PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

Brecha salarial de género hace que algunas mujeres asiáticas sean más pobres

Según el informe, el Covid-19 exacerbó aún más las desigualdades salariales existentes

Mujeres con mascarillas protectoras hacen cola para comprar billetes de autobús en la Terminal Bersepadu Selatan en Kuala Lumpur, Malasia, el martes 17, 2020.  Fotógrafo: Samsul Said/Bloomberg
Por Ella Ceron
07 de mayo, 2022 | 10:23 am
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — La brecha salarial suele costar US$3.000 al año a las mujeres asiático-americanas (AANHPI por sus siglas en inglés), nativas de Hawái e isleñas del Pacífico con trabajos a tiempo completo, según un nuevo informe del National Women’s Law Center.

El documento publicado el lunes extrapola además lo que eso significa para las mujeres a lo largo de sus carreras: “Una mujer AANHPI que empiece su carrera hoy puede perder US$120.000 en los próximos 40 años”, si no se reduce la diferencia salarial entre los hombres blancos y las mujeres asiáticas. Para algunas mujeres asiáticas, ese es el mejor escenario. Las empleadas birmanas, camboyanas, hmong y nepalesas perderán alrededor de US$1 millón a lo largo de sus carreras.

PUBLICIDAD

Para asegurar, las mujeres chinas, indias, malayas y taiwanesas suelen ganar más que los hombres blancos, según el análisis. Pero incluso eso tiene su punto débil: como señaló un informe de Payscale de marzo, la percepción de que las mujeres asiáticas ganan tanto o más que los hombres blancos puede perpetuar mitos perjudiciales sobre los asiáticos y servir de forraje para quienes intentan descartar el racismo antiasiático.

“Al centrarnos sólo en la línea superior y no profundizar en ella, realmente hacemos invisibles a ciertas comunidades”, dijo Gaylynn Burroughs, directora de igualdad laboral del NWLC. “Eso les perjudica porque entonces no pueden formar parte de la conversación sobre lo que debe ocurrir para ayudarles a conseguir oportunidades económicas y poder sentirse seguros”.E

PUBLICIDAD

El Covid-19, según el informe, exacerbó aún más las desigualdades salariales existentes. “La pandemia realmente mostró la brecha en términos de quién es contado o quién es visto por los datos, porque muchas mujeres fueron forzadas a reducir sus horas o forzadas a dejar sus trabajos”, dijo Burroughs.

Si bien el desempleo de las mujeres asiáticas está ahora por debajo de la tasa de febrero de 2020, conseguir un empleo parece ser una batalla cuesta arriba. En marzo de este año, el 38% de las mujeres asiáticas desempleadas llevaban seis meses o más buscando trabajo, en comparación con el 25% de los hombres blancos, y las mujeres asiáticas desempleadas suelen llevar casi dos semanas más sin trabajar que los hombres blancos.

Este artículo fue traducido por Andrea González

Te puede interesar:

PUBLICIDAD