Green

Una manera rápida de recortar las emisiones de carbono de tus tragos

Una de las formas más fáciles y rentables de reducir las emisiones, la energía y el consumo de materias primas es replantearse la forma de envasar y transportar las bebidas

Tragos Singapore Sling en el Raffles Hotel de Singapur
Por Joanna Ossinger
16 de abril, 2022 | 09:45 AM
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Décadas de marketing y envasado excesivo de productos significan que hay muchas maneras sencillas de aportar al esfuerzo para hacer que la industria de las bebidas sea más ecológica. Y aunque muchas de las iniciativas para reducir los residuos se han centrado en el reciclaje de los miles de millones de envases de plástico, latas de aluminio y botellas de vidrio que el sector utiliza cada año, una de las formas más fáciles y rentables de reducir las emisiones, la energía y el consumo de materias primas es replantearse la forma de envasar y transportar las bebidas.

Por ejemplo, EcoSpirits, con sede en Singapur, ha introducido un cambio en la forma de enviar y vender el alcohol que podría eliminar una media de entre el 60% y el 90% del dióxido de carbono asociado al envasado y la distribución tradicionales de bebidas espirituosas de primera calidad, según un estudio realizado por Deloitte. Su sistema ha suscitado la colaboración de hoteles emblemáticos como el Savoy de Londres y el Raffles Hotel de Singapur, así como de la marca mundial de bebidas Pernod Ricard.

Funciona así: en lugar de meter el líquido en botellas de vidrio y luego enviarlo por todo el mundo, el productor lo transporta a granel. Una vez que llega al mercado local, las bebidas se decantan en recipientes más pequeños y reutilizables, llamados ecoTotes, que se envían al local, como un bar o un hotel. Allí la bebida se introduce en las botellas a las que están acostumbrados los consumidores, o se dispensa directamente en un vaso a través de un grifo integrado. Los envases vacíos se devuelven a la planta de procesamiento para ser rellenados. EcoSpirits calcula que cada ecoTote podría eliminar más de 1.000 botellas de vidrio de un solo uso a lo largo de su vida útil.

PUBLICIDAD

Ante la creciente presión de los consumidores, los productores de marcas de alcohol de lujo buscan soluciones como ésta para ayudarles a adoptar los llamados modelos circulares que reutilizan materiales y reducen los residuos y la contaminación. Muchas de las estrategias adoptadas hasta ahora se basan en reducir el tamaño y el peso de las botellas y las latas e intensificar los esfuerzos para que los consumidores reciclen los envases. Pero reducir el uso de latas y botellas en su totalidad tiene beneficios adicionales al reducir las emisiones del transporte y el uso de energía.

“La transición a la tecnología de envases circulares es uno de los movimientos más importantes en la industria de las bebidas alcohólicas”, dijo Paul Gabie, CEO de ecoSpirits, en una entrevista. “Lo circular es una de las formas más efectivas para que nuestra industria haga su parte en el apoyo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el impulso global hacia las emisiones netas de carbono cero”.

EcoSpirits es una de las varias empresas que ofrecen a los fabricantes de bebidas formas de reducir sus perfiles de envío. BrewVo, con sede en Colorado, ha desarrollado una forma de extraer el agua y el alcohol de la cerveza antes del envío y reconstituirla en el destino. Packamama, con sede en Londres, fabrica botellas de vino planas que son un 87% más ligeras que las tradicionales de vidrio cilíndrico y un 40% más pequeñas, por lo que se puede enviar casi el doble de producto en el mismo espacio, según la empresa. Afirma que el volumen de ventas se multiplicó por más de 20 en 2020 y que el crecimiento ha continuado a pesar de la pandemia.

PUBLICIDAD

Cambios sencillos pueden suponer una gran diferencia medioambiental en los alimentos y las bebidas, dijo Santiago Navarro, fundador y CEO de Packamama. “La simplicidad de la innovación es tan impactante que muchos la ven como algo obvio una vez implementada e incluso se preguntan por qué no se hizo antes”, dijo Navarro en un correo electrónico. “Es importante que desafiemos el statu quo y repensemos las tecnologías obsoletas cuestionando los supuestos de base”.

EcoSpirits afirma que su programa para reducir los residuos de vidrio de un solo uso ahorra 30 gramos de emisiones de carbono por unidad.

“Aprovechar la tecnología para cumplir objetivos ESG puede ser transformador para nuestro planeta”, dijo Sui Ling Cheah, nuevo presidente de ecoSpirits y socio operativo de la empresa de capital riesgo Wavemaker Partners, que tiene décadas de experiencia en banca de inversión en empresas como BNP Paribas (BNP) y JPMorgan (JPM). “Su capacidad para tener un impacto significativo a través de la innovación y la tecnología, además de un modelo de negocio sólido y sostenible, es realmente impresionante”.

Uno de los primeros en adoptar la tecnología de EcoSpirits es el Raffles Hotel de Singapur, que ha estado utilizando la tecnología desde 2018, el año en que la empresa comenzó, para el icónico Singapore Sling del hotel, una mezcla de ginebra, licor de cereza, Bénédictine, curaçao, zumo de piña, zumo de lima, granadina y amargo inventado por el barman Ngiam Tong Boon en 1915.

A finales del año pasado, EcoSpirits tenía licencia en 18 países, desde Estados Unidos y el Reino Unido hasta Noruega, Alemania, Vietnam y las Seychelles. Este año tiene previsto expandirse a unos 12 más, como Filipinas, Países Bajos, Israel y México.

No obstante, la industria de las bebidas sigue teniendo algunos problemas en el ámbito medioambiental. Las bebidas espirituosas que se fabrican en un lugar pueden ser transportadas por avión a cualquier otra parte del mundo. El abastecimiento de ingredientes también puede suponer una carga para la cadena de suministro de alimentos y bebidas. Y aunque empresas como ecoSpirits y Packamama estén cambiando algunas prácticas, sigue habiendo una gran cantidad de vidrio de un solo uso y de espacio para envases y contenedores entre la creación del producto y el momento en que llega al consumidor.

PUBLICIDAD

Aun así, aunque es poco probable que sea libre de emisiones a corto plazo, hay formas de intentarlo. EcoSpirits, por ejemplo, tiene un Programa Forestal, en el que se planta un árbol por cada ciclo de una ecoTote a través de la red, ahorrando unos 120 gramos de carbono por unidad, según la empresa.

Una asociación con The Savoy de Londres dio lugar al cóctel Co-Naissance a mediados de 2021, desarrollado en colaboración con el mixólogo principal del hotel, Cristian Silenzi. Contiene ginebra Portobello Road en la ecoTote, champán recargado y dos ingredientes londinenses únicos, flor de saúco de Little Venice y hojas de higuera de Embankment Gardens. Además, se plantó un árbol autóctono en Borneo por cada cóctel servido durante el periodo de colaboración.

El Penicillin de Hong Kong, que ganó el premio Ketel One Sustainable Bar Award entre los 50 mejores bares de Asia en 2021, se asoció con ecoSpirits para su emblemático cóctel “One Penicillin, One Tree” y promociona su relación con la startup en su página web.

PUBLICIDAD

El mes pasado, ecoSpirits anunció su asociación con Pernod Ricard, una de las mayores empresas de bebidas alcohólicas y vinos del mundo, que iniciará un programa piloto para que sus marcas Absolut Vodka, Beefeater Gin y Havana Club Rum estén disponibles en ecoTotes en hasta 80 bares, restaurantes y hoteles de Singapur y Hong Kong. Según ecoSpirits, esto debería reducir las emisiones de carbono del envasado y la distribución de las marcas participantes en una media del 66%.

“Este nuevo programa piloto es sólo el comienzo de nuestro viaje de sostenibilidad a largo plazo”, dijo Hermance De La Bastide, vicepresidente de asuntos corporativos de Pernod Ricard en Asia, en un correo electrónico. Dijo que el fabricante de bebidas estaba buscando ampliar el programa a otros mercados en Asia y más allá.

PUBLICIDAD