PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Los bonos de repente parecen una cobertura inteligente, incluso después de una pérdida de 12%

El sentimiento del mercado ha cambiado durante la última semana por los temores del crecimiento de la inflación

Con las presiones inflacionarias aún rampantes en todas partes, nadie apuesta con certeza a que los rendimientos en cualquiera de los principales mercados del mundo hayan tocado techo.
Por Alice Gledhill y Liz Capo McCormick
15 de mayo, 2022 | 02:49 pm
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Algunas almas valientes en el mundo de las inversiones están comenzando a volver a los bonos para sortear la tormenta económica que se avecina.

Si bien los alcistas de la deuda en Wall Street han sido aplastados durante todo el año, el sentimiento del mercado ha cambiado notablemente durante la última semana por los temores del crecimiento de la  inflación.

PUBLICIDAD

Las expectativas del mercado sobre el crecimiento de los precios en EE.UU. cayeron desde los máximos de varios años, mientras que los rendimientos nominales en EE. UU., Alemania, Italia y Reino Unido retrocedieron.

Al mismo tiempo, un informe que mostró aumentos de precios más altos de lo esperado para los consumidores estadounidenses no logró iniciar un retroceso sostenido, una señal de agotamiento del mercado bajista después de un comienzo de año históricamente malo.

PUBLICIDAD

Con las presiones inflacionarias aún rampantes en todas partes, nadie apuesta con certeza a que los rendimientos en cualquiera de los principales mercados del mundo hayan tocado techo.

Pero el argumento es que la clase de activos todavía ofrece una cobertura poderosa ya que la agresiva campaña de ajuste de la Reserva Federal amenaza con provocar una recesión en el ciclo económico que podría afectar a los activos globales.

“Acabamos de empezar a comprar bonos del Tesoro”, dijo Mark Holman, socio de TwentyFour Asset Management, una firma de inversión con sede en Londres que se especializa en valores de renta fija.

“Estoy bastante satisfecho de que los rendimientos del Tesoro hayan subido tanto, porque sé que los vamos a necesitar porque estamos atrasados en el ciclo”.

PUBLICIDAD
dfd

Los mercados bursátiles y crediticios desarrollados han caído este mes con operaciones económicamente sensibles en la línea de fuego, lo que ayudó a estimular la mayor entrada de bonos del Tesoro desde marzo de 2020.

Si bien los bonos se han recuperado considerablemente últimamente, parecen más vulnerables dado que la campaña de ajuste del Banco Central Europeo, pero eso no impide que los estrategas de Citigroup Inc. vean un retroceso en la liquidación del bund –la bonos de Alemania– por ahora, ya que la preocupación por el crecimiento mundial supera las expectativas de inflación elevada.

PUBLICIDAD

“Los bonos del gobierno pueden comenzar a compensar los riesgos en otros lugares”, dijo Howard Cunningham, gerente de renta fija de BNY Mellon Investment Management.

“No apostamos a que el aumento de los rendimientos vaya a revertirse, pero los bonos del gobierno pueden comenzar a funcionar. Ahora, tienes una correlación negativa con las acciones algunas veces”.

PUBLICIDAD

Los bonos del gobierno de EE. UU. ya han perdido 8,4% este año hasta el jueves 12 de mayo, encaminándolos hacia sus primeras caídas anuales consecutivas en al menos cinco décadas, según un índice de Bloomberg.

Un indicador global ha bajado 12%. Sin embargo, el rendimiento del Tesoro a 10 años ha caído casi 30 puntos básicos desde que alcanzó el 3,20 % el 9 de mayo, su nivel más alto desde 2018. Al mismo tiempo, las acciones han caído bruscamente en medio de los temores sobre el crecimiento, exacerbados por la guerra en Ucrania y los bloqueos por el Covid-19 en China.

PUBLICIDAD

Una mirada bajo el capó del mercado de derivados sugiere que los fondos de cobertura ahora están eliminando las exposiciones bajistas del Tesoro y alimentando los rendimientos a la baja.

Retraso europeo

Candriam y AXA Investment Managers se encuentran entre las empresas que ven la deuda estadounidense como una mejor apuesta que los bonos por ahora. Las expectativas implícitas en el mercado sugieren que la Fed comenzará a recortar las tasas a partir de 2024, luego de elevar la tasa de los fondos a poco más del 3% el próximo año.

PUBLICIDAD

“Estamos empezando a pensar en comprar bonos del Tesoro”, dijo Nicolas Forest, jefe de renta fija global de Candriam. “Los rendimientos de EE. UU. tienen un precio más justo porque el ciclo de aumento ya se está produciendo. Definitivamente estamos rezagados en Europa”.

El rendimiento alemán a dos años, en torno al 0,11% el viernes, es “demasiado bajo” dado que la tasa de los depósitos puede llegar al 0,25% a finales de año, añadió.

Solo se espera que el Banco Central Europeo comience a subir las tasas en julio y los comerciantes no ven recortes durante al menos los próximos cuatro años. En esta trayectoria, los precios de los bonos de EE. UU. obtendrían un impulso significativo a través de un ciclo de relajación de la Fed en un momento en que los bonos se enfrentan al viento en contra de una política monetaria más estricta.

Tirando hacia adelante

Pero las cosas no están tan claras. Para Mark Healy, gestor de carteras de AXA Investment Managers, el Reino Unido parece un lugar relativamente seguro en este momento, dado que la campaña de endurecimiento del Banco de Inglaterra está en marcha, pero los bonos de la zona del euro aún pueden ofrecer oportunidades.

“Preferiríamos más al Reino Unido, luego a EE. UU. y luego a Europa, aunque probablemente retrocederíamos un poco en términos de cuántos aumentos del BCE están descontados”, dijo Healy. “Entonces, más adelante, los bonos del gobierno europeo podrían ofrecer valor”.

Aún así, los inversionistas están unidos en su postura cautelosa sobre la deuda italiana en este momento. BNY IM aumentó recientemente una posición corta en futuros de BTP a medida que el BCE elimina gradualmente la era del dinero fácil, mientras que BNP Paribas SA desaconsejó una posición larga.

Mientras tanto, Gary Pollack, de Deutsche Bank AG, advierte que la liquidación del Tesoro no ha terminado debido a las persistentes presiones sobre los precios, desde los costos de alquiler hasta las tarifas aéreas.

“Si bien esperamos que la inflación caiga, la pregunta es ¿estarán contentos los mercados donde se establezca?” dijo el jefe de renta fija para la gestión de la riqueza privada. “Es por eso que soy un poco reacio a decir que compremos aquí”.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD