PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

¿Cuál máximo? Datos de inflación en EE.UU. muestran presión de precios aún fuerte

La medida de los llamados precios básicos, que excluye los alimentos y la energía, subió un 0,6% en abril respecto al mes anterior, superando todas las estimaciones

Un carrito de la compra lleno dentro de un supermercado Fotógrafo: Andrey Rudakov/Bloomberg
Por Molly Smith y Olivia Rockeman
11 de mayo, 2022 | 01:15 pm
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Los estadounidenses no tuvieron un respiro de la inflación en abril, ya que los precios de una serie de productos de primera necesidad y de categorías de gasto discrecional siguieron subiendo a uno de los ritmos más rápidos de la historia.

Si bien las mediciones anuales de los precios al consumidor se redujeron ligeramente con respecto a marzo (lo que indica un nivel máximo que los economistas esperaban), los detalles de un informe publicado el miércoles pintan un panorama más preocupante, ya que las cifras mensuales avanzaron más de lo previsto. Los costos de los servicios se aceleraron, mientras que la inflación de la mayoría de los bienes se mantuvo obstinadamente alta, subrayando la persistencia y la amplitud de las presiones sobre los precios.

PUBLICIDAD
Factores que contribuyen a la inflación 
La presión de los costes energéticos disminuyó en abril, mientras que los servicios repuntaron
Blanco: Titular MoM% 
Azul: Núcleo MoM% 
Azul oscuro: Servicios (excepto alimentación y energía) 
Azul claro: Bienes (sin alimentos ni energía)
Verde: Alimentos
Gris: Energíadfd

Hay poco alivio a la vista ya que la invasión de Ucrania por parte de Rusia, junto con los confinamientos por Covid-19 en China, seguirían alterando las cadenas de suministro y harían subir los precios de los productos básicos. Esto sólo va a hacer que la tarea de controlar la inflación sin inclinar la economía hacia una recesión sea más difícil para la Reserva Federal, y aumenta la presión sobre el presidente Joe Biden antes de las elecciones intermedias.

“Cualquier minúscula posibilidad que hubiera de que la inflación estuviera ya empezando a calmarse se ha desvanecido”, dijo Stephen Stanley, economista jefe de Amherst Pierpont Securities, en una nota, señalando que no ve que los precios se enfríen.

Los economistas han estado apostando a que una moderación de los precios de los bienes ayudará a que la inflación baje a medida que los estadounidenses salgan de las restricciones de la pandemia y cambien su gasto a servicios como salir a cenar. Pero eso no está ocurriendo todavía.

PUBLICIDAD

El aumento anual del costo de los alimentos fue el mayor desde 1981 e incluyó avances récord en los precios del pollo, el marisco fresco, los alimentos para bebés y las ensaladas preparadas. Mientras tanto, el coste de las grasas y aceites utilizados para cocinar fue el que más subió desde 2008.

En cuanto a los servicios, los costos de los servicios domésticos, como la electricidad, subieron un 13,7% en abril respecto a hace un año, la mayor subida desde 2008. Las tarifas aéreas subieron un 18,6% en términos mensuales. Los gastos de alojamiento, que incluyen los alquileres y las estancias en hoteles, también subieron un 0,5% por tercer mes, el más alto desde 2005.

Presión de la Fed

Esta dinámica de precios animará probablemente a la Reserva Federal a seguir endureciendo su política monetaria a un ritmo agresivo. La semana pasada, los funcionarios subieron las tasas de interés al máximo desde el año 2000, y han señalado que están previstas más subidas de medio punto en los próximos meses.

“La Reserva Federal no tiene otra opción que seguir subiendo los tipos de interés hasta alcanzar, al menos, niveles neutrales lo más rápido posible”, dijo Sal Guatieri, economista senior de BMO Capital Markets, en una nota.

La medida de los llamados precios básicos, que excluye los alimentos y la energía, subió un 0,6% en abril respecto al mes anterior, superando todas las estimaciones. El aumento de la cifra mensual principal también fue superior a las previsiones, aunque se vio frenado por el abaratamiento de los precios de la gasolina, que desde entonces han alcanzado un récord.

La inflación se aceleró un 8,3% con respecto a hace un año, lo que supone una desaceleración con respecto al mes anterior, pero sigue siendo una de las más rápidas en décadas. Los salarios no siguen el ritmo: ajustados a los aumentos de precios, cayeron por decimotercer mes consecutivo en abril, lo que ha contribuido a la pésima valoración de Biden entre los votantes.

PUBLICIDAD

Antes del informe, los economistas encuestados por Bloomberg apostaban por que la inflación anual se situaría por debajo del 7% en el tercer trimestre de este año, ante la expectativa de que las cadenas de suministro volvieran a ponerse en orden y la inflación hiciera mella en la demanda.

Algunos no son tan optimistas. Los economistas de Wells Fargo & Co. (WFC) dijeron el miércoles que esperan que la inflación “se estanque” en poco menos del 8% anual en ese periodo. Más del 60% de las categorías han visto subir los precios más del 5% en el último año, lo que según Wells Fargo supone una ligera mejora respecto a marzo, pero sigue siendo la mayor en décadas.

“La inflación sigue siendo generalizada, lo que hace que sea aún más difícil de reducir”, dijeron los economistas Sarah House y Michael Pugliese en una nota.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD