuado para llevar a cabo un caso contra Rusia, que tampoco es miembro de la CPI.

PUBLICIDAD

Hay “diferentes opciones y diferentes mecanismos en los que estamos trabajando ahora”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Pero aún no se ha determinado cuál es el mecanismo internacional”.

Otras opciones serían que EE.UU. y aliados como Alemania y Francia crearan un tribunal internacional ad hoc fuera de la ONU o que el sistema judicial nacional de un país asumiera el caso bajo la “jurisdicción universal”.

El concepto de jurisdicción universal permitió a Israel procesar a un alto funcionario nazi, Adolf Eichmann, por su papel en el Holocausto. Más recientemente, un tribunal alemán condenó a un dirigente sirio por su papel en la tortura de miles de personas como jefe de interrogatorios en una prisión de Damasco.

PUBLICIDAD

Pero cualquier esfuerzo de este tipo socavaría la legitimidad del proceso, dijo Charbonneau, de Human Right Watch.

“Es muy importante que estas investigaciones se consideren independientes y creíbles para todos”, dijo Charbonneau. “Hay que hacer que sea imposible que Rusia pueda salir con teorías conspirativas”.

Con la asistencia de de Piotr Skolimowski, Ania Nussbaum, Daryna Krasnolutska, Arne Delfs, Jorge Valero, Emily Ashton, Chris Strohm y Alex Morales.

PUBLICIDAD