Startups

Una apuesta de Jeff Bezos en Brasil: Stark Bank recauda US$45 millones

Cuatro meses después de la Serie A, la fintech levantó la Serie B liderada por Ribbit Capital y Bezos Expeditions, el fondo personal de Jeff Bezos

Esta fintech quiere ser el banco de las medianas y grandes empresas.
11 de abril, 2022 | 10:22 AM

São Paulo — Stark Bank, una fintech que quiere ser el banco de las medianas y grandes empresas, recibió US$45 millones en una ronda de serie B liderada por Ribbit Capital y con participación del fondo del fundador de Amazon, Jeff Bezos, Bezos Expeditions.

Es la primera inversión de Bezos Expeditions en Brasil. En América Latina, el fondo ya había invertido en el unicornio chileno NotCo. En la ronda también participaron SEA Capital y los actuales inversores Lachy Groom y K5 Global, así como el fundador de Airbnb, Kavak, ejecutivos de DST, Visa y Coinbase.

Rafael Stark es el CEO de Stark Bank. Graduado en ingeniería, comenzó su carrera desarrollando apps para Android. Estudió en EE.UU. y regresó a Brasil en 2014 para abrir su primera empresa, Hummingbird, que elaboraba productos digitales para empresas como Nextel y el Banco Paulista. Esa startup creció 300% al año, según Stark.

“Como desarrollador, estaba acostumbrado a hacer integraciones con la API de Google Maps, la API de Twitter. Así que pensé en conectarme a un banco a través de la API y para mi sorpresa ningún banco lo tenía. Ahora, el banco central está obligando a los bancos a tener integraciones”, dijo en una entrevista con Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD
VER +
Jeff Bezos deja millonaria inversión tras su visita a Colombia

Stark Bank arrancó en agosto de 2018, con el dinero que el empresario recaudó de Hummingbird, invirtiendo casi US$1 millón en la plataforma. A continuación, la empresa recaudó US$500.000 con inversores informales y recibió una ronda de financiación de US$2 millones. En diciembre del año pasado, la empresa recaudó su Serie A de US$13 millones liderada por Lachy Groom (ex-Stripe) con la participación de los fundadores de Coinbase, Dropbox, Flexport, Figma, Rappi, dLocal, Wildlife y Slack. Ahora, con la serie B, tiene US$58 millones en efectivo para gastar.

Pagos arcaicos

“Me pareció arcaico el modo en que se realizaban los pagos. Empecé con ese piloto, un sistema de API para hacer transferencias”, dice. Buser era el cuarto cliente de Stark Bank, que utilizaba la plataforma para realizar reembolsos. “Entrábamos en la aplicación, poníamos los datos de la cuenta y hacíamos esa inversión de pagos de nóminas, pagos a proveedores, ayudábamos con el ticket y luego pagábamos los impuestos. En 2019, estábamos haciendo prácticamente todo lo que los bancos hacen en el lado transaccional a través de la API. Y pensamos en cómo podríamos mejorar eso”, dijo.

Se añadieron otros productos como la banca por Internet y la conexión con Excel y Google Sheets, ya que muchos clientes estaban realizando los pagos de las nóminas a través de estas hojas de cálculo.

PUBLICIDAD

“Las empresas seguían pidiéndonos cosas y con el tiempo nos dimos cuenta de que esas empresas tenían problemas con las cuentas por pagar y las cuentas por cobrar. Nuestra visión hoy es muy clara, estamos construyendo un banco enfocado a las medianas y grandes empresas”.

De acuerdo con Stark, la dinámica de un banco para particulares es diferente a la de un banco para empresas. Dice que mientras la gente valora la comodidad, hacer cualquier cosa con unos pocos clics, para las empresas el valor del negocio está en el control. “Quieren saber quién levantó el pago, quién lo aprobó y tener el anexo del gasto”, explicó.

VER +
CEO de NotCo: “Si no eres unicornio también puedes ser exitoso, pongamos un paño frío a este boom”

Lo que diferencia a las fintech, según Stark, no es un panel de control, sino mecanismos dentro de la propia tarjeta para que el empleado sólo pueda gastar en determinados países dentro de categorías específicas, con un valor máximo, para gastos como la comida y el transporte. Empresas estadounidenses como Marqeta, Ramp y Brex trabajan con estas características.

Para las cuentas por pagar, Stark Bank tiene normas personalizadas para cualquier pago, es decir, los pagos que superan esa cantidad, los ejecutivos tienen que aprobarlos. La startup también ha desarrollado recursos dentro de Pix, en los que la empresa puede emitir el cobro, bloquear los pagos duplicados y hacer anulaciones, como se hace en el boleto. “Queremos ser el banco del futuro”, dijo Stark.

“Tenemos una relación con Ribbit desde hace un año y medio. Desde marzo de 2020 siguen nuestro trabajo. Nuestras cifras han ido creciendo, desde la Serie A hemos triplicado el volumen transaccionado en la plataforma y los ingresos en tres meses. Una cosa es no tener nada y multiplicarlo hasta una cifra alta, [pero nosotros fuimos] a mil millones, procesando millones”, dijo.

Para ser un banco, las fintech deben dar crédito

En la actualidad, la empresa planea ampliar la oferta con un producto de crédito, originando el crédito a partir de los US$58 millones en efectivo y, eventualmente, recaudando más o utilizando FIDC (fondos de inversión en cuentas por cobrar).

VER +
Startup inmobiliaria La Haus aceptará pagos en bitcoin

Stark Bank atiende a más de 300 clientes de la nueva economía, como Loft, Buser, Flash Benefits, Daki, Cora y Bitso. “Estas empresas están muy bien capitalizadas, no necesitan capital circulante. El crédito que necesitan es para pagar los servicios en la nube, hacer la campaña de Google Ads. El crédito será en este sentido, de límites muy altos para que consuman en la tarjeta, pero eventualmente otras necesidades”, afirmó el CEO.

PUBLICIDAD

Desde octubre de 2020, Star Bank tiene licencia para operar como Compañía de Crédito Directo. “Fuimos la primera fintech regulada en la fase Seed”, dijo el director general.

La fintech ya alcanzó el punto de equilibrio. La nueva ronda se aplicará a la contratación y a la ampliación de productos. A finales del año pasado, la empresa empezó a emitir tarjetas de débito para empresas. Ahora, el siguiente paso es la tarjeta de crédito corporativa, la adquisición y las inversiones. Stark Bank ya se dedica al cambio de divisas, pero quiere ampliar el servicio. “Las empresas no quieren tener varios bancos o fintechs. Quieren un jugador único que lo haga todo bien. Hoy en día sólo los grandes bancos lo hacen todo”..

Stark Bank se dividirá en dos empresas, abriendo otra unidad de negocio para la estructura financiera. La empresa proporcionará APIs para que las empresas sean participantes en el acuerdo Pix directo o indirecto. El Banco Central ha creado la figura del participante indirecto, en la que, cuando el usuario realiza el Pix, aparece el nombre del banco y los datos del beneficiario. El participante aparece como banco Itaú, por ejemplo. En el Pix indirecto, aparece con el nombre de la fintech. “Nuestra idea es que cualquier empresa que quiera participar en el Pix directo o indirecto pueda hacer esta conexión con el Banco Central en el plazo de una semana”, dijo Stark.

Stark Bank también tiene previsto ofrecer una tarjeta de “marca blanca” para que la empresa cliente pueda emitir una tarjeta con su marca. Otro de los planes de las fintech es ofrecer servicios bancarios de entidades de crédito. “Hoy en día, las empresas que no son instituciones financieras que crean un FIDC para hacer préstamos compran CCB (Notas de Crédito Bancario) a una empresa financiera para poder prestar. Como somos una empresa financiera, podemos lanzar este producto”, explicó el ejecutivo.

“Esta contribución viene a demostrar la cantidad de gente buena que hay en Brasil. Fundadores relevantes como Airbnb, Kavak, están mirando a Brasil. Hay varios fondos que no miraban a Brasil y ahora lo están haciendo, esto sólo abre las puertas para que otras empresas vean a Brasil como el país del emprendimiento”, dijo. Stark Bank pretende crecer 10 veces este año.