PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

Biden atribuye elevada inflación en EE.UU. a pandemia y guerra en Ucrania

El presidente de EE.UU. dijo que sus políticas económicas han ayudado a reducir el desempleo y aumentar los salarios

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la planta de fabricación de United Performance Metals en Hamilton, Ohio, Estados Unidos, el viernes 6 de mayo de 2022.
Por Nancy Cook
10 de mayo, 2022 | 06:47 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, atribuyó la elevada inflación a los trastornos provocados por la pandemia de Covid-19 en la economía y a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, y reconoció que el aumento de los precios está “perjudicando” a las familias estadounidenses.

El mandatario también volvió a criticar las propuestas fiscales y económicas de los republicanos, diciendo que sus planes para combatir la inflación reducirán los costos, mientras que el Partido Republicano pretende subir los impuestos a muchos estadounidenses y “dejar que las empresas salgan libres”.

PUBLICIDAD

Biden dijo el martes en declaraciones en la Casa Blanca que sus políticas económicas habían ayudado a reducir el desempleo y aumentar los salarios.

Pero “por cada trabajador que he conocido y que ha ganado un poco de respiro para buscar un trabajo mejor pagado, por cada empresario que ha ganado la confianza para perseguir sus sueños de pequeña empresa, yo sé que las familias de todo Estados Unidos están sufriendo a causa de la inflación”, dijo.

Las soluciones, sostuvo, empiezan por la Reserva Federal, y señaló que ha hecho varias nominaciones para la junta de gobernadores del banco central.

PUBLICIDAD

“Aunque nunca interferiré en los criterios y decisiones de la Reserva Federal ni les diré lo que tienen que hacer (son independientes), creo que la inflación es nuestro principal desafío económico en estos momentos”, dijo Biden. “Creo que ellos también lo creen”.

Con la inflación en el nivel más alto de las últimas cuatro décadas, antes de las elecciones de mitad de período en noviembre que decidirán el control del Congreso, los principales asesores de Biden han llegado a la conclusión de que su mejor estrategia electoral es tratar de establecer un fuerte contraste con las políticas republicanas.

Han apuntado a una propuesta de un senador republicano de alto rango, Rick Scott, de Florida, que incluye exigir que todos los estadounidenses paguen algún impuesto federal sobre la renta y que el Congreso reautorice toda la legislación federal cada cinco años, lo que, según los demócratas, pondría en riesgo de derogación a prestaciones como la Seguridad Social y Medicare.

“No quieren resolver la inflación bajando sus costos, quieren resolverla aumentando sus impuestos y reduciendo sus ingresos”, dijo Biden. “Pienso que es mejor cuando las familias estadounidenses tienen un poco más de dinero en el bolsillo”.

Líderes republicanos, incluido el senador Mitch McConnell, de Kentucky, se han distanciado de la propuesta de Scott y el senador de Florida ha criticado a Biden por centrarse en él. El martes, antes de las declaraciones de Biden sobre la inflación, dijo en un comunicado que el presidente debería empezar a combatir la inflación renunciando a su cargo.

El discurso de Biden se produce un día antes de que el gobierno federal publique los últimos datos mensuales sobre la inflación, que ha alcanzado el nivel más alto desde diciembre de 1981.

PUBLICIDAD

Los economistas esperan que los precios al consumidor desciendan a un 6,9% en promedio este año, antes de caer a un 2,4% en 2024, según una encuesta realizada por Bloomberg a principios de este mes.

La Reserva Federal realizó la semana pasada la mayor alza de tasas desde 2000 en su movimiento más agresivo hasta el momento para frenar los aumentos de precios.

Las encuestas nacionales muestran que el incremento del costo de la gasolina, los alquileres y los alimentos son una de las principales preocupaciones de la ciudadanía, un dato preocupante para los demócratas seis meses antes de las elecciones intermedias de noviembre.

Con la asistencia de Justin Sink y Josh Wingrove.

PUBLICIDAD