PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

Expatriados afectados por la pandemia se mudan a casa y los costos se acumulan

Muchos expatriados tendrán que pagar más de lo previsto para volver a sus países

Clement Brge y su familia en Londres. Fotógrafo: Betty Laura Zapata/Bloomberg
Por Alice Kantor
08 de mayo, 2022 | 09:23 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La pandemia provocó un éxodo de expatriados, y para muchos ha supuesto una carga financiera inesperada.

Ya sea por las estrictas restricciones de Covid-19, la separación de la familia o la frustración de las fronteras cerradas, un número creciente de personas que viven en el extranjero han tomado la decisión de moverse más cerca del hogar (o país de uno). En el proceso, se enfrentan a la realidad de la inflación y a los problemas de transporte relacionados con las pandemias, por no mencionar la posibilidad de empleos peor pagados e impuestos más altos en su nueva ubicación.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, Clement Burge. Este productor de vídeo suizo, de 33 años, estaba harto de las estrictas normas Covid-19 de Hong Kong y estaba dispuesto a hacer sacrificios económicos para estar más cerca de su familia en Europa. Sin embargo, no estaba preparado para lo mucho que iba a cambiar su calidad de vida.

Burge se trasladó a Londres en octubre con su esposa y su hija de cuatro años, luego de vivir seis años en Hong Kong. Aunque no se arrepiente de la mudanza, el cambio fue costoso.

La familia se gastó unos 27.000 dólares hongkoneses (US$3.400) para enviar su sofá, una alfombra y los juguetes de su hija al Reino Unido, y los costos del visado para él y su hija ascendieron a unas 8.000 libras (US$10.000). Una vez que llegaron, gastaron otras 3.000 libras para comprar nuevos muebles. Y la vida en Londres es más costosa que en Hong Kong, ya que Burge calcula que gastan 830 libras adicionales cada mes debido al aumento del alquiler, el cuidado de los niños y los gastos de limpieza.

PUBLICIDAD

Burge también siente el impacto en su sueldo neto tras pasar de una jurisdicción con pocos impuestos a otra en la que los impuestos suponen alrededor del 40% de los ingresos.

“La vida en Londres es muy cara, sobre todo con un niño”, dice, y añade que el estilo de vida de la familia ha cambiado. “En Hong Kong está 20⁰C la mitad del año. En nuestra pequeña isla solíamos comprar a los pescadores locales el pescado barato y otros alimentos frescos. Era ideal. Teníamos una niñera a tiempo completo. Aquí es muy diferente”.

Tendencia mundial

Burge forma parte de una tendencia mundial. En Hong Kong, que ha tenido algunas de las restricciones de Covid-19 más estrictas del mundo, los nuevos visados expedidos a trabajadores extranjeros de servicios financieros cayeron un 50% en 2021 respecto a los niveles de 2018. El número de trabajadores expatriados de cuello blanco en Singapur cayó un 9% el año pasado, hasta alcanzar el nivel más bajo en más de una década. En Corea del Sur, el número de extranjeros cayó un 23% en 2021 respecto a los dos años anteriores.

En Omán, la población expatriada representaba el 39% de la población total a 9 de abril, tres puntos porcentuales menos que a principios de 2020. En el Reino Unido, donde el Brexit ha agravado las dificultades para los trabajadores extranjeros, el año pasado se concedieron 1,3 millones de visados, un 59% menos que en 2019. En general, muchas empresas están destinando menos trabajadores al extranjero este año en comparación con antes de la pandemia.

Menos empresas asignaron trabajadores al extranjero desde la pandemia
% de empresas que informaron de un cambio en las asignaciones en el extranjero desde 2020
Negro: Asignaciones de tres a cinco años
Azul: Asignaciones de menos de un año
De arriba a abajo: Disminución, aumento, sin cambiosdfd

“Las personas que vivían a una docena de horas de sus hogares nativos han estado buscando regresar”, dijo Kate Everett-Allen, jefa de investigación residencial internacional de la consultora inmobiliaria Knight Frank. Añadió que en los mercados con restricciones estrictas, como Australia y Nueva Zelanda, se registró una demanda especialmente fuerte de personas que querían marcharse.

Muchos expatriados tendrán que pagar más de lo previsto para volver a sus países. El costo de un vuelo internacional para los viajeros estadounidenses fue un 22% más alto en abril en comparación con el mismo mes del año pasado, según el rastreador de vuelos Hopper. Y para los que quieren enviar sus posesiones, el costo de un contenedor de 40 pies subió un 60% en la semana que terminó el 21 de abril respecto a la misma semana del año pasado, según la consultora marítima internacional Drewry. Si alguien envía un contenedor a Nueva York desde Shanghái pagará ahora US$11.229, frente a los US$6.255 del año anterior.

PUBLICIDAD
Los costos de los contenedores se han disparado en todo el mundo 
Coste de una ruta de contenedores de 40 pies ($) 
Negro: De Shanghái a Rotterdam
Rosa: De Shanghái a Génova
Azul: De Shanghái a Los Ángeles
Amarillo: De Shanghái a Nueva Yorkdfd

Calidad de vida

El cierre de las fronteras y las restricciones para viajar hicieron que muchos expatriados se dieran cuenta de que era esencial estar más cerca de sus familias. Y para algunos, los mayores costos de volver a casa merecen la pena.

Sophie Pasquier, de 37 años, dejó Singapur luego de siete años para irse a París el pasado mes de junio, cuando las restricciones de Covid-19 se hicieron demasiado estrictas. Con una suegra enferma en Francia, Pasquier se enfrentaba a una difícil decisión. Si la visitaba, tendría que pasar la cuarentena durante dos semanas de regreso a Singapur y no podría trabajar desde el extranjero mientras tanto, ya que su empresa no lo permitía.

Pasquier cambió de trabajo y pudo mantener los mismos ingresos, pero perdió mucho en cuanto a impuestos: en Singapur eran casi inexistentes. En Francia, se acercan al 40%. Sin embargo, Pasquier no se arrepiente de su elección.

PUBLICIDAD

“Aquí recuperamos nuestras libertades”, dice. “Podemos reunirnos con nuestros amigos, ir a restaurantes, hacer reuniones en casa: eso no tiene precio”.

Para Yuqing Li, de 28 años, dejar Boston y volver a China ha merecido la pena. Atrapada en un pequeño apartamento de dos habitaciones con su compañera de piso durante el confinamiento de 2020, la especialista en marketing echaba de menos su hogar. Se gastó US$2.200 en su boleto de avión el pasado mes de septiembre, US$450 para enviar sus cajas a casa y US$440 para la cuarentena de dos semanas de hotel en China.

PUBLICIDAD

Ahora Li vive sola en un estudio de dos plantas en Guangzhou. Paga 4.000 renminbi (unos US$600) al mes por él, en lugar de los US$1.000 de su habitación en Boston. Ha encontrado otro trabajo como especialista en marketing y se alegra de estar más cerca de la familia.

“Estoy muy contenta de volver a tener comida china”, dice.

Salir de prisa

Aun así, algunos se han visto estresados por las tensiones que la pandemia supone para los bolsillos y los horarios que implica el traslado.

PUBLICIDAD

Jessica Kuwata, madre soltera nacida en Lewiston, Maine, está preocupada por los costos de abandonar Hong Kong luego de 12 años, pero dice que no tiene muchas opciones.

Criar a tres hijos en la isla se hizo difícil porque las escuelas cerraron durante casi dos años y las normas de Covid-19 restringieron los movimientos. La profesora de inglés espera que su traslado a Boston le cueste unos US$10.000, incluidos los gastos de envío de algunos artículos personales, los boletos de avión, los depósitos perdidos en el alquiler y el costo de los nuevos muebles.

“Tendré que volver a comprar todo eso una vez que esté en Estados Unidos”, dijo.

Kuwata ha estado viviendo frugalmente para ahorrar para la mudanza. Pero se vio obligada a seguir dando clases en Hong Kong hasta mediados de agosto, después de que se ampliara el curso escolar. Eso retrasó su traslado dos semanas, lo que supuso un coste adicional de 13.600 dólares de Hong Kong (US$1.700) en boletos de avión, además de cambios en el alquiler de un coche y la reserva de una habitación de hotel en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

“Las normas del gobierno han cambiado constantemente. Y cada vez que lo hacen, tengo que cambiar mis planes, y eso siempre tiene un costo”, dijo.

Este artículo fue traducido por Andrea González.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD