PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Asia

Corea del Norte hizo un trabajo asombroso al mantener al Covid-19 fuera, o mintió

Un funcionario militar estadounidense dijo en 2020 que el estado probablemente tenía casos de Covid-19

Empleados rocían desinfectante como parte de las medidas preventivas contra el Covid-19 en los almacenes Yokjon en Pyongyang, el 20 de octubre de 2021.
Por Jon Herskovitz
15 de mayo, 2022 | 10:15 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Pocos expertos en salud creen que Corea del Norte haya logrado mantener fuera al Covid-19 desde principios de 2020. Así que cuando Kim Jong Un confirmó oficialmente el primer caso de la nación el jueves, la pregunta fue más: “¿Por qué ahora?”

Kim ha pregonado durante mucho tiempo sus medidas de control del virus como prueba de la superioridad de su nación, calificando los esfuerzos como un “éxito brillante”. Selló la frontera, paralizando una economía ya anémica, y prohibió a los atletas participar en dos Juegos Olímpicos. Para mantener la enfermedad fuera, sus tropas incluso dispararon, mataron a un empleado del gobierno surcoreano que se quedó a la deriva cerca de una frontera náutica y luego quemaron su cuerpo.

PUBLICIDAD

Todo el tiempo, los extranjeros especularon que el Covid-19 ya estaba en Corea del Norte, a pesar de su aislamiento. El comandante de las fuerzas estadounidenses en Corea dijo ya en julio de 2020 que era casi seguro que el virus había entrado en el país, y tanto China como Rusia habían informado de brotes cerca de sus fronteras con Corea del Norte.

Ahora, después de que se hayan registrado 520 millones de casos en todo el mundo, Corea del Norte ha reconocido que el Covid-19 ha llegado, dejando a Turkmenistán como la única nación que sigue afirmando que no tiene ningún caso. Kim, con una mascarilla, ordenó el jueves el cierre de todas las ciudades tras una reunión del Politburó convocada a toda prisa.

PUBLICIDAD

Los observadores de Corea del Norte dijeron que Kim probablemente reveló el brote porque es demasiado grande para ocultarlo, y ahora es más importante parecer que está respondiendo rápidamente. Tiene razones para preocuparse de que pueda ser devastador: Corea del Norte ha rechazado hasta ahora todas las vacunas extranjeras, dejando a sus 26 millones de habitantes vulnerables incluso a las variantes más leves en una nación donde la atención sanitaria ya es poco fiable.

La decisión de confesar las infecciones probablemente indicaba que ya no sería “plausible continuar con sus afirmaciones de cero Covid-19”, escribió en Twitter Ankit Panda, investigador principal del programa de política nuclear de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional.

Un brote generalizado en la capital, Pyongyang, donde vive uno de cada 10 norcoreanos, afectaría a los miembros de la élite del régimen que están relativamente más informados sobre los asuntos mundiales. El cierre de la ciudad esta semana provocó compras de pánico en las tiendas y largas colas en el transporte público, informó el jueves el servicio especializado NK News, citando fuentes que se encuentran en el terreno.

Aun así, es probable que Kim confíe en que el brote puede ser controlado, según Rachel Minyoung Lee, becaria no residente del Programa 38 North del Centro Stimson.

PUBLICIDAD

“Los dirigentes norcoreanos probablemente consideraron que reconocer un brote de manera oportuna (y mostrar al público que los dirigentes estaban respondiendo rápidamente) era necesario para controlar eficazmente la situación y buscar la cooperación del pueblo en los esfuerzos de cuarentena intensificados del régimen”, dijo Lee, que trabajó como analista para la Empresa de Código Abierto de la CIA durante casi dos décadas.

Hay muchos lugares por los que el virus podría haber entrado en Corea del Norte. Aunque los aeropuertos han estado cerrados en su mayor parte durante la pandemia, el régimen reabrió un enlace ferroviario con China en enero y los comerciantes del mercado negro cruzan la frontera con frecuencia. Un organismo de las Naciones Unidas ha dicho que las imágenes por satélite muestran el tráfico marítimo en su principal puerto internacional de Nampho, y que el comercio ilícito se realiza en mar abierto, violando las sanciones.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, Corea del Norte ha celebrado varias reuniones a gran escala, incluido un desfile militar el mes pasado que incluyó decenas de miles de soldados sin mascarilla, un líder sin mascarilla y masas (de personas) que tampoco usaban mascarilla.

Aun así, Corea del Norte debería ser capaz de mantener el orden público. Mantiene uno de los sistemas más represivos del planeta, con una serie de prisiones políticas para aquellos que se salen de la línea o se atreven a cuestionar la legitimidad de sus líderes. El régimen fue capaz de sortear una hambruna en la década de 1990 que, según algunas estimaciones, mató hasta 3,5 millones de personas a lo largo de varios años.

PUBLICIDAD

“Camarada, vecino y amigo”

En el transcurso de la pandemia, el régimen de Kim ha tratado de mostrar a su pueblo que se toma en serio la salud pública, llegando incluso a extremos para conseguirlo. En julio de 2020 cerró la ciudad fronteriza de Kaesong por temor a que una persona que desertó de Corea del Sur pudiera ser portadora del virus. Investigó a la unidad militar responsable de las patrullas y se comprometió a “administrar un severo castigo” a los responsables, dijeron los medios oficiales.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian, afirmó el jueves que Pekín podría ayudar a Pyongyang en su lucha contra el virus.

PUBLICIDAD

“Como camarada, vecino y amigo de la República Popular Democrática de Corea, China está dispuesta a hacer todo lo posible para que la República Popular Democrática de Corea luche contra la pandemia en cualquier momento”, dijo Zhao en una sesión informativa regular en Pekín, refiriéndose a Corea del Norte por su nombre formal.

“Un enemigo más peligroso”

No está claro si eso incluye las vacunas. Los medios de comunicación oficiales de Corea del Norte han incluido comentarios sobre la posibilidad de que las vacunas no sean eficaces contra las nuevas variantes del virus, lo que podría ser un intento de disimular la falta de dosis en el país. El aparato propagandístico se ha centrado en mostrar a Kim muy comprometido con la detención de las infecciones, quizás para desviar la culpa a los funcionarios de menor rango si la enfermedad se extiende.

PUBLICIDAD

La KCNA se hizo eco de esa línea el jueves.

Incluso cuando Kim expresó su confianza en que Corea del Norte vencería al virus, dijo que el “enemigo más peligroso” era “el miedo no científico, la falta de fe y la voluntad débil”.

Con la asistencia de Peter Pae, Shinhye Kang, Jeong-Ho Lee y Colum Murphy.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD