PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Estilo de vida

Lo que ocurre cuando el 1% más rico de Nueva York se reúne en tu ciudad

Las viviendas de las zonas más cálidas de West Palm Beach casi han duplicado su precio desde antes de la pandemia, dejando a los habitantes de siempre con sentimientos encontrados

Personas jugan tenis en South Olive Park, en la zona residencial South of Southern (SoSo) de West Palm Beach, Florida.
Por Amanda Gordon
01 de mayo, 2022 | 02:49 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — Scott McCabe compró su casa en el distrito histórico de Belair en West Palm Beach, Florida, hace 22 años por US$154.000.

La pequeña casa azul, en un terreno que fue una plantación de piñas, no ha cambiado mucho. Todo lo que la rodea sí lo ha hecho.

PUBLICIDAD

El movimiento en su barrio, el Southend, ha elevado el valor de su rancho de los años 50, de 1.380 pies cuadrados (420.624 metros ) a más de US$1 millón. Teslas y Range Rovers han reemplazado a Oldsmobiles y minivans en los caminos de acceso, los camiones de construcción se alinean en las calles y los carritos de golf se deslizan como lo hacen en el North End de Palm Beach.

También está el hijo de McCabe, J.P. Planeaba conseguir un apartamento en el centro de la ciudad después de graduarse en la universidad en 2020, pero los alquileres son tan altos que ha vuelto a su casa. Y aunque J.P. no tuvo problemas para conseguir una plaza en el instituto Cardinal Newman, ahora tiene una lista de espera inusualmente larga. La comida tailandesa de los McCabes sigue existiendo, aunque al menos tres nuevos y brillantes restaurantes están abriendo en las cercanías.

PUBLICIDAD
 Fotógrafo: Saúl Martínez/Bloombergdfd

Estas alteraciones se están produciendo en todo EE.UU., a medida que los ricos compran su primera, segunda o cuarta vivienda fuera de las superciudades. En lugares que van desde Charlotte hasta Spokane, los precios de las viviendas se han disparado desde antes de la pandemia de Covid-19 a un ritmo aún más rápido que el promedio nacional, de alrededor del 30%.

Pero West Palm Beach se sale de la norma: En las zonas rastreadas por Brown Harris Stevens, el valor promedio de la vivienda aumentó un 82,6%, hasta los US$820.000, desde diciembre de 2019 hasta finales del año pasado. Ese salto, y la cantidad de riqueza que llega, puede ser único en Estados Unidos. La afluencia significa muchos cambios, y otras tantas preguntas: entre ellas, cuánto tiempo se quedará el dinero.

Los mundos chocan

Palm Beach y Nueva York se ciernen sobre lo que ocurre en esta ciudad de 117.000 habitantes. La primera, por supuesto, ofrece un acceso cercano a los servicios diseñados para los ricos. Para muchos de los recién llegados, Nueva York es la ciudad que abandonan, lo que la convierte en la base de comparación sobre impuestos, escuelas, delincuencia y clima. En ambos casos, es el 1% más rico del país el que se traslada a la comunidad de clase media.

Los promotores locales se inclinan por la formación de un “Sur de Wall Street”. Restaurantes neoyorquinos, decoradores y profesores de colegios privados se están instalando en la zona. El apodo del barrio de McCabe, “SoSo”, suena incluso como el SoHo de Manhattan.

PUBLICIDAD

“No intentamos competir con Nueva York”, dijo el alcalde de West Palm Beach, Keith James.

Aun así, en el barrio de McCabe, el dinero (ya sea del noreste, de Palm Beach o de otros lugares) ha llegado como un tsunami. Y ningún agente inmobiliario se ha visto más afectado que Sabra Kirkpatrick.

PUBLICIDAD

En SoSo, ella ha cerrado casi una cuarta parte de las 346 ventas de casas registradas en el servicio local de listados múltiples, que mostraron precios en los últimos dos años que van desde US$206.000 hasta US$15 millones. De 2018 a 2020, 231 casas se vendieron con un máximo de US$5 millones.

“Familias Goldman”

Tres de sus ventas el año pasado fueron a “familias de Goldman”, y una de ellas compró sin siquiera pisar la casa, dijo en una entrevista. Goldman Sachs Group Inc. (GS) es una de las empresas financieras neoyorquinas que han abierto sucursales en West Palm Beach.

PUBLICIDAD

“No saben si quieren vivir aquí para siempre o si esto es sólo una cosa de tres años”, dijo Kirkpatrick, de 43 años.

Mientras tanto, en el bloque de McCabe, Kirkpatrick vendió una casa por US$1,4 millones hace seis meses, después de que se vendiera por US$260.000 en 2017.

PUBLICIDAD

Después de algunas mejoras cosméticas (papel pintado de Palm Beachy, tuberías de cobre) estaba bajo contrato en menos de un mes por US$2,4 millones, incluyendo los muebles. El vendedor lo ha alquilado por US$800 la noche; con una piscina instalada, el agente de alquileres que ha estado gestionando la propiedad dijo que podría traer US$1.500 la noche en temporada alta.

Un lote doble se vendió a principios de 2021 a menos de dos cuadras de McCabe. Desde que se cerró, se derribó una casa, pero aún no se ha construido nada.

PUBLICIDAD

“Lo único que ha hecho es poner una red de voleibol de US$10 millones”, dijo la vecina de al lado, Sarajane Marell, redondeando el precio pagado. Ella y su marido compraron su casa en 1992, tras trasladarse desde Los Ángeles una década antes.

Permanecer en el lugar

Marell, de 67 años, y McCabe, de 55, dicen que no quieren vender, pero es complicado. Marell reconoce que sería bueno tener el dinero. McCabe planea dejar la casa a su hijo, pero le preocupa que sus futuros nietos crezcan en un barrio elegante y homogéneo.

 Fotógrafo: Saúl Martínez/Bloombergdfd

McCabe, que pasó su carrera construyendo un negocio de reproducción de documentos para bufetes de abogados, a veces se ha mantenido alejado de la riqueza de la zona. Sacó a J.P. del colegio privado de Palm Beach después de sólo un año, inquieto por una extravagante fiesta de cumpleaños de un compañero que tenía más niñeras que padres. McCabe dice que una vez compró un Ferrari, que impresionó a sus citas; pero cuando costó más de US$10.000 sustituir el motor del techo retráctil, lo devolvió.

Sus roces con la opulencia son cada vez más inevitables.

“Ya no quedan casas para principiantes en el Southend, a no ser que tus padres quieran ponerla en marcha por ti”, dice Richard Pinsky, presidente de la Asociación de Vecinos del Southend y hermano menor del poeta Robert Pinsky.

Fotógrafo: Saúl Martínez/Bloombergdfd

Sin duda, en una ciudad en la que la tasa de pobreza era del 17% en 2020, 5,6 puntos porcentuales por encima de la media de EE.UU., algunos barrios están más preparados para los ricos que otros. En el centro de la ciudad se están levantando múltiples torres residenciales de lujo.

El SoSo cuenta con la escuela primaria South Olive, muy bien valorada, un chef propietario formado por Daniel Boulud en Aioli, el Bunker Artspace, el parque Phipps y el parque de golf de West Palm Beach, que está a punto de completarse. Su paseo marítimo está frente a la Billionaire’s Row de Palm Beach, tan cerca que se pudieron ver fuegos artificiales y escuchar la actuación de Gwen Stefani en el 70º cumpleaños de Steve Schwarzman en 2017.

Recuento de los restaurantes

El sector inmobiliario comercial de Dixie Highway ha ido mejorando más lentamente que el mercado residencial de la zona. Pero incluso eso parece estar rodando ahora, con los desarrolladores envalentonados por el aumento de los precios de la vivienda que indica que el frenesí de la era de la pandemia de West Palm Beach es más que un parpadeo.

Fotógrafo: Saúl Martínez/Bloombergdfd

La ferretería George’s de McCabe cerró (su propietario vendió el edifici)- y está siendo sustituida por Kirkpatrick’s Brown Harris Stevens y otros inquilinos. En la calle Murray, dos hombres que crecieron en la zona y trabajaron en el negocio de la restauración en Boston y Los Ángeles volvieron a abrir una cafetería de comida rápida y fina llamada SoSo, inspirada en lugares como Tatte y Republique.

En una de las noches de apertura del restaurante, el copropietario Alex DiSchino, de 31 años, dijo que sintió que la comunidad se hacía cargo de su nuevo ser.

“Durante la época de Covid-19, mucha gente se mudó aquí, pero no se mezclaba”, dijo. “Ahora la gente sale. Es lo nuevo y lo viejo asimilándose por fin juntos”.

Jessica La Marche es una de las nuevas personas de la ciudad. Abogada inmobiliaria de 47 años que vendió su departamento en Brooklyn en septiembre, está haciendo lo que puede para establecerse en la comunidad. Acude a actos benéficos. Se ha unido a una iglesia. Ha organizado su primera cena en la casa que ha alquilado.

Fotógrafo: Saúl Martínez/Bloombergdfd

Pero la construcción de su casa en SoSo está tardando más de lo previsto. La compró en mayo, pero aún no tiene la llave de la puerta principal porque está en obras.

Tras entrar con cautela en lo que algún día será la cocina, describió su visión de la casa: el loft del segundo piso, la decoración de lunares y mariposas para el baño y el dormitorio de su hija. Señaló con quién compartirá la calle: una familia de Greenwich, Connecticut y una pareja local con hijos de la edad de su hija.

¿Y si será residente de por vida en West Palm Beach, como McCabe? Todavía no está segura.

“Me encanta este bloque, me encanta la casa que he diseñado”, dijo. “Puede que no sea mi casa para siempre. Estoy buscando el retorno de la inversión”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD