Mundo

Defensores de los ‘hombres muertos’ de planta de Mariupol piden plan de rescate

Moscú prepara su desfile militar anual el lunes para conmemorar su victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial; se espera algún desfile en Mariupol

El domingo, el viceprimer ministro ruso de Construcción y Desarrollo Regional, Marat Khusnullin, dijo que la restauración de la vida pacífica comienza en las regiones. Hay mucho trabajo por hacer.
Por Daryna Krasnolutska y Marc Champion
08 de mayo, 2022 | 06:48 PM

Bloomberg — Si el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, esperaba celebrar el Día de la Victoria el lunes con la captura o la rendición de los últimos defensores ucranianos de Mariupol, una aparición de Zoom de sus comandantes sugiere que tendrá que esperar.

En una larga conferencia de prensa en línea el domingo, un oficial de inteligencia del regimiento Azov atrincherado en la enorme fábrica de acero Azovstal de la ciudad portuaria del sureste dijo que la rendición sería un suicidio. Dijo que tenían suficiente comida y armas para resistir un tiempo más.

Al describir sus circunstancias cada vez más sombrías y probablemente desesperadas, Illia Samoilenko también dejó claro su rencor hacia el gobierno ucraniano de Kiev. Dijo que había fracasado en su defensa del sur de Ucrania, donde Rusia avanzó mucho más rápido que en el norte, y que había abandonado a su suerte a la guarnición de Mariupol.

PUBLICIDAD

“La rendición no es una opción porque a Rusia no le interesan nuestras vidas”, dijo Samoilenko, argumentando que Moscú no podía permitirles vivir debido a los crímenes de guerra que habían presenciado. “Básicamente somos aquí hombres muertos. La mayoría de nosotros lo sabemos y por eso luchamos sin miedo”.

Tras la sesión informativa de Zoom, el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak dijo que “toda conversación presidencial con líderes extranjeros y organizaciones internacionales empieza y termina con Azovstal”.

La defensa de Mariupol ha sido duramente disputada, en parte porque la ciudad es fundamental para que Rusia pueda abastecer la reconstrucción de la región oriental de Donbás que ahora está luchando por asegurar, y para establecer un corredor terrestre entre el territorio continental ruso y Crimea, anexionada de Ucrania en 2014.

PUBLICIDAD

La ciudad ha sido en gran parte arrasada por los bombardeos durante el asedio, con los civiles luchando por el acceso a los alimentos, la electricidad y el agua, y los últimos reductos de la defensa ucraniana están ahora en la planta de acero. Todas las mujeres y los niños que estuvieron acurrucados en búnkeres en el lugar durante semanas han sido evacuados.

El domingo, el viceprimer ministro ruso de Construcción y Desarrollo Regional, Marat Khusnullin, dijo en su canal de Telegram que acababa de visitar Mariupol y otras zonas recientemente “liberadas” del este de Ucrania. “La restauración de la vida pacífica comienza en las regiones. Hay mucho trabajo por hacer”, dijo.

Moscú está haciendo los preparativos para su desfile militar anual del lunes para conmemorar su victoria sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, y también se espera algún tipo de desfile en Mariupol.

Samoilenko dijo que los bombardeos aéreos y de artillería sobre Azovstal continuaron el domingo y se intensificaron desde la evacuación de los civiles. También dijo que las fuerzas rusas estaban enviando pequeños grupos de unos 100 soldados de tierra para intentar tomar la planta.

“Estamos preparados”, dijo Samoilenko, cuando se le preguntó si habían comenzado los combates en los túneles. Al mismo tiempo, propuso un rescate militar que reconoció que tardaría meses en ejecutarse contra las bien establecidas defensas rusas. Hizo un llamamiento a las naciones para que dejen de tener miedo de Rusia e ideen una forma de garantizar la evacuación segura del regimiento a territorio controlado por Ucrania.

También se sumó a una imagen brutal y emergente de la vida en el laberinto de túneles y refugios subterráneos de Azovstal.

PUBLICIDAD

Samoilenko describió cómo se sacaba a los civiles de algunos búnkeres que se derrumbaron bajo los bombardeos rusos, así como a los soldados heridos que sucumbían a la neumonía y a otras enfermedades causadas por el polvo y la suciedad en el improvisado hospital de campaña subterráneo de la planta.

El regimiento Azov, una milicia de voluntarios fusionada con la Guardia Nacional de Ucrania que todavía lleva la insignia medieval Wolfsangel -que se hizo tristemente célebre por las unidades de las SS alemanas nazis- ha sido una ayuda propagandística para las afirmaciones de Putin de estar “desnazificando” Ucrania. Es probable que se repitan en el desfile de Moscú del lunes.

Como se desprende de un chat de desplazamiento rápido que acompaña a una transmisión de YouTube de la llamada de Azov Zoom que en un momento dado tuvo al menos 35.000 espectadores, muchos ucranianos consideran ahora al regimiento como héroes por su tenaz defensa de Mariupol.

PUBLICIDAD

El trabajador siderúrgico Serhiy Kuzmenko, que formó parte de uno de los últimos grupos de civiles evacuados de la planta, está de acuerdo.

“Sin su ayuda y su comida no habríamos podido sobrevivir”, dijo Kuzmenko el sábado. Al principio, las tropas de Azov traían ocasionalmente alimentos y pañales para los niños, algunos de ellos de apenas un año. La hija de Kuzmenko tiene ocho años. Pero después de que su propia comida se agotara a finales de marzo, las entregas de los soldados se hicieron sistemáticas.

PUBLICIDAD

“Cada tres o cuatro días nos traían comida: gachas de avena, pasta”, dijo Kuzmenko por Zoom. “No teníamos generador, así que nos traían baterías cargadas”.

La única comida diaria que se repartía entre las 70 personas que compartían el búnker de Kuzmenko se hacía en cubos, dijo. Algunos días, las explosiones de arriba esparcían trozos de yeso de la pared, polvo y vidrio en la comida.

Manifestación de apoyo a los defensores de Mariúpoldfd

Incluso sin los bombardeos, el ambiente bajo tierra era insalubre y Kuzmenko, de 31 años, teme ahora por los pulmones de su hija. La humedad y la escasa ventilación en los abarrotados búnkeres crearon moho. Recuerda haber colgado una chaqueta para encontrarla cubierta de esporas dos días después.

PUBLICIDAD

Kuzmenko -que trabajó en Azovstal durante una década, donde supervisaba el equipo de una instalación que convertía el hierro fundido en acero- describió la planta como una red de túneles y 36 refugios subterráneos. Cuando finalmente salió con su mujer y su hijo, tardaron dos días en llegar al territorio controlado por Ucrania en Zaporizhzhia, ya que primero fueron interrogados en campos de filtración.

“Nos interrogaron: nos preguntaron qué habíamos visto, con quién habíamos hablado, a quién conocíamos, dónde estaban los soldados ucranianos”, dijo Kuzmenko. “Cada persona fue interrogada como durante una hora y media por diferentes rusos”.

En su grupo había dos hermanas, una de ellas policía de 22 años. Cuando los interrogadores rusos lo descubrieron, no volvieron a verla. “No tenemos ni idea de su destino”, dijo Kuzmenko.

PUBLICIDAD

Para los soldados que quedan en Azovstal, las opciones parecen reducirse. Cuando se le preguntó qué tipo de misión de rescate le gustaría ver, Samoilenko dijo que algunas brigadas ucranianas deberían abrir un avance desde Zaporizhzhia, a más de 200 km (124 millas) de Mariupol, de inmediato. Eso, aunque reconoció que tardaría meses en atravesar unas defensas rusas bien preparadas.

Por eso, dijo Samoilenko, el regimiento apuesta por un acuerdo político para extraerlos. Hizo un llamamiento a los países del exterior para que intervengan y encuentren un camino.

“No es tan difícil dejar de tener miedo a Rusia”, dijo Samoilenko. “En realidad, sólo hay que plantarse y luchar, plantarse y luchar”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD