PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Francia planea cupones de alimentos y más ayudas sociales contra la inflación

Macron ya había destinado unos US$26.400 millones como parte de un “plan de resiliencia” que incluye topes temporales a precios a la electricidad y gas

Panes
Por Ania Nussbaum y William Horobin
15 de mayo, 2022 | 05:39 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El gobierno francés se comprometió a aumentar los beneficios sociales y emitir cupones de alimentos a los hogares más pobres mientras el recién reelegido presidente Emmanuel Macron busca evitar el pánico por la crisis del costo de vida antes de las elecciones legislativas del próximo mes.

El Ministerio de Finanzas ya preparó un presupuesto revisado con una serie de medidas para cubrir las promesas que hizo Macron mientras se postulaba para la reelección. Eso se presentará al parlamento después de que se lleve a cabo la segunda vuelta de las elecciones legislativas el 19 de junio, dijo el portavoz del gobierno, Gabriel Attal.

PUBLICIDAD

El costo de vida estuvo en el centro durante la campaña presidencial y seguirá siendo un tema clave en las elecciones legislativas del próximo mes a medida que la inflación en Francia continúa aumentando. Los partidos de oposición que compiten por una mayoría en la Asamblea Nacional han propuesto políticas más radicales, como topes absolutos en los precios de ciertos bienes o recortes permanentes en los impuestos sobre las ventas.

Inflación francesadfd

Si el partido de Macron no logra obtener una mayoría en las elecciones, obstaculizaría su capacidad para seguir adelante con reformas económicas potencialmente impopulares, incluidos cambios en los sistemas de pensiones y bienestar.

PUBLICIDAD

Attal dijo que el presupuesto revisado cubrirá las promesas de extender los límites de precios de la energía hasta 2022, introducir cupones de alimentos, hacer que los subsidios a los combustibles sean más específicos y reducir las tarifas de las licencias de televisión y los impuestos sobre las bonificaciones para los trabajadores de bajos ingresos. Los beneficios sociales y las pensiones también se revisarán antes de lo normal para tener en cuenta la inflación, dijo.

Los detalles exactos de las medidas y su costo se definirán en el proyecto de ley de presupuesto final.

Antes de las elecciones presidenciales, el gobierno de Macron ya había destinado unos 25.000 millones de euros (US$26.400 millones) como parte de un “plan de resiliencia” que incluye topes temporales a los precios de la electricidad y el gas natural y un descuento de gasolina para los automovilistas. Aunque costosas, las medidas han tenido un impacto significativo en los precios, reduciendo la tasa de inflación en dos puntos porcentuales, según estimaciones de la agencia de estadísticas Insee (por sus siglas en francés, Instituto nacional de estadísticas y estudios económicos).

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD