Economía

Elevada inflación en EE.UU. sacude presupuestos y cambia hábitos de gasto

Cerca del 84% de los estadounidenses tiene previsto recortar sus gastos por el aumento de precios, según una encuesta representativa a nivel nacional por Harris Poll

Los clientes cenan en el restaurante Famous Hamburger en Dearborn, Michigan, Estados Unidos, el viernes 21 de enero de 2021.
Por Claire Ballentine y Charlie Wells
12 de abril, 2022 | 06:42 PM

Bloomberg — La inflación más pronunciada en más de 40 años está sacudiendo los presupuestos de todo Estados Unidos, impulsando cambios en los hábitos de gasto y en las relaciones entre las personas.

Cerca del 84% de los estadounidenses tiene previsto recortar sus gastos como consecuencia del aumento de los precios, según una encuesta representativa a nivel nacional realizada por Harris Poll para Bloomberg News. Los mayores recortes afectan a las comidas fuera de casa y a las compras impulsivas, junto con la conducción y las experiencias como los conciertos y los deportes.

Con una inflación del 8,5%, la más alta desde 1981, los consumidores tienen que tomar decisiones difíciles. Aunque el mercado laboral y la economía se encuentran en una situación sólida, el crecimiento de los salarios no está a la altura de los precios de los artículos de uso cotidiano, y los consumidores se están viendo golpeados por todas partes cuando la Reserva Federal empieza a subir las tasas de interés.

PUBLICIDAD

“La fuerte caída del estado de ánimo de los consumidores refleja la preocupación por la inflación más que cualquier otra cosa”, dijo Jim Baird, director de inversiones de Plante Moran Financial Advisors. “Puede que la economía se esté desacelerando, pero sigue creciendo a un ritmo sólido y la creación de empleo sigue siendo fuerte. Lo que resulta descorazonador es el hecho de que estén viendo cómo desaparecen las ganancias de sus ingresos y algo más en las facturas de la comida y la gasolina.”

Más del 70% de los encuestados afirmaron que están sintiendo los efectos de la inflación sobre todo en los precios de la gasolina y los comestibles. Este sentimiento fue respaldado por los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de marzo, que mostraron que los precios de la gasolina aumentaron un 48% y los alimentos un 8,8% con respecto al año anterior. La encuesta se realizó entre una muestra representativa a nivel nacional de 2.100 estadounidenses durante dos fines de semana de abril, antes del informe sobre la inflación.

Escogiendo de prioridades
Los estadounidenses declaran haber recortado sus gastos de ocio y discrecionales a causa de la inflación
Naranja: % de estadounidenses que reducen sus compras
De izquierda a derecha: Comer fuera, compras impulsivas, conducir, conciertos y deportes, ropa, vuelos, alcohol, hotelesdfd

Ian Mills, de Alexandria (Virginia), ha tenido que modificar drásticamente sus compras en el supermercado debido a la subida de los precios. Este hombre de 30 años, que trabaja en el Ejército, tiene tres hijos y normalmente intenta comprar productos frescos y alimentos orgánicos, pero ahora ha cambiado a más productos enlatados y congelados.

PUBLICIDAD

“La salud de la economía está afectando a nuestra salud física”, dijo. “Ha cambiado mi forma de afrontar la vida cotidiana. Hay mucho menos dinero para gastar en cosas más frívolas”.

Alrededor del 40% de los estadounidenses dicen que la inflación les hace gastar menos en artículos que pueden ser buenos para su salud pero que son más caros. Los millennials son los más propensos a hacer esto, seguidos por la Generación Z y la Generación X.

“Si la inflación persiste, podría ser un viento en contra para el gasto de los consumidores”, dijo Ross Mayfield, analista de estrategias de inversión de Robert W. Baird & Co. “Como consumidor, simplemente apesta. No hay una cualidad redentora a menos que estés viendo que el crecimiento de los salarios se mantiene”.

Impacto en el presupuesto
Los aumentos de precios más notables se dan en la gasolina y los comestibles
Naranja: % de estadounidenses que ven los efectos de la inflación
De izquierda a derecha: precios de la gasolina, comestibles, comer fuera, servicios públicos, ropa, coches, alquiler, pedidos online, vuelos, alcohol, hotelesdfd

El mes pasado, los ingresos por hora aumentaron un 5,6% respecto al año anterior. Es la mayor subida desde mayo de 2020, pero no es suficiente para seguir el ritmo de la inflación. En la encuesta de Harris Poll, sólo un tercio de los encuestados dijo haber recibido un aumento debido a la inflación, y el 20% dijo que no era suficiente.

Decisiones difíciles

El aumento de los precios también está cambiando las relaciones financieras de los estadounidenses.

En un momento en el que el tema domina los titulares, las noticias nocturnas, los debates políticos e incluso “Saturday Night Live”, la encuesta de Harris muestra que la inflación se ha convertido en una excusa popular para que los estadounidenses no compren o hagan algo, incluso cuando el costo no era realmente un factor.

PUBLICIDAD

Casi la mitad de los estadounidenses declararon haber utilizado la subida de precios como pretexto. Sorprendentemente, el 51% de los hogares con ingresos altos dicen haber utilizado la inflación como excusa incluso si los mayores precios no eran realmente un problema, en comparación con sólo el 44% de los hogares con ingresos bajos. Esto es así a pesar de que los estadounidenses con menores ingresos son los que más se han visto afectados por la subida de precios.

La excusa de la inflación
Porcentaje de personas que han citado la subida de precios como motivo para no comprar o hacer algo, incluso cuando el coste no era un factor
35 nunca, 33 a veces, 19 una o dos veces, 14 a menudodfd

En el hogar, el 53% de las parejas dicen que la inflación les lleva a hablar de dinero más a menudo. Un tercio afirma que el aumento de los precios ha tenido un impacto negativo en sus relaciones.

El aumento de los precios está revelando las opciones de gasto que los estadounidenses están dispuestos a hacer en relación con los demás, y parece que las mascotas ocupan un lugar más importante que los humanos. Un 71% de los encuestados afirma que es probable que sacrifique la calidad o la cantidad del gasto en bienes para ellos mismos debido a la inflación. Esa cifra se reduce al 56% cuando se trata de los cónyuges o parejas, y sólo el 48% dice que sacrificaría la cantidad o la calidad al gastar en sus animales.

PUBLICIDAD

El aumento de los precios tiene en gran medida un efecto negativo en la calidad de vida de los estadounidenses, aunque el 57% dice que ve algún aspecto positivo. Más de un tercio de los encuestados considera que reducir las compras impulsivas es una ventaja. Alrededor del 21% ve un beneficio en el aumento de sueldo, mientras que el 18% dice que facilita el pago de las deudas.

Sin embargo, las perspectivas no son más halagüeñas. Sólo el 27% dice que ve el fin de la inflación este año. Casi un tercio espera que dure hasta 2023, mientras que el 20% dice que continuará indefinidamente.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD