PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El Salvador

¿Bitcoin va hacia los US$5.000? Es el peor escenario, según estudio matemático

El Centro de Modelaje Matemático de la UFG, en El Salvador, vislumbra que la criptomoneda podría finalizar 2022 entre US$5.000 y US$15.000, pero también podría recuperarse

Bitcoin
13 de mayo, 2022 | 12:50 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

San Salvador — Para bitcoin (XBT), llegar a una banda de precios entre los US$5.000 y los US$15.000 es posible al cierre del año, según un estudio del Centro de Modelaje Matemático ‘Carlos Castillo Chávez’ de la Universidad Francisco Gavidia (UFG).

La última vez que la criptomoneda visitó los US$5.000 ocurrió en octubre de 2020. Desde ahí comenzó su ascenso y desde octubre de ese mismo año no volvió a ver los US$15.000.

PUBLICIDAD

Si bitcoin se recupera, en el mejor escenario podría moverse entre US$54.000 y US$65.000, confirmaron los matemáticos del centro de investigación.

Según estos resultados, para la criptodivisa será difícil volver a romper su precio máximo histórico en torno a los US$69.000, por lo menos este año.

Para finales de este mes de mayo, bitcoin podría terminar en una banda entre US$26.960 a US$29.830, según el cálculo bajista; y siendo lo más alcistas, entre US$40.680 y US$43.550.

PUBLICIDAD

Los fundamentos de la proyección

Para elaborar los cálculos, los investigadores se basaron en los cierres mensuales de la criptomoneda y utilizaron una serie histórica de cotizaciones.

“Son proyecciones, no es que realmente va a pasar, son simplemente escenarios que se deben valorar. Las personas que quieren invertir pueden tomarlo como un punto de referencia”, explicó Franklin Argueta, uno de los investigadores del estudio.

El documento aborda diferentes factores que impactan en el precio del bitcoin, uno de los más mayores es el ‘halving’, es decir la reducción de la recompensa que reciben los mineros de la criptomoneda. El último evento ocurrió en mayo de 2020 y el próximo será en 2024.

Además considera el impacto de una serie de elementos: los inventarios de los mineros, la oferta y la demanda del mercado, el sentimiento de los comerciantes, las bifurcaciones en la red, la gobernanza del sistema y factores externos del mercado.

Las estimaciones ya incorporaron factores exógenos como la guerra entre Rusia y Ucrania y la nueva crisis por la pandemia en China, que también han influenciado sobre los precios.

Los investigadores no descartan que surjan nuevos acontecimientos que cambien el rumbo previsto. “Hay factores externos que no se pueden poner como variables porque se desconocen o porque no se sabe cómo medir el impacto de esa variable y al final tienen un efecto en el pronóstico y en el precio real de bitcoin”, dijo James Humberstone, coautor del estudio.

PUBLICIDAD

“Estos modelos matemáticos funcionan mejor a corto y mediano, cuando las variables que han afectado el valor ya tienen un impacto más marcado, como por ejemplo la guerra entre Rusia y Ucrania”, explicó el investigador.

El Salvador a la expectativa

Esta semana El Salvador regresó a los mercados para comprar bitcoin en el ‘dip’ a un precio de US$30.744 con la esperanza de un resurgimiento, pero la criptomoneda siguió buceando hacia las profundidades.

La criptomoneda llegó a cotizarse a US$25.338 en la madrugada del jueves, en precios vistos en Coinbase, un retroceso del 17,5% desde que El Salvador se hizo de otros 500 bitcoins, con una inversión de US$15,37 millones. En ese momento, el país reflejaba una pérdida de US$2,7 millones menos solamente con esa operación.

PUBLICIDAD

Al cierre de esta nota, bitcoin volvía a tocar los US$30.000 y en las próximas horas el mayor reto será consolidarse. Lo logre o no, está moviéndose sobre niveles claves que hacen preguntarse hacia dónde podría dirigirse el precio si el mercado sigue capitulando.

También puede leer:

Pablo Balcáceres

Pablo Balcáceres

Periodista salvadoreño especializado en negocios, finanzas, periodismo de datos y blockchain. Ha sido editor de Inteligencia de la Revista Estrategia & Negocios y coordinador editorial en revista El Economista Centroamérica.

PUBLICIDAD