Salud

Corea del Norte revela su primera muerte por Covid-19 y habla de brote de fiebre

La noticia llegó un día después de que el Estado dijera por primera vez que tenía un caso de Covid-19 dentro de sus fronteras

Empleados rocían desinfectante como parte de las medidas preventivas contra el coronavirus Covid-19 en los almacenes Yokjon en Pyongyang el 20 de octubre de 2021.  Fotógrafo: Kim Won Jin/AFP/Getty Images
Por Shinhye Kang y Jeong-Ho Lee
12 de mayo, 2022 | 09:06 PM

Bloomberg — Corea del Norte reveló el viernes un brote generalizado de una fiebre que se extendió “explosivamente” por todo el país desde finales de abril, con el resultado de 350.000 casos y seis muertes, incluida una que dio positivo en el test de Covid-19.

La noticia llegó un día después de que el Estado dijera por primera vez que tenía un caso de Covid-19 dentro de sus fronteras, lo que llevó al líder Kim Jong Un a ordenar el cierre de las principales ciudades y a pedir medidas estrictas para detener el virus. Sólo el jueves, Corea del Norte registró 18.000 nuevos casos de fiebre y hasta 187.800 personas están siendo aisladas y tratadas, según la Agencia Central de Noticias de Corea.

Corea del Norte no dijo explícitamente que las nuevas infecciones fueran por el coronavirus, pero la crisis de salud pública ha dominado sus medios de comunicación controlados por el Estado en el último día. Aunque los expertos dudaron durante mucho tiempo de que Corea del Norte consiguiera mantener a raya la pandemia que ha arrasado el mundo desde principios de 2020, el hecho de que Kim haya reconocido públicamente el brote sugiere que los casos están demasiado extendidos para que las autoridades puedan controlarlos.

PUBLICIDAD

“El desafío más importante y las tareas supremas que enfrenta nuestro partido es revertir la situación de crisis de salud pública inmediata en una fecha temprana, restaurar la estabilidad de la prevención de la epidemia y proteger la salud y el bienestar de nuestro pueblo”, dijo Kim en la sede de prevención de epidemias de emergencia del estado.

De los 350.000 casos registrados hasta el momento, al menos 162.200 fueron “curados completamente”, añadió el informe de la KCNA.

Durante su visita a la instalación estatal, reiteró la importancia de poner todas las ciudades bajo llave. “Es la máxima prioridad bloquear la propagación del virus cerrando activamente las zonas y aislando y tratando a las personas con fiebre de manera responsable”, dijo Kim según la KCNA, prometiendo que su partido “lideraría victoriosamente la guerra de prevención de la epidemia”.

PUBLICIDAD

Poco después de dar a conocer a la opinión pública la existencia de Covid-19 dentro de su frontera, Corea del Norte hizo una demostración de su poderío militar, disparando tres misiles balísticos de corto alcance en aguas de su costa oriental.

Hasta el jueves, el régimen de Kim había negado que tuviera casos de Covid-19, una afirmación puesta en duda por expertos de Estados Unidos, Japón y otros países. También se ha negado a recibir vacunas del mundo exterior, y los informes dicen que los envíos previstos se han suspendido porque Corea del Norte no estaba dispuesta a seguir las normas de Covax, un organismo respaldado por la Organización Mundial de la Salud.

En agosto de 2020, Corea del Norte dijo que estaba impulsando el desarrollo de una vacuna contra el virus, pero desde entonces apenas ha mencionado las vacunas. Cualquier brote de Covid-19 en Corea del Norte, si se extiende, podría ser potencialmente devastador dado que el país tiene un sistema de salud anticuado y probablemente no hay vacunas. Un informe reciente de las Naciones Unidas afirma que Corea del Norte y Eritrea son los dos únicos países del mundo que no han administrado vacunas.

Las drásticas medidas de contención de Covid-19 de Corea del Norte han agravado los problemas económicos del régimen, en particular el cierre de la frontera hace más de dos años con China, su mayor socio comercial. Junto con las sanciones internacionales, las medidas han golpeado la economía de Corea del Norte, afectada por las sanciones.

La administración del nuevo presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, que ha prometido adoptar una línea dura con Pyongyang por sus amenazas a la seguridad, dijo que estaba abierta a proporcionar ayuda humanitaria y vacunas a su vecino.

PUBLICIDAD