Actualidad

Finlandia y Suecia se preparan para solicitar la entrada en la OTAN en un cambio histórico

Los parlamentos de los países de la OTAN deberían ratificar las candidaturas de membresía, un proceso que puede demorar meses

Los legisladores de ambos países debatirán las ofertas el lunes 16 de mayo, mientras que es probable que Suecia presente una solicitud para unirse a la OTAN en los próximos días
Por Kati Pohjanpalo y Niclas Rolander
15 de mayo, 2022 | 12:37 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Los socialdemócratas de Suecia “trabajarán para que Suecia solicite su ingreso en la OTAN”, dijo el partido en un comunicado el domingo. Aún así, el partido abogará por que Suecia exprese “reservas unilaterales contra el despliegue de armas nucleares y bases permanentes en territorio sueco”.

Los legisladores de ambos países debatirán las ofertas el lunes 16 de mayo, mientras que es probable que Suecia presente una solicitud para unirse a la OTAN en los próximos días, según informes de los medios locales.

El lunes, Niinisto se reunirá con el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, en Helsinki, junto con otros senadores republicanos, mientras continúa una campaña para asegurar el apoyo bipartidista para la adhesión a la OTAN. McConnell también tiene previsto visitar Suecia.

PUBLICIDAD

El presidente finlandés debe estar en Estocolmo para una visita de estado de dos días a partir del martes.

Los países nórdicos recibieron un amplio apoyo por parte de los ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN reunidos en Berlín el sábado 14 de mayo, ya que los formuladores de políticas buscan calmar las preocupaciones de que Turquía podría descarrilar su candidatura, citando preocupaciones sobre los “terroristas” kurdos.

El bloque militar de 30 miembros requiere unanimidad para incorporar nuevos miembros.

PUBLICIDAD

Los parlamentos de los países de la OTAN deberían ratificar las candidaturas de membresía, un proceso que puede demorar meses, antes de que puedan ingresar y comenzar a disfrutar de los compromisos de defensa colectiva en virtud del Artículo 5.

Ambos países ya obtuvieron compromisos de aliados, incluidos EE.UU. y Reino Unido son los pasos de seguridad adicionales para el llamado período gris, entre la presentación de las ofertas de ingreso y la eventual entrada cuando las garantías colectivas de seguridad comiencen a aplicarse.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, dijo el domingo que está “muy seguro” de que los aliados llegarán a un consenso sobre Finlandia y Suecia.

Sus comentarios fueron repetidos por el secretario general del bloque, Jens Stoltenberg, quien dijo que Turquía “ha dejado en claro que su intención no es bloquear la membresía” de la OTAN para Finlandia y Suecia.

Niinisto dijo que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, había dicho hace aproximadamente un mes que evaluaría “favorablemente” la solicitud de Finlandia a la OTAN, por lo que “pueden entender que estoy un poco confundido”.

Niinisto instó a “una respuesta clara” de Erdogan y dijo que estaba preparado para reunirse para discutir los temas planteados.

PUBLICIDAD

La entrada de Suecia y Finlandia ampliaría significativamente la frontera de la alianza con Rusia y le daría a la organización un margen para proteger a los países bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, vistos durante mucho tiempo como una región vulnerable. Aislaría efectivamente el enclave ruso de Kaliningrado entre Polonia y Lituania en el Mar Báltico.

“Hoy vemos un tipo de Rusia muy diferente al que vimos hace solo unos meses”, dijo Marin de Finlandia a los periodistas en Helsinki. “Ya no podemos confiar en que habrá un futuro pacífico al lado de Rusia por nuestra cuenta”.

El presidente Niinisto llamó por teléfono al presidente ruso, Vladimir Putin, el sábado para decirle que el país nórdico planea buscar la membresía en la OTAN.

PUBLICIDAD

La medida sería un “error porque no hay amenazas para la seguridad de Finlandia”, dijo Putin a su homólogo finlandés, según un comunicado del Kremlin, y agregó que podría dañar las relaciones entre los países.

La reacción de Putin al plan finlandés fue “más suave que nunca”, dijo Niinisto a los periodistas el domingo. “Puede ser que quieran evitar” que esto se convierta en un tema de discusión en Rusia.

PUBLICIDAD

Suecia y Finlandia tienen siglos de historia común y rivalidad con Rusia. Las dos naciones fueron una hasta 1809, cuando Rusia conquistó la actual Finlandia en la última guerra librada en territorio sueco.

Habiendo ganado la independencia en 1917 después de más de 100 años como Gran Ducado del Imperio Ruso, los finlandeses lucharon en dos guerras con la Unión Soviética.

Luego atravesaron de puntillas una era de neutralidad durante la Guerra Fría, por necesidad, no por elección, acobardándose ante Moscú mientras conservaban la independencia en una política que llegó a conocerse como finlandización.

PUBLICIDAD

Suecia se mantuvo al margen de ambas guerras mundiales, y como las dos superpotencias competían por la influencia en el período de posguerra, la neutralidad se consideraba la mejor manera de garantizar la independencia del país, mientras que el país cooperaba de forma encubierta con la OTAN.

Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, la política de Suecia fue rebautizada oficialmente como no alineación militar y su defensa se redujo significativamente.

Esa tendencia se revirtió después de la anexión de la península ucraniana de Crimea por parte de Rusia en 2014 y, en los últimos años, Suecia ha aumentado gradualmente el gasto militar y buscado una cooperación cada vez más estrecha con la OTAN, de manera similar a Finlandia.

PUBLICIDAD

Los ejércitos de ambas naciones son compatibles con la OTAN e incluyen una gran cantidad de artillería y tanques.

Finlandia, cuya frontera con Rusia tiene aproximadamente 1.300 kilómetros (800 millas) de largo, se aferró a un sistema basado en el servicio militar obligatorio, comandó una reserva de 900.000 soldados y pudo desplegar 280.000 de ellos en tiempos de guerra. Suecia trajo de vuelta el servicio militar obligatorio a partir de 2018.

Si bien los socialdemócratas de Suecia siguieron siendo firmes partidarios de la no alineación militar hasta hace poco, ese enfoque se ha reevaluado rápidamente después de la invasión de Rusia, e incluso el ministro de Defensa, Peter Hultqvist, se entusiasma con la idea.

Había prometido en un congreso del partido el año pasado que “no habrá una solicitud de la OTAN mientras tengamos un gobierno socialdemócrata”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD