PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cripto

¿Es el colapso de las cripto un riesgo real para la economía de El Salvador?

Mientras las criptomonedas se desploman en los mercados internacionales, Bloomberg Línea explica lo que es cierto y lo que no está claro sobre cómo afecta a El Salvador

Una persona sostiene un token de Bitcoin en el cajero automático (ATM) de Bitcoin en El Zonte, El Salvador.
12 de mayo, 2022 | 03:12 pm
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg Línea — Las principales criptodivisas se desploman en una caída de cinco días en un reflejo del mercado bursátil. Nayib Bukele, presidente de El Salvador, escribió en Twitter (TWTR) el lunes que el país estaba aprovechando esta caída y comprando 500 bitcoins a un precio medio de US$30.744 cada uno.

El Salvador fue el primer país en adoptar el Bitcoin (XBT) como moneda de curso legal. Mientras la criptomoneda se desploma, esto es lo que se sabe y lo que no está claro sobre cómo afectará al país:

PUBLICIDAD

El Salvador puede entrar en default por el colapso de las criptomonedas:

Falso. Los riesgos de un impago de la deuda soberana de El Salvador han aumentado en los últimos meses, pero no están directamente relacionados con la caída del bitcoin. De producirse, el impago se debería a un plan poco claro para financiar los próximos pagos de bonos en enero de 2023.

“El problema del impago de El Salvador tiene mucho que ver con su propia dinámica fiscal”, dice Carlos Acevedo, economista, y ex presidente del Banco Central de Reserva de El Salvador.

Existe la percepción en la prensa internacional de que El Salvador depende del éxito de Bitcoin para honrar sus pagos. “Si los inversores tienen esa idea en la cabeza, sobre una conexión entre el bitcoin y la capacidad financiera de nuestro país, puede ser perjudicial para nosotros”, según Acevedo.

PUBLICIDAD

Sin embargo, las posesiones salvadoreñas de bitcoin son relativamente pocas. Incluso contando la más reciente adquisición de 500 bitcoins anunciada esta semana por Bukele, el país posee una cartera de 2.301 bitcoins.

Desde septiembre de 2021 hasta la fecha, el gobierno ha realizado una inversión de US$103,6 millones, sin contar las pérdidas no realizadas. Aunque la cifra es significativa para una economía pequeña, está lejos de los US$800 millones que necesita para pagar el vencimiento de su bono soberano en enero de 2023.

Bitcoin interfiere entre El Salvador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr un acuerdo para un préstamo de US$1.300 millones que precisamente cubra esa necesidad financiera. El FMI ha señalado múltiples riesgos de la criptomoneda adoptada como moneda de curso legal.

En su más reciente informe sobre la deuda salvadoreña, Moody’s señaló que El Salvador carece de un plan de financiación creíble para amortizar los referidos bonos. Aunque consiga el dinero, las presiones se mantendrán.

El gobierno se enfrenta a un apretado calendario de amortización, un exceso de deuda local a corto plazo y el acceso a pocas fuentes de financiación externa. Por estas razones, Moody’s lo rebajó a Caa3 desde Caa1.

Los bonos de El Salvador valen el 40% de su valor nominal:

Verdadero. Los bonos salvadoreños han caído en picado. El 11 de mayo de 2021, el de peor rendimiento era el de 2050, con un 93% de su valor original; y el mejor el de 2029, con un 114%, según Bloomberg.

PUBLICIDAD

Un año después, el precio de los bonos ronda el 40% para la mayoría de los títulos. El mejor valorado es el que vence en enero de 2023, en torno al 78%.

“Creo que el mercado de deuda soberana no tiene mucha paciencia con El Salvador, y menos cómo están los mercados internacionales”, dijo a Bloomberg Línea un analista de mercados financieros con amplia experiencia en Wall Street, quien pidió no ser identificado.

En su opinión, el precio de los bonos refleja que los inversionistas no solo dudan de la capacidad, sino también de la voluntad de pago, en el contexto de las próximas elecciones presidenciales de 2024, en las que Nayib Bukele podría postularse para un segundo período. Sólo un “sello de calidad” de apoyo del FMI les devolvería la calma.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, Acevedo cree que El Salvador sí tiene los recursos para honrar sus compromisos, aunque eso podría significar la erosión de sus reservas internacionales o implementar una reforma que nacionalice el actual sistema privado de pensiones.

“Soy de los que piensan que El Salvador va a pagar porque (Bukele) comprometió personalmente su palabra ante los inversionistas. Se vería muy mal si no paga, y además cerraría las válvulas de financiamiento internacional al país”, dijo Acevedo a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Bukele intentó vender US$1.000 millones en valores vinculados a bitcoin, pero no vendió ninguno:

Falso. Los bonos bitcoin han sufrido un importante retraso, pero técnicamente el gobierno salvadoreño no ha llevado a cabo la emisión que prometió para colocar 1.000 millones de dólares, con un plazo de 10 años y una tasa del 6,5%.

La percepción de que el bono bitcoin ha fracasado se remonta a las declaraciones de Alejandro Zelaya, ministro de Hacienda, quien proyectó que la emisión llegaría entre el 15 y el 20 de marzo. No sucedió.

Zelaya defendió que la guerra entre Rusia y Ucrania trastocó los planes del Gobierno y sugirió que podría realizarse en el primer semestre del año, aunque no descartó llegar al mercado en agosto.

PUBLICIDAD

Bukele dijo que la única razón por la que los bonos bitcoin aún no se han colocado es porque su principal objetivo a corto plazo se trasladó al sistema de pensiones.

“El breve retraso en la emisión se debe únicamente a que estamos priorizando la reforma interna de las pensiones y tenemos que enviarla antes al Congreso”, tuiteó el presidente, hace más de un mes.

Nayib Bukele (@nayibbukele): Soy fan de @BitcoinMagazine, por favor no difundan @Reuters FUD (iniciales en inglés para miedo, incertidumbre y duda). Los bonos de #Bitcoin Volcano se emitirán con @bitfinex. El pequeño retraso en la emisión es solo porque estamos priorizando la reforma interna de las pensiones y tenemos que enviarla antes al congreso.

Además, los fondos que el gobierno pretende captar mediante esta vía no se utilizarán para el pago de la deuda, sino para financiar la construcción de la Ciudad Bitcoin y la compra de más bitcoin.

PUBLICIDAD

Cuanto más tiempo pasa, más dudas surgen sobre el éxito de la operación. Respetados creyentes en el bitcoin, como Michael Saylor, fundador de MicroStrategy, cree que los mercados financieros no están preparados para los bonos respaldados por el bitcoin.

El Salvador ha perdido dinero con las inversiones en bitcoin:

Verdadero. El Salvador ha gastado US$103,6 millones en adquirir 2.301 bitcoins, valorados hasta en US$66,6 millones, lo que supone una pérdida del 35,7%, hasta el cierre del miércoles.

La cuestión es si las pérdidas seguirán aumentando o si conseguirán revertirse.

Para volver al punto de partida de la inversión, El Salvador necesita un precio de US$45.031 por bitcoin, según estimaciones de Bloomberg Línea.

Pero si el mercado prolonga su caída, las consecuencias podrían ser desastrosas para la estrategia salvadoreña.

Un estudio de la Universidad Francisco Gavidia (UFG) sugiere que si el bitcoin se recupera en el mejor escenario, podría alcanzar un precio de entre US$54.000 y US$65.000.

En el peor pronóstico, el valor de la criptodivisa bajaría en un rango de US$5.000 a US$15.000, a finales de 2022.

La caída del precio del bitcoin afectará negativamente al comercio y a la economía:

Falso. En un país con bitcoin como moneda legal existe el riesgo de que el desplome del precio repercuta en la dinámica económica.

El Salvador no es el caso. Esto sucede porque la criptodivisa es poco utilizada en las transacciones diarias.

Según el gobierno, 4 millones de salvadoreños descargaron Chivo Wallet para recibir el bono de bienvenida de US$30.

Sólo el 20% de los salvadoreños que han usado Chivo Wallet siguen haciéndolo, según un estudio del National Bureau of Economic Research (NBER).

Una encuesta realizada por la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador en febrero encontró que el 92% de las empresas no tienen ningún impacto de bitcoin en su negocio. Además, sólo el 14% de las empresas había procesado algún tipo de transacción, la mayoría de ellas las grandes.

¿Por qué el bitcoin no ha captado el entusiasmo de los salvadoreños? Según el NBER, los usuarios siguen prefiriendo el dólar estadounidense, que además es de curso legal en el país.

Además, la implantación de bitcoin sufrió fallos técnicos desde el principio y eso generó desconfianza en el sistema.

Convenientemente, la frágil adopción del bitcoin juega a favor de El Salvador con el reciente desplome del precio. “Como el uso de bitcoin ha sido un fracaso, estamos protegidos contra esta caída de riesgo. No estamos tan expuestos”, concluyó Acevedo.

¿Cuánto falta para que cambien las cosas?

El experto brasileño en criptodivisas Keiji Sakai dijo que el objetivo principal de la adopción de las criptodivisas en El Salvador era facilitar el intercambio, ya que gran parte del PIB (Producto Interno Bruto) del país provenía del envío de dólares de los inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos para sus familias en El Salvador.

“Este proceso generaba enormes colas en los bancos, recuerdo que un amigo que trabajaba en un banco internacional que tenía sucursales en Centroamérica lo denunció. Si el proceso sigue siendo de remesas y posterior conversión a dólares en el país, la volatilidad no afectaría tanto, sería una operación de cambio”, dijo Sakai.

Por otro lado, afirma que si las criptomonedas se utilizaran como reserva bancaria, esto afectaría significativamente a la economía del país y a los ahorradores.

André Franco, jefe de investigación de Mercado Bitcoin, el unicornio de intercambio de criptomonedas de Brasil, dice en un informe que el mercado de criptomonedas guiado por bitcoin refleja el mercado de valores y cae a medida que los activos de riesgo en todo el mundo pierden valor. “Podemos esperar más caídas, pasando por debajo de los US$30.000 y acercándose a los US$20.000″.

Franco escribe que si el panorama macro no fuera tan negativo, el Bitcoin subiría pronto, sin embargo, como los inversores están alejados del riesgo, el Bitcoin puede caer más y, como consecuencia, el mercado de criptomonedas en su conjunto.

Pero hay una luz al final del túnel. El analista de Mercado Bitcoin dice que si fuera totalmente agnóstico en cuanto al precio, diría que las métricas de bitcoin nunca han sido tan positivas, ya que los inversores a largo plazo siguen acumulando bitcoin. “Estamos en el punto más alto y positivo de la historia para esta métrica. Otra métrica que va en la misma dirección es el saldo de bitcoins que no se han movido en un año o más, que ya está por encima de la marca del 65% y también está en su máximo histórico.”

Franco cree que hay métricas para saber dónde terminaría la caída de las criptomonedas, como la ganancia/pérdida neta no realizada, que mide la relación entre los bitcoins no movidos que están en ganancia y los que están en pérdida, desde su último movimiento, que ahora muestra una euforia extrema.

“Otra métrica importante para entender el momento de la capitulación es el múltiplo Puell, que mide cuánto se desvía el precio actual del bitcoin de la media móvil del precio al que se minó en los últimos 365 días. Así que, al igual que el NUPL, el múltiplo Puell es un gran indicador de la capitulación y la euforia”, afirma.

“El porcentaje de bitcoins en beneficio también es un gran indicador de capitulación. En caso de que el Bitcoin repita ciclos pasados, aún podríamos ver precios más bajos antes de la reversión. Estas métricas presentadas pueden guiarnos en el momento actual del mercado y también hacernos comprender el mejor momento para dar la vuelta a la mano y volver a ser optimistas sobre el mercado. Sin embargo, no deben seguirse como si fueran reglas en piedra. Eso es porque el mercado de criptomonedas no se cansa de sorprendernos y ser sensible al momento del mercado también tiene su valor.”

Este artículo fue traducido por Andrea González

Pablo Balcáceres

Pablo Balcáceres

Periodista salvadoreño especializado en negocios, finanzas, periodismo de datos y blockchain. Ha sido editor de Inteligencia de la Revista Estrategia & Negocios y coordinador editorial en revista El Economista Centroamérica.

Isabela Fleischmann

Isabela Fleischmann

Periodista brasileña especializada en cubrir tecnología, innovación y startups

PUBLICIDAD