Asia

Corea del Norte despliega militares para combatir 1,5 millones de “casos de fiebre”

Kim Jong Un se enfrenta a una de sus mayores pruebas como líder

La gente se sienta cerca de una pantalla que muestra una emisión de noticias en una estación de tren en Seúl el 12 de mayo de 2022, del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, quitándose una mascarilla en la televisión.
Por Jeong-Ho Lee
17 de mayo, 2022 | 11:26 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Kim Jong Un movilizó al ejército de Corea del Norte para ayudar a combatir una de las mayores crisis que ha enfrentado en su década como líder, ya que los casos sospechosos de Covid-19 llegaron a casi 1,5 millones en menos de un mes.

Pyongyang informó de 269.510 nuevos “casos de fiebre” y seis muertes en todo el país en un periodo de 24 horas que finalizó el lunes a las 18.00 horas, según informó la Agencia Central de Noticias de Corea (de Corea del Norte). Desde finales de abril han muerto 56 personas.

Corea del Norte no ha calificado los cientos de miles de casos de fiebre como “Covid-19”, probablemente porque el aislado país no dispone de suficientes kits de prueba para confirmar que los casos han sido causados por el coronavirus.

PUBLICIDAD

La propagación de los casos indica que el país puede enfrentarse a una crisis de salud pública que podría desbordar su anticuado sistema médico. El país es aún más vulnerable después de haber rechazado vacunas contra la enfermedad. Las estimaciones de la agencia de ayuda alimentaria de las Naciones Unidas dicen que alrededor del 40% de su población está desnutrida, lo que podría magnificar el impacto del virus.

“La situación de Covid-19 podría ser una amenaza real para la estabilidad del régimen, a menos que Corea del Norte pueda contener eficaz y rápidamente la propagación del virus”, dijo Rachel Minyoung Lee, becaria no residente del Programa 38 North del Centro Stimson.

“Kim Jong Un ha tenido que lidiar con una amplia cuota de problemas desde que llegó al poder, pero ninguno de ellos amenazaba la existencia nacional de la forma en que lo hace esta crisis”, dijo Lee, que trabajó como analista para el Open Source Enterprise de la CIA durante casi dos décadas.

PUBLICIDAD

La mayoría de los trabajadores humanitarios extranjeros abandonaron el país después de que éste cerrara sus fronteras al comienzo de la pandemia, y Corea del Norte ha rechazado o ignorado hasta ahora las ofertas internacionales de ayuda.

“Dado que el país aún no ha iniciado la vacunación contra el Covid-19, existe el riesgo de que el virus se extienda rápidamente entre las masas a menos que se frene con medidas inmediatas y adecuadas”, declaró Poonam Khetrapal Singh, director regional de la Organización Mundial de la Salud, en un comunicado.

Mientras tanto, las autoridades han intensificado sus esfuerzos para “rectificar inmediatamente las desviaciones” en su distribución de suministros médicos, desplegando a sus militares en sus medidas de cuarentena, según el informe de los medios estatales.

A principios de esta semana, los medios estatales informaron que Kim reprendió a los mandos en una reunión de alto nivel del partido por no ejecutar sus órdenes de salud pública. El aparato de propaganda del estado lo ha mostrado trabajando para prevenir un brote, probablemente en un intento de transferir la responsabilidad a funcionarios de menor rango mientras la enfermedad se propaga bajo su supervisión.

“La convocatoria de reuniones y las visitas de Kim a los lugares es bastante interesante (no se esconde de ello), pero es probable que también tenga la intención de mostrar que está al tanto de la situación (a la audiencia nacional), mientras que sigue haciendo recaer la culpa en los niveles inferiores de liderazgo”, dijo Jenny Town, investigadora principal del Centro Stimson.

El presidente surcoreano Yoon Suk Yeol, que asumió el cargo el 10 de mayo con la promesa de adoptar una línea dura con Pyongyang por sus amenazas a la seguridad, se ofreció a enviar vacunas contra el Covid-19 y otros medicamentos a través de la frontera, pero no ha tenido respuesta de Corea del Norte.

PUBLICIDAD

El gobierno de Yoon trató de enviar un mensaje a Pyongyang el lunes para proponer conversaciones a nivel de trabajo sobre el suministro de ayuda contra el coronavirus, incluyendo vacunas, pero Corea del Norte aún no ha aceptado el mensaje, dijo el Ministerio de Unificación de Corea del Sur.

Un reciente informe de las Naciones Unidas señala que Corea del Norte y Eritrea son los dos únicos países del mundo que no han administrado vacunas.

Es posible que Corea del Norte quiera medicamentos para el tratamiento del Covid-19, en lugar de vacunas, dijo Wang Son-taek, director del Centro de Política Global del Instituto de la Paz Han Pyeong en Corea del Sur.

PUBLICIDAD

“La cantidad de dosis de vacunas que podría recibir de la comunidad internacional no sería suficiente para evitar la rápida propagación del coronavirus”, dijo Wang. “Pero cuando se trata de medicamentos para el tratamiento, Corea del Norte puede mostrar una postura diferente”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD